Irlandés por Tres

Cuenta la leyenda que Patricius fue un misionero romano nacido en Britania que llegó a tierras hoy irlandesas para convertir al cristianismo a los paganos que allí habitaban.  La leyenda también nos dice que Patricius, llamado Pádraig en irlandés y Patrick en inglés, utilizó una pequeña rama de “una planta joven de tres hojas” (conocida como shamrock trébol joven) para lograr que los nativos entendieran la Santa Trinidad.  Se dice que su muerte se produjo a mediados o finales del siglo V, un 17 de marzo.  Varios siglos después, la fecha se instauró como una celebración de católicos, ortodoxos, luteranos, anglicanos y parroquianos.  Es a estos últimos que va dirigido este artículo de tres bebidas: una cerveza irlandesa, un cóctel irlandés y un café irlandés.

Existe una razón por la que St. Patrick’s Day se encuentra de alguna manera asociado a la ingesta de bebidas alcohólicas, de preferencia cerveza irlandesa o whiskey irlandés.  La celebración católica tradicional e histórica considera el 17 de marzo un día de festejo en honor a San Patricio.  Como tal, el festejo necesitaba de comida y bebida.  Pero por lo general la fecha coincide con la Cuaresma, así que el restrictivo régimen tuvo que ser levantado durante 24 horas para permitir el adecuado agasajo al Santo Patrón de Irlanda, Australia, Nigeria y la isla de Montserrat.

Así que no he encontrado mejor excusa para reunir en un solo artículo los tres pilares de este blog: cerveza, coctelería y café.  Aquí les dejo los tres elementos que componen un shamrock conmemorativo.

La Cerveza: Con una historia que se inicia en la segunda década del siglo XIX —aunque Arthur Guinness empezó a elaborar cerveza en 1759— la Guinness Stout será la cerveza irlandesa más vendida durante las celebraciones de hoy alrededor del mundo.  De hecho, en un día cualquiera se beben 2 millones de pintas de esta famosa cerveza.  En nuestro país se encuentra disponible en su versión en lata, conocida como Guinness Draught (pronunciar /draft/).  Quienes la hayan consumido ya se habrán dado cuenta que dentro de la lata hay una esfera plástica y hueca llamada widget.  Lo que muchos desconocen o se preguntan es cuál es la función de dicho artilugio.  El famoso widget, patentado por Guinness Ltd. en 1969, contiene gas nitrógeno introducido allí debido al ligero exceso de presión al sellar la lata.  Al abrir la lata, el nitrógeno es liberado produciendo la cremosa cabeza característica.

En el estilo Irish stout, la Guinness Draught luce negra en el vaso de servicio pero marrón oscuro en el vaso shot de análisis.  Los aromas son de granos de cereal tostados, frutos secos y melaza.  En boca, se percibe un sabor a galletas y cereales, una ligera acidez y moderado amargor.  El regusto vuelve a traer las notas tostadas.  El perfil seco y el bajo nivel de alcohol hacen de esta una cerveza bastante bebestible.

Alcohol por volumen: 4,2 % | Color: 25 SRM aprox. | Amargor: 25 IBU aprox.

Alcohol por volumen: 4,2 % | Color: 25 SRM aprox. | Amargor: 25 IBU aprox.

El cóctel: Aunque es cierto que el color verde está fuertemente asociado a las celebraciones del Día de San Patricio, no siento mucha atracción por las bebidas deliberadamente verdes conjuradas para la ocasión. Mucho más todavía si consideramos que todas esas coloridas mezclas tienen una base de whiskey irlandés. Sí, se escribe con una ‘e’.  Pero más allá de las diferencias ortográficas, hay que resaltar las características que hacen al espirituoso irlandés diferente del whisky escocés. En primer lugar, hay que considerar la triple destilación del whiskey irlandés, lo que le aporta un perfil más suave sin que esto signifique menor alcohol por volumen.  Segundo, el whiskey irlandés se destila de un mosto en el que también se incluye cebada sin maltear, lo que le da una nota de dulzor.  Por último, la cebada malteada empleada en el whiskey irlandés no pasa por el proceso escocés de la turba. Esto hace que el whiskey irlandés no tenga las notas ahumadas o terrosas que caracterizan a un buen ‘scotch’.  Por el contrario, el perfil del whiskey irlandés es más cítrico, frutal o especiado.

