La Locura de las Cervezas

Publicidad Mi Tercer Lugar

 

Hay nombres que van y vienen. Hay otros que queremos olvidar. Y hay algunos que se resisten a irse, incluso si tienen que cambiar. Y aunque no estoy hablando de cerveza, es cierto que lo mismo aplica para los nombres de cervecerías y cerveceros. Uno de esos nombres que persiste en el mundo cervecero es el de Pepe Villarán. Lo conocí a finales del 2014 en uno de los pequeños pero muy importantes festivales en CebiChela. Conocí también su marca Planeta Bierra y sus cervezas. Pero creo que el gran salto de Pepe se da a inicios del 2019 cuando su EsquizSourFrenia obtiene, junto a una old ale argentina, el reconocimiento compartido a las dos mejores cervezas de la Copa Cervezas Ecuador. Es cuando nace Psycho Cervecería. (thumbnail: Pepe Villarán)

La línea de cervezas de Psycho sigue creciendo.

La línea de cervezas de Psycho sigue creciendo. (foto: Pepe Villarán)

Curiosamente, el nombre final llega luego de dos cambios. La cervecería fue originalmente inscrita en la competencia como Cervecería Manicomio. Solo puedo especular que la cerveza no fue inscrita bajo el paraguas de Planeta Bierra pues representaba un estilo muy alejado a todo lo que Pepe había venido haciendo. Se trataba de una cerveza ácida con un cultivo muy especial que Villarán había comenzado a desarrollar probablemente en la segunda mitad del 2018. Aunque aquella cerveza nunca llegó a venderse en Perú, es obvio que se trataba de una cerveza notable. Con algo de sorpresa, solo obtuvo una medalla de bronce en la Copa Peruana de Cervezas celebrada en junio del 2019. Si mal no recuerdo, su venta oficial al público peruano se produce en el marco del Craft Beer Sessions 2019: OctubreFest. En esa ocasión, la cerveza fue presentada como una Berliner Weisse con inclusión de maracuyá y flores de jamaica. Además, la cervecería tomó el nombre de Psycho Brewery y Manicomio pasó a convertirse en la razón social.

Es a fines del 2019 durante la Copa Latinoamericana de Cervezas en Arequipa que EsquizSourFrenia gana no solo la medalla de oro en la categoría Sour Beer sino que además es reconocida como la mejor cerveza peruana de la competencia. Para este blogger también fue el pretexto perfecto para probarla por primera vez y reseñarla. ¿El resultado? EsquizSourFrenia fue incluida en la lista de las mejores nuevas cervezas peruanas lanzadas al mercado en el 2019. Como producto de ese gran cultivo de Lactobacillus plantarum logrado por Pepe Villarán, siguieron otras cervezas ácidas de Psycho y también algunas cervezas colaborativas. Aquí algunas reseñas de esas cervezas.

Clic aquí para suscribirte a nuestros artículos.

La más reciente de esas cervezas colaborativas es la Psychotic Red, una colaboración entre Psycho Cervecería (el nombre fue adoptado en la segunda mitad del 2020) y Red Cervecera. Esta sour beer se circunscribe en el estilo sour IPA pero teniendo como base una double red IPA. Además, lleva inclusiones de moras y frambuesas que son delicadamente perceptibles en aroma. El color resulta más cobrizo que rojizo, lo cual no es un defecto, y su claridad ha sido restringida por la presencia de la fruta. Lo que sí resulta evidente una vez más es que las bayas son muy efectivas para aportar color y aroma pero son algo caprichosas para aportar sabor. Lo que más se percibe son las notas de toronja y mandarina provenientes de los lúpulos, junto con algo de resina. También hay una percepción moderada de caramelo y pan tostado proveniente de las maltas. El balance es una cerveza que se deja disfrutar aunque tal vez no sea una cerveza memorable. Y te lo dice alguien que ya lleva más de 80 distintas cervezas (deliberadamente) ácidas en su haber. Calificación: 71/100.

Psychotic Red | acidez moderadamente pronunciada y 8,3 % alc./vol.

Psychotic Red: acidez moderadamente pronunciada y 8,3 % alc./vol.

