Como para Perder la Cabeza

 

Cuenta la historia que en el siglo VII llegó un monje irlandés de nombre Foillan al norte de Europa con el objetivo de evangelizar aquellas tierras habitadas por las bárbaras tribus germánicas y francas. Para tal propósito, trajo con él un grupo de seguidores. Pero mientras cruzaban la foresta carbonífera fueron emboscados por una turba que los torturó y decapitó. En esa misma ubicación, sus discípulos construyeron una capilla en su honor. Hoy sobre ese bosque se encuentra el pueblo belga de Le Rœulx y la capilla es una abadía llamada Abbaye Saint Feuillien de Rœulx. En esa abadía se ha elaborado cerveza desde su fundación en el año 1125. Casi nueve siglos más tarde, una de sus mejores cervezas llega al Perú.

La St. Feuillien Tripel ha sido galardonada por el World Beer Awards, el Brussels Beer Challenge y el Barcelona Beer Challenge.

La St. Feuillien Tripel ha sido galardonada por el World Beer Awards, el Brussels Beer Challenge y el Barcelona Beer Challenge. (foto: www.robydrinks.be)

Para celebrar el acontecimiento, Casa Belga Beer Shop tuvo la genial idea de presentar la nueva cerveza de su catálogo en compañía de un armonioso almuerzo. Y es que Casa Belga no sólo cuenta con la St. Feullien Blond y otras deliciosas cervezas belgas de renombre, sino que también tiene ahora disponible para el Perú la celebrada cerveza St. Feuillien Tripel, una cerveza de abadía en todo el estricto sentido de la palabra.

 

“Cuando nosotros seleccionamos nuevas cervezas para nuestro catálogo”, nos dice Olivier Díaz Loockx, el gerente de las operaciones de Casa Belga Beer Shop, “nos basamos en ciertos criterios y uno de ellos es que la cervecería sea independiente y tenga una tradición familiar. En este caso, la Brasserie St. Feuillien ha estado en manos de la familia Friart durante cinco generaciones”. Cabe señalar que fue Stéphanie Friart quien fundó la cervecería en 1873. Ella es la tatara-tía de Benoît y Dominique Friart, los actuales dueños.

En botella la St. Feuillien Blond tiene 7,5 % alc./vol.; en barril: 6 %.

En botella la St. Feuillien Blond tiene 7,5 % alc./vol.; en barril: 6 %.

Para comenzar con las reseñas, tomo una copa St. Feuillien y destapo una botella de St. Feuillien Blonde. Su consistente espuma me va anunciando que debo ir despacio. Y tú también. No se trata de buscar la perfección; se trata de mostrarle respeto a la bebida que tanto dices amar (y difundir). Una vez que la blanca espuma casi rebosa, traigo la copa hacia mí para percibir sus amables notas de drupas, almíbar, pan blanco, flores y especias. En boca, los aromas reverberan al ritmo de las gentiles burbujas. La delicada calidez de su impetuoso contenido alcohólico y su cremoso cuerpo redondean una cerveza de colección. Calificación: 79/100.

Las notas florales de la St. Feuillien Blonde armonizan con los suaves sabores del plato.

Las notas florales de la St. Feuillien Blonde armonizan con los suaves sabores del plato.

Nuevamente en Casa Belga, la St. Feuillien Blonde es acompañada por unas papitas cocktail salteadas en aceite de oliva junto a unos trozos de pulpo y mariscos. Los sabores son delicados en el plato y la copa, pero son las notas de especias y flores en la Belgian blond ale las que brindan un fabuloso contraste.  Luego es el momento de la presentación de la St. Feuillien Triple acompañada en primer lugar de unos tortelloni rellenos de asado de tira a la cerveza y bañados en salsa de ají amarillo. Aquí debo decir que faltó algún elemento que aportara frescura en boca. A pesar de la gran efervescencia de la tripel, las notas de pimienta blanca de la cerveza y el ají amarillo en la salsa se juntan para llegar a casi saturar el paladar. Afortunadamente, la St. Feuillien Triple vuelve a nuestras copas, esta vez acompañada de un plato tradicional de la cuisine de la bière belga: oiseau sans tête. Coincidentemente, el nombre español del plato (ave sin cabeza) me hace recordar el final del monje irlandés. Pero eso no interrumpe mi disfrute de este plato preparado con carne molida enrollada con bistec y guisada con salsa de cebolla y cerveza y servida con puré rústico. Para mí, es una muy agradable versión belga y cervecera de un adobo.

St. Feuillien: Cuisine de la bière es una colección de platillos belgas que se preparan con cerveza.

Cuisine de la bière es una colección de platillos belgas preparados con cerveza.

Otra vez en casa, corresponde ahora degustar la St. Feuillien Triple, la nueva cerveza del catálogo de Casa Belga Beer Shop. Aquí la espuma es todavía más abundante y de un maravilloso color blanco de pequeñas burbujas producidas por la fermentación en botella. Los aromas son muy similares a los de la St. Feuillien Blonde, aunque en esta ocasión se llega a percibir unos delicados aromas de limón amarillo (y no estoy hablando de limón verde marchito). Además, las notas de pimienta blanca son más marcadas; sobre todo, en boca. Las sensaciones en boca son plenas pues se componen de una gran efervescencia, un exuberante cuerpo y un final casi seco seguidos de un prolongado regusto especiado. Calificación: 77/100.

La St. Feuillien Triple y sus 8,5 % alc./vol. no deben ser tomados a la ligera.

La St. Feuillien Triple y sus 8,5 % alc./vol. no deben ser tomados a la ligera.

Realmente es siempre un placer poder escuchar a Olivier Díaz Loockx, un auténtico conocedor de la cultura cervecera belga, contar las historias de las cervezas de Bélgica, hablar de los datos que las hacen tan especiales y describir sus impresiones de ellas. Lo más importante, hay mucho que aprender de alguien como Olivier que visita Bélgica con tanta frecuencia, que departe con cerveceros belgas y establece amistad con ellos y que, por si todo lo anterior fuera poco, tiene una filosofía detrás de su curadoría de cervezas. Vayan a Casa Belga y charlen con él. Descubrirán que el mundo de la cerveza es mucho más que sólo hacerla.

¡Salud!

Leave a Reply