IPA, Sorbo a Sorbo*

Cerveza Hops (publicidad)

No me fue fácil oír Sweet Child O’Mine por primera vez. Aquel riff de Slash era demasiado. Hasta que comencé a escuchar la melodía que se construía con la estridencia. De un modo similar, probar mi primera IPA y comenzar a disfrutarla me tomó más de un sorbo. Tras la intensa descarga de lúpulo sobre mi paladar, aprendí a disfrutar de los sabores de reparto. Es que el encantamiento no siempre se da con la primera nota ni con el primer sorbo.

Definir lo que es una IPA es un terreno rocoso. La IPA que hoy se elabora en Inglaterra no es la que se elaboraba en el siglo XVIII. Aquella cerveza iba directamente a la East India Company, quienes se encargaban de la actividad comercial en la colonia británica en la India. Los mercaderes y destacados militares ingleses adoraron esta cerveza por ser lo más refrescante y bebestible en aquellas temperaturas. Sin ser los inventores, la cervecería que popularizó el estilo en India fue la de George Hodgson. Su marca fue la primera que apareció anunciada en The Calcutta Gazette. Luego se vendió también en Londres como East India Pale Ale. Esta cerveza pronto ganó la predilección de los residentes londinenses que volvían de la India. Pronto haría que Inglaterra olvidase la porter. Años después, Samuel Allsopp la comenzó a elaborar con agua de Burton y la India Pale Ale llegó a su apogeo. Luego, todo iría en descenso. La carga de alcohol y lúpulo se fue bajando paulatinamente y la IPA perdió su reinado.

En Estados Unidos, la Ballantine Brewing Co. se convirtió en pionera de la elaboración de IPA a fines del siglo XIX. Pero la Anchor Brewing Co. inició la revolución cuando en 1975 lanzó la Liberty Ale. Aunque aquella cerveza no llevaba la denominación IPA ni India Pale Ale, era la primera elaborada con lúpulo estadounidense Cascade y los expertos coinciden en que es un excelente ejemplo de una American IPA. La gran presencia de este lúpulo inspiró a otras microcervecerías de EE.UU. a adoptar lúpulos cultivados en su propio país para lanzar versiones ‘americanizadas’ de estilos históricos. Entre ellas, la IPA. Curiosamente, los británicos retomaron la elaboración de este estilo tras observar la fama que había adquirido en su antigua colonia. Es así que retomaron la IPA y lograron rescatarla.

Superba nos acoge con unas buenas IPAs y unos deliciosos piqueos.

Superba nos acoge con unas buenas IPAs y unos deliciosos piqueos.

Hoy, existen grandes diferencias entre una English IPA y una American IPA. La primera tiene ese carácter tan fresco del agua de Burton y un perfil aromático donde destacan la malta y los delicados lúpulos florales como Goldings y Fuggles. La segunda, por otro lado, tiene un carácter aromático intenso producto del uso de lúpulos como Cascade, Centennial y Chinook pero sin perder una buena base de malta. Pero una diferencia adicional y primordial entre las versiones inglesas y estadounidenses es que la carga de amargor es muy pronunciada en las IPAs del norte de nuestro continente.

En Perú, y particularmente en Lima, el mayor e inicial impacto lo marcó la 174 IPA. Una IPA con notoria presencia de lúpulos Chinook and Cascade y que delineó el perfil aromático de la IPA local que la gran mayoría de cerveceros artesanales locales ha tomado como ejemplo.

Encantadores y delicados lúpulos ingleses en esta Fuller’s IPA.

Encantadores y delicados lúpulos ingleses en esta Fuller’s IPA.

Tienda de Cervezas Artesanales

A falta de una American IPA representativa, nuestra degustación se centra en una IPA inglesa y dos IPAs nacionales. ¿Nuestra locación? La acogedora y tradicional Superba. Comenzamos con una clásica Fuller’s India Pale Ale y sus elegantes notas florales. Su color es ámbar ligeramente nuboso con una cabeza color blanco hueso de finas burbujas. En boca, se percibe un ligero caramelo en el ingreso y su amargor es balanceado por el sabor de la malta. Todo un clásico.

DiablIPA, una IPA muy asertiva de Planeta Bierra.

DiablIPA, una IPA muy asertiva de Planeta Bierra.

Seguimos con una DiablIPA de Planeta Bierra y su color ámbar intenso con generosa cabeza de muy buena retención. Sus aromas son de frutos tropicales como el mango y la maracuyá y su sabor es de un amargo muy pronunciado de regular duración residual. El equilibrio lo brinda el carácter maltoso y el cuerpo medio, ligero.

Para concluir, ¿qué mejor que la 174 IPA de Barbarian? El ámbar intenso esta vez se muestra un tanto más translúcido y la cabeza es de un tono más blanco. Muy expresivos aromas y sabores en nuestro vaso Spigelau, demostrando que una IPA no tiene pierde cuando se busca una cerveza de gran intensidad. Especialmente, si se va a acompañar algo muy criollo con algo de picante.

Una clásica IPA peruana al estilo estadounidense, la 174 IPA de Barbarian.

Una clásica IPA peruana al estilo estadounidense, la 174 IPA de Barbarian.

Nuestra degustación nos reafirma por qué la IPA es el estilo más producido por los cerveceros artesanales. Una vez que la pruebas y le agarras el gusto, no hay vuelta atrás. Dale una oportunidad si nunca la has probado. Y si ya lo has hecho y te agradó