A continuación te presento la Electro Shake, una milkshake sour IPA fermentada con levadura noruega kveik Voss. Soy un admirador de las cervezas ácidas. Creo que eso ya lo saben muchos. También soy adepto a las milkshake IPAs, incluso cuando hay varios que critican abiertamente el estilo. Mi impresión sobre esta nueva cerveza es que está bien lograda, a pesar de que el color me parece ha sido impactado por oxígeno, pero no resulta lo suficientemente repetible. Esto último es importante, pues la jugosidad y repetibilidad son características inherentes de una milkshake IPA y la frescura y algo de repetibilidad lo son en una cerveza ácida. Los descriptores de esta cerveza incluyen aromas de toronja, limón y arándanos y sabores similares junto a resina y corteza de pan de molde sin dejar de lado una amable y limpia acidez láctica. Me parece que la intensidad de acidez y lúpulo son más compatibles con una cerveza de menor cuerpo. Calificación: 72/100.

Electro Shake: acidez pronunciada y 6,7 % alc./vol.

Electro Shake: acidez pronunciada y 6,7 % alc./vol.

La siguiente cerveza ya es cosa mayor. Se llama Terapia de Shake y constituye, para este mediador de cervezas, una de las mejores sours producidas en Lima en lo que va de este 2021. El estilo al que, en mi opinión, corresponde esta cerveza se conoce como pastry sour. Como ya había comentado en una nota anterior, las pastry beers son aquellas cervezas que evocan postres y esta Terapia de Shake realmente evoca un pastelillo, muffin, quequito incrustado con  frutos del bosque. Y lo hace con su marcada y limpia acidez como complemento. Sus notables fragancias de vainilla con tenues toques de canela y su estructura granosa logran replicar el sabor de un bizcocho de pastelería. Por su parte, la sinergia entre vainilla y lactosa contribuyen la sensación de estar saboreando un liviano dulce de leche. Súmale a todo eso  su generoso cuerpo y ya puedes imaginar…. Espera. Mejor deja ya de imaginar y busca una Terapia de Shake si es que aún no la has probado. Calificación: 78/100.

Terapia de Shake: acidez moderadamente pronunciada y 5,8 % alc./vol.

Terapia de Shake: acidez moderadamente pronunciada y 5,8 % alc./vol.

Culmino esta nota con la cerveza que le dio origen a este resurgimiento cervecero de Pepe Villarán: EsquizSourFrenia. Inmediatamente la apariencia delata positivamente la inclusión de rosas de jamaica y su correcta falta de claridad revela que es una Berliner Weiße. En nariz, EsquizSourFrenia regala una amable y limpia acidez láctica, junto con las gentiles fragancias de la jamaica y la maracuyá sobre un sutil lienzo de granos. Ya en boca, las burbujas y la efervescencia estimulan las papilas para percibir todavía mejor la generosa acidez frunciente, como de yogurt griego, flanqueada por notas frutales de maracuyá y manzana y el sabor característico de una infusión de jamaica. El final es jugoso y refrescantemente seco dejando un regusto de limón. Un gran balance ácido. Aquí no hay dulzor ni amargor. Lo único que importa es la acidez. Así es la multigalardonada EsquizSourFrenia. Calificación: 80/100.

EsquizSourFrenia: acidez pronunciada y 3,8 % alc./vol.

EsquizSourFrenia: acidez pronunciada y 3,8 % alc./vol.

No olvides darle entonces una oportunidad a las cervezas ácidas hechas en Perú. ¿Se están convirtiendo en una nueva tendencia? Yo diría que sí. Siempre he insistido que así como 7 Vidas, Barbarian y Sierra Andina no tuvieron ningún temor o reparo en mandarse con todo el amargor en las primeras IPAs que tomaron el Perú por asalto allá en los lejanos 2013 y 2014, así también las cervecerías que quieran hacer sour beers no deberían restringir la acidez. Psycho viene lanzando verdaderas sour beers y además ha colaborado también con cervecerías como Del Valle y Sierra Andina.  Pero ojo que no es lo único que ha salido del manicomio. También andan sueltas una IPA con piña llamada ObsesIPA, una stout con café bautizada Insomnio y una IPA con nada angelicales intenciones conocida como DiablIPA. Menudo trastorno el del loquero. Qué bueno que yo ya dejé de fingir cordura. 

¡Salud!

Leave a Reply