Semana del Chilcano y Chilcano Fest 2015

Cerveza Hops (publicidad)

 

En muchas formas estoy agradecido de poder ser partícipe de eventos que buscan recuperar, difundir o popularizar el consumo de bebidas de calidad. Pero aunque muchos pueden pensar que ‘popular’ y ‘calidad’ no van de la mano, lo cierto es que aún quedan muchas personas que no han sido picadas (pun intended) por el bichito del café, las cervezas, los destilados y los cócteles premium. Y justo el pisco es uno de esos espirituosos que debe ser valorado cuando cuenta con la nobleza y carácter que nos hace respetarlo por su calidad. Éste es el objetivo que se trazó Manuel Cadenas hace seis años cuando inició la Semana del Chilcano: rescatar no sólo el goce de aquella bebida de las tabernas de antaño, si no, por sobretodo, ayudar a que tomemos conciencia de lo que constituye un buen pisco.

Teorías sobre el origen del chilcano hay muchas. Lo que no hay es evidencia sustentatoria ni mixógrafo dispuesto a encontrarla. Pero como a mí de cuando en cuando me entran las ganas de ser destructor de mitos, aquí les dejo esto que capturé de la página italiana Sapere Bere (Saber Beber).
Semana del Chilcano 2015: Captura de pantalla en www.saperebere.com

Captura de pantalla en www.saperebere.com

Como pueden ver … Scusatemi. Digo, discúlpenme. Lo que dice textualmente es lo siguiente: “La colonización italiana también está presente en una preparación que llevaba el nombre de ‘Buongiorno‘, una mezcla de grappa, zumo de limón, azúcar y agua que era bebida por los campesinos para refrescarse”. Es decir, no hay mención alguna de pisco (sí, ya sé que el pisco y la grappa son destilados a base de uva) y, lo más importante, no hay mención alguna de ginger ale o de jengibre.

En Pisco Bar: la Semana del Chilcano 2015 siempre atrae la atención de la prensa.

En Pisco Bar: la Semana del Chilcano siempre atrae la atención de la prensa.

Pero eso es cosa del pasado distante y ahora mejor me concentro en el pasado reciente. Para ser más específico, el último jueves 8 de enero. Aquella noche llegué a Pisco Bar listo para abordar el Bus Chilcanero (en realidad, son dos unidades) que nos llevaría a nosotros los 80 invitados por un recorrido que prometía diversas sensaciones. Pero antes, desde luego, tuve que cargar combustible para el viaje. Así que me acerqué a la barra de Ricardo Carpio, quien prontamente prepara un chilcano clásico. Un chilcano que se respeta. Un chilcano con pisco acholado Torre De La Gala de las varietales albilla, moscatel y negra criolla, rodaja de limón criollo, ginger ale y un tallo de lemon grass aromatizando el generoso vaso. Y como el que bebe comer debe, no faltó la buena comida. Yo me enamoré de unos deliciosos solteritos en el tamaño adecuado para picar y picar. Se nota la mano de Israel Laura detrás de ellos.

Semana del Chilcano 2015: La buena mano de la barmaid en Isolina.

La buena mano de la barmaid en Isolina.

Los pasajeros del bus seguían llegando y pronto estuvimos a bordo de él para dirigirnos a Barranco. Allí descendimos frente a unas puertas abiertas sólo para esta ocasión. Y es que aunque Isolina aún no abre al público oficialmente, la ocasión era propicia para que José Del Castillo demuestre una vez más sus dotes de anfitrión. A pesar de que no pude conseguir el nombre del bartender y la barmaid detrás del mostrador, la pericia saltaba a la vista. Aquí el chilcano lleva pisco Cuatro Gallos o Huamaní de uva quebranta. Tal como les gusta a los que prefieren el sabor del pisco puro. Esta vez no pude concentrarme en la comida, pero prometo que volveré para degustar la buena cocina.

Semana del Chilcano 2015: Iván De Los Ríos refrescando las gargantas en Síbaris.

Iván De Los Ríos refrescando las gargantas en Síbaris.

Vuelvo a abordar el Bus Chilcanero junto a todos mis compañeros de aventura, unos ya más alegres que otros. Incluso algunos prefirieron ir a pie pues el tráfico era lento y nuestra siguiente parada no quedaba muy lejos. Al fin y al cabo, la tercera estación también es barranquina. En esta oportunidad, se trata de Síbaris, comandado por Francesco De Sanctis y Thalía Talavera. Detrás de la barra se encuentra Iván De Los Ríos aplacando la sed de la acalorada concurrencia. Uno de mis favoritos está aquí: Cholo Matías. La uva moscatel compone el refrescante chilcano clásico, pero el calor es tal que algunos tuvimos que tomar (en) la calle.

