Alma, Corazón y Birra

Publicidad de Jack Vled

 

El pasado lunes se celebró el Día Internacional de la Mujer y una de las primeras cervecerías que vino a mi mente fue Alma Andina, cervecería que nace como producto del rebranding de la planta sucursal de Hops en el Valle Sagrado del Cusco. Y esto se debe a un detalle muy sencillo: todas las etiquetas de Alma Andina llevan el rostro de una mujer. Qué mejor oportunidad entonces para presentare mis reseñas de estas cervezas hechas en Urubamba, muy cerca a la ciudad de los incas.

Verónica Gavidia, co-fundadora de Alma Andina.

Verónica Gavidia, co-fundadora de Alma Andina.

El lanzamiento de las cervezas y la nueva marca se produce entonces en agosto de 2020 en medio de esta despiadada pandemia que azota al mundo. Verónica Gavidia, una de las fundadoras de Alma Andina, nos comenta que fue justamente la imposibilidad de poder expender cervezas en el brewpub cuzqueño lo que les dio a ella y su padre, socio de la cervecería artesanal de Pueblo Libre, el impulso para este cambio de imagen que les permitiera vender sus cervezas con nuevos aires. Ahora sí. Aquí van mis reseñas.

Empiezo presentándote la que es para mí la cerveza que mejor representa a Alma Andina. Estoy hablando de Natural Pils, una lager en el estilo German Pils. La muestra recibida presenta un dorado de buen brillo y otorga notas florales junto a delicados aromas de granos. Su amargor es moderado, algo que hace más fácil beberla pero la aleja ligeramente del estilo alemán. A pesar de esto, el final se presenta seco y el regusto es especiado y floral con una impecable fermentación. Calificación: 65/100.

Alma Andina: Natural Pils: amargor moderado y 5 % alc.vol.

Natural Pils: amargor moderado y 5 % alc.vol.

Ahora destapo una Aguaymanto Andino. En este caso, tengo en mi copa una fruit beer, cerveza con inclusión de frutas, que toma como base el estilo blonde ale. Es decir, es una blonde ale con aguaymanto. Aquí hay una obvia influencia cromática por parte del aguaymanto y esta influencia también se percibe en nariz y boca. Acompaña los aromas y sabores del capulí, la percepción de almíbar, granos dulces y flores aunque también hay una presencia azufrada, probablemente atribuible al aguaymanto. El final resulta agradable y refrescante además de ser bastante equilibrada como fruit beer. Calificación: 65/100.

Aguaymanto: amargor moderado y 5 % alc./vol.

Aguaymanto: amargor moderado y 5 % alc./vol.

Alma Andina también produce cervezas de gran intensidad, como es el caso de Pitusiray, bautizada con el nombre de uno de los nevados de Urubamba. Ésta es una cerveza en el estilo double IPA con una marcada presencia de lúpulos de amargor, detalle que resulta en notas de resina y césped sin desagradar. El regusto esta impregnado de toronja y maracuyá, pero podría quedar mejor con una mayor presencia aromática de frutos cítricos y tropicales. Pitusiray también entrega notas acarameladas aunque sus lúpulos y alto contenido alcohólico le dan más fuerza a su final seco. Calificación: 69/100.

Pitusiray: amargor muy pronunciado y 10 % alc./vol.

Pitusiray: amargor muy pronunciado y 10 % alc./vol.

Y como esta publicación fue motivada por el Día de la Mujer, otra celebración que se avecina es el Día de San Patricio. Ya es costumbre ver cervezas de color verde en muchos bares y esta es mi primera oportunidad probando una cerveza color esmeralda… con Lupita Ferrer y José Bardina. Ooops. Creo que se me cayó la cédula. No hay nada que temer con la Eva del Valle y su color verde intenso, pues el agente colorante es 100 % natural. Se trata de una alga llamada espirulina y realmente no aporta casi ningún sabor. Digo ‘casi’ porque existe una ligera evocación del nori. Si te gustan los maki, sabes a qué me refiero. En todo caso, solo me basta decir que la Eva Del Valle es una helles Bockbier con espirulina. Entonces, estamos hablando de una auténtica cerveza ‘doble malta’, lo cual incluye un muy bajo dulzor. Calificación: 69/100. (Sí, me gustó más que la Natural Pils).

Alma Andina: Eva del Valle: amargor moderado y 8 % alc./vol.

Eva del Valle: amargor moderado y 8 % alc./vol.

Y ya que estamos hablando de cervezas de colores no tradicionales por el uso de ingredientes naturales, déjame presentarte la Sangre del Inka. En este caso se trata de una helles Bockbier con beterraga y ayrampo. Exacto, es una nueva versión de la ya clásica Sangre del Libertador de Hops, una cerveza que he probado en varias ocasiones. Tengo que decir entonces que esta es la versión con menos beterraga que he probado hasta el momento.

Clic aquí para suscribirte a nuestros artículos.

Sin embargo, la también llamada remolacha o betarraga se hace presente sutilmente en nariz y boca. Claro que se hace presente también en el color, pero esta vez con la ayuda del ayrampo. Se dice que el ayrampo no aporta aroma ni sabor, sólo color. Aparentemente, esto es cierto. Acompañan a la sutil beterraga, aromas y sabores de granos dulces y caramelo equilibrados por un moderado amargor floral y un final moderadamente seco. Temino diciendo que esta Sangre del Inka tiene una impresionante apariencia. Calificación: 68/100.

Alma Andina: Sangre del Inka: amargor moderado y 8 % alc./vol.

Sangre del Inka: amargor moderado y 8 % alc./vol.

Hasta aquí las reseñas de 5 de las 8 cervezas que produce Alma Andina en la cuzqueña Urubamba. Las otras tres son una Doppelbock de nombre Apu Chicón, una English IPA llamada Gringa IPA y una Winter seasonal beer que responde al nombre de Apu Verónica. Quiero agradecer a Verónica Gavidia por contarme la historia de Alma Andina y a Franco Cruz por la gentileza de enviarme las muestras para estas nuevas reseñas. No olvides seguir cuidándote. Es la única manera en que volveremos a abrazar a aquellos que están cerca pero fuera de nuestros límites de bioseguridad.

¡Salud!

Leave a Reply