En mi caso, el whiskey irlandés que emplearé es Jameson, el único disponible en Perú.  La receta es una que encontré hace un par de años en la página Liquor.com.  Se trata de una creación del bartender de ascendencia irlandesa Johnny Raglin, quien dirige la barra del Comstock Saloon en San Francisco, California.  El cóctel recibe el nombre de An Bodhran (pronunciar /bóran/), un tambor musical tradicional irlandés hecho con un marco circular de palo rosa y un parche de cuero de piel de cabra.  A continuación, la receta original y la receta que adapté:

1¼ oz Bushmills Irish Whiskey (2½ oz Jameson)

½ oz Port (1 oz oporto Sandeman)

1 tsp maple sugar (1 cdta sirope de miel de arce —1 parte miel de arce : 1 parte agua)

1 egg (1 huevo a temperatura ambiente)

Colocar todos los ingredientes en una coctelera Boston y batir durante 40 segundos sin hielo (dry shake) hasta emulsionar.  Batir nuevamente con hielo hasta enfriar.  Servir colando en una copa fría.  Decorar con unas gotas de amargo de menta Fee Brothers, tratando de lograr un shamrock (lo intenté, en serio).

Realmente un cóctel de buena intensidad alcohólica, expresivo por las notas aromáticas del whiskey y el oporto y de una gran textura.  Sabor, no color.  Juzguen ustedes.

An Bodhran, un cóctel con auténtica fuerza irlandesa.

An Bodhran, un cóctel con auténtica fuerza irlandesa.

El Café: Obviamente, no se cultiva café en Irlanda.  Así que nuestra última bebida es un Irish Coffee, una preparación alcohólica que se sirve caliente y que se debe preparar solo con whiskey irlandés.  A pesar de esto,  he visitado más de un lugar donde se ofrece Irish Coffee en la carta, pero cuando les he preguntado que whiskey usan, me entero que únicamente tienen whisky escocés.  Es como pedir una Caipirinha y enterarte al probarla que la prepararon con ron y no cachaça.  Otro problema de muchos establecimientos es el uso de la crema chantilly, una crema batida y (extremadamente) endulzada.

Un auténtico Irish Coffee debe prepararse con whiskey irlandés, café caliente recién extraído y crema batida fría sin azúcar.  Al llevar la taza a los labios, tanto la crema fría sin azúcar y la cálida mezcla subyacente de whiskey, café y azúcar ingresan a la boca al mismo tiempo.  Esto crea una nueva mezcla de temperaturas y sabores que trae a la memoria un Irish cream liqueur.  Realmente un placer cuando se prepara correctamente.  Aquí va mi receta adaptada de una receta de Dale Degroff.

unsweetened heavy cream (crema de leche helada para batir y sin endulzar)
1½ oz Irish whiskey (2 oz Jameson)
4 oz fresh-brewed coffee (4 oz café recién pasado)
1 ounce brown-sugar or regular simple syrup (½ oz jarabe rubio doble —2 partes azúcar rubia : 1 parte agua)

Precalentar el vaso de Irish coffee llenándolo de agua recién hervida. Colocar unas 4 oz de crema de leche helada en un frasco hermético.  Cerrar el frasco y batir como si se tratase de una coctelera hasta que la crema haya doblado su volumen.  Reservar.  Descartar el agua del vaso y añadir el whiskey y el jarabe pre-calentado.  Revolver rápidamente con una cucharilla hasta integrar.  El truco de esta preparación es la velocidad para mantener el contenido del vaso caliente y la crema batida fría.  Verter el café recién pasado —en cafetera italiana es mejor— en el vaso o prepararlo al instante sobre el vaso utilizando el método del pourover.  Revolver ligeramente otra vez.  Con la cucharilla de bar sostenida de forma horizontal justo sobre la superficie de la preparación, verter lentamente la crema fría batida hasta llenar el vaso completamente.  Decorar con unos granos de café enteros.

Irish Coffee al estilo de un hometender.

Irish Coffee al estilo de un hometender.

Espero prueben al menos una de estas tres bebidas de gran influencia irlandesa.  No olviden la moderación si es que acuden a uno de los diversos bares en Lima donde muchos expats y varios limeños y limeñas celebraran St. Patrick’s Day.  Precisamente, esta noche Hops prepara una celebración especial con música en vivo a cargo de una banda tributo a The Cranberries.  Tal vez nos veamos por ahí.

Sláinte mhaith!

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.