Finalmente, el último abordaje al bus nos conducirá al Hotel Sonesta de El Olivar donde se llevará a cabo el primer ChilcanoFest. Nuestro bus se retrasa un poco y llegamos a la terraza del sexto piso para reunirnos con otros 220 invitados a una gran fiesta. Todo un evento en su primera entrega. Ocho bodegas pisqueras representadas por la destreza y creatividad de selectos bartenders.

Semana del Chilcano 2015: La técnica y velocidad de Giancarlo Nazario.

La técnica y velocidad de Giancarlo Nazario.

El primero en saludarme es Giancarlo Nazario, quien me obsequia su talento en un chilcano a base de pisco acholado Pago De Los Frailes a base de torontel y quebranta, zumo de tuna, ginger ale y espuma de chilcano. Genialidad pura. Continúo con pisco mosto verde Rivadeneyra de uva italia macerado en granadilla, ginger ale y el garnish de piel y algo de pulpa de granadilla. Personalmente, no me agrada tener pepas de granadilla o maracuyá en la boca, pero es algo que se puede ajustar con facilidad.

Tienda de Cervezas Artesanales
Semana del Chilcano 2015: Nando Córdova de CoctelStudio.

Nando Córdova de CoctelStudio.

Sigo a otro stand con Nando Córdova y su propuesta a base de pisco quebranta Paca Paca, zumo de aguaymanto y jengibre, ginger ale y un toque de amargo de aguaymanto. Queda. La ácidez del aguaymanto y la intensidad del jengibre juegan muy bien en este equipo. Mi ardua labor prosigue con el chilcano de pisco italia 4 Fundos, ginger ale, piel de naranja, amargo de Angostura y polvo de manzana deshidratada. Un chilcano muy fresco en nariz y boca, sobretodo al inicio ya que el polvo flota sobre todo lo demás, aunque luego queda con la fuerza habitual. Una bebida que cambia de sabor conforme pasa el tiempo no es algo inusual en el mundo de las cocteleras.

Semana del Chilcano 2015: Richard Melgarejo, Brand Ambassador de Pisco 1615.

Richard Melgarejo, Brand Ambassador de Pisco 1615.

En el siguiente stand se encuentra pisco Sérvulo con dos propuestas, ambas con quebranta. La primera lleva jengibre deshidratado, ginger ale, piel de mandarina y amargo de mandarina. Muy aromático. La segunda tiene como base de sabor café extraído por el método cold brew y congelado en cubos que ocupan el lugar del hielo. Sobre esto, se vierte el ginger ale y ¡voilá! Es un chilcano bárbaro oriundo de Bisetti. A mí me gusta llamar a este chilcano por su nombre de pila: Don Amador.

Junto a Sérvulo está 1615 con el chilcano que, para mí, se llevó la premiación de la noche (aunque no hubo ningún trofeo). El mágico elixir está concebido con pisco quebranta 1615 macerado con muña y eucalipto, ginger ale y va aromatizado con jengibre. Richard Melgarejo se llevó mi aplauso.

Semana del Chilcano 2015: Destellante Ricardo Carpio de Pisco Bar.

Destellante Ricardo Carpio de Pisco Bar.

En el stand final encuentro a Manuel Cigarróstegui  y el pisco Campo De Encanto de Carlos Romero. El novedoso chilcano va con uva moscatel, ginger ale y está aromatizado con flor de jamaica. Me encantó. Seguro lo probaré otra vez sobre la barra de Oceanus Lounge. A lado de Campo De Encanto, saludo otra vez a Ricardo Carpio y Torre De La Gala. Segundo chilcano de las manos de Ricardo. Esta vez el acholado es de italia, negra criolla y moscatel. Sólo hielo y ginger ale. Sin limón ni amargo aromático. Ésa es la propuesta del evento. Y por último, pisco Cepas De Loro presenta su chilcano con uva moscatel, ginger ale, puré de moras y amargo Peychaud’s. Un grand stand para el cierre de mi degustación.

Lo mejor de todo es que no tuve que pasarme la noche buscando un tacho para deshacerme de los molestos sorbetes. Nunca me han gustado los sorbetes (aunque constituyen mi método para engullir un vaso de jugo denso como el de piña). Prefiero sorber que succionar. Además, chilcano que se respeta no lleva sorbete, cañita, pajilla, popote… llámenlo como quieran. Si quieren llámenlo por celular, pero que no venga.

Semana del Chilcano: Mis elegidos. Y todos sin cañita.

Mis elegidos. Y todos sin cañita.

Y así terminó la noche para mí. En el hogar me espera aún mucho por hacer. Escribir, editar, saludar y agradecer. Agradecer a los organizadores por la invitación, al taxista por llevarme a casa, a mi Canon por plasmar lo que veo y a ustedes por aguantarme hasta estas últimas líneas.

¡Salud con pisco que esté a la altura!

Animación Lúpulo Draft Bar (Patrocinador)

Leave a Reply