Un Año Nuevo con Burbujas, Malta y Lúpulo

Banner Nuevo Mundo

 

Fue en el año 2015 que descubrí el libro Tasting Beer de Randy Mosher, disponible también en español con el título Cómo Catar Cerveza. La simpleza y a la vez genialidad de este volumen fue lo que me motivó a incluirlo en la lista de libros que todo aspirante a conocedor de cerveza debe leer. Uno de los detalles de Tasting Beer que más capturó mi atención fue su calendario cervecero, una lista de estilos de cerveza sugeridos para cada estación e incluso para muchas de las celebraciones y festividades del año. Si bien no es una sorpresa que Mosher recomiende winter seasonal ales (piensa en una Delirium Christmas) para Navidad, sí resultó una mezcla de asombro y deleite leer que Randy sugiere beber Belgian tripels para recibir un nuevo año.

Si crees que extrañarás el bozal de alambre y corcho, una tripel también los trae. (foto: thethirstymuse.com)

Si crees que extrañarás el bozal de alambre y corcho, una tripel también los trae. (foto: thethirstymuse.com)

Desde luego, esperé pacientemente la llegada del 31 de diciembre y puse en práctica aquello que sonaba de antemano tan delicioso como sedicioso. ¿Quién no ha brindado con una copa de vino espumoso en los primeros minutos del flamante año apenas terminado el ritual de la medianoche? Estoy seguro que tú también lo has hecho y que incluso has llevado contigo una botella de alguna marca reconocida para que tu anfitrión sepa de tu buen gusto.

 

Sin embargo, no pienses que esta publicación tiene algo en contra del champagne, crémant, prosecco, lambrusco, cava o Sekt. Yo también bebería una burbujeante copa de cualquiera de ellos. Pero estoy seguro que no tengo que decirte cuán superior resulta una buena cerveza sobre esos vinos tan efervescentes como dulces y baratos que atiborran las góndolas de los supermercados en estas fechas. Ya sabes de qué marcas estoy hablando. Lo que sí voy a decirte es que existen cuatro razones por las que una Belgian tripel es mejor que cualquier sparkling wine local o europeo, blanco o rosado en estas fiestas de fin de año.

Lima 1 tiene la única tripel peruana en botella de 750 ml.

Lima 1 tiene la única tripel peruana en botella de 750 ml.

La primera razón es la versatilidad de una tripel cuando se trata de armonizar bebidas y alimentos. Como puedes imaginar, una celebración tan llena de vida y energía requiere menos tiempo sentado en torno a una mesa. Así que si se trata de jamones y quesos, una tripel es tu mejor elección. Eso sí; no cualquier queso. Prueba con un Camembert o Brie o con un queso triple crema como el Brillat-Savarin. También quesos de cabra como Manchego y Pecorino y quesos de corteza lavada como el Munster. Finalmente, un queso azul no tan intenso como el Bleu d’Avergne. Los jamones glaseados, el prosciutto o sólo algo de jamón y espárragos son grandes compañeros de una tripel. También ten en cuenta que esta dorada cerveza se toma muy bien de la mano con albahaca y col de Bruselas. Así que si tienes una ensalada con estos elementos verdes, ya sabes qué te voy a decir.

Nada más delicioso que servir una y degustar una Belgian tripel. (foto: latrappetrappist.com)

Nada más delicioso que servir y degustar una Belgian tripel. (foto: latrappetrappist.com)

Si la primera razón no te ha convencido todavía, esta debería hacerlo. Una Belgian tripel es menos dulce que la gran mayoría de vinos espumosos, sean estos blancos o rosas. Y no lo digo sólo por la percepción de dulzor, la cual está muy bien contrarrestada en una cerveza por el amargor del lúpulo. La sensación dulce en boca de la menos seca de las tripels es equivalente a la de un espumoso etiquetado como Brut, uno de las denominaciones menos dulces en un vino con burbujas. Ahora que si hablamos de contenido real de azúcar, una Belgian tripel tiene tanto azúcar como un vino Dry y mucho menos que un Demi-Sec. Obviamente, si has probado estas denominaciones de espumosos, sabes que son realmente dulces pues no contienen ningún insumo amargo que les brinde algo de equilibrio. Créeme que será muy difícil que una tripel te llegue a empalagar.

Clic aquí para suscribirte a nuestros artículos.

Abadía Inca presenta una de las nuevas tripels hechas en Perú.

Abadía Inca presenta una de las nuevas tripels hechas en Perú.

Otra razón para inclinarte por una Belgian tripel es su intensidad alcohólica. Si bien una tripel contiene más alcohol (entre 7,5 y 9,5 % alc./vol.) que un gran número de estilos de cerveza, su alcoholicidad es considerablemente menor que un vino espumoso promedio (13,5 % alc./vol.). Cierto es que un Asti spumante está en un promedio 7,5 % de contenido alcohólico, pero si la segunda razón es suficientemente buena para ti, podría apostar que tú nunca elegirías beber algo tan dulce como un Asti. De nuevo, no tengo nada contra los espumosos. Sólo estoy siendo algo subversivo al tratar de convencerte de dejar de lado lo que todo el mundo bebe para Año Nuevo. Por consiguiente, está claro que 150 ml, la porción de servicio tradicional en una copa, de tripel te embriagará menos que una copa de 150 ml de vino espumoso.

En botella de 750 ml y botella magnum (1500 ml), la Chimay Tripel recibe el nombre de Cinq Cents. (foto: olutkellari.blogspot.com)

En botella de 750 ml y botella magnum (1500 ml), la Chimay Tripel recibe el nombre de Cinq Cents. (foto: olutkellari.blogspot.com)

La última razón es que una Belgian tripel también tiene burbujas. Así que si piensas que el Año Nuevo no puede ser recibido sin burbujas, quédate tranquilo que burbujas no te faltarán. Y si necesitas un tradicional descorche, las tripel también vienen en botellas de grandes formatos tapadas con el clásico corcho. Una buena tripel tiene mucha efervescencia y esa es una de las características que la separan de otras cervezas rubias también intensas en alcohol. Es preciso que te señale que casi todas las tripels presentadas en botella son refermentadas en esa misma botella para lograr ese nivel de burbujas. Por su parte, los vinos espumosos pueden ser refermentados en botella (métodos Champenoise, Ancestrale y Transversage) o en tanque (método Charmat). Valga la aclaración de que el método Champenoise produce una presión en botella mucho mayor que la presión contenida en una botella de tripel. En conclusión, una tripel puede tener tantas burbujas como un prosecco o un lambrusco pero no tantas como un auténtico champagne.

La Premium Triple de Lemaire ha sido galardonada nacional e internacionalmente.

La Premium Triple de Lemaire ha sido galardonada nacional e internacionalmente.

Así que ya lo sabes. Tripels no faltan en Perú, ya sean importadas o locales. A nuestro país llegan Bush, Chimay, Gouden Carolus, Kasteel, Maredsous, St. Bernardus, St. Feuillien y Westmalle desde Bélgica. Desde Holanda llega La Trappe y desde Italia, Birra dell’Eremo. Y en Perú, Abadía Inca, Beerstache, El Pastor Belga, Kapún, Lemaire, Lima 1 y Nuevo Mundo elaboran cervezas de estilo tripel. Sólo te recomiendo comprarlas hoy, si no tienes alguna ya en tu refri, y ponerlas a enfriar en posición vertical al menos 24 horas antes de que las abras. Consigue unas buenas copas del tipo tulipán o unas copas tradicionales de vino blanco. Disfruta tu tripel a 8ºC y no olvides beber con moderación.

¡Salud y Feliz 2020!

Leave a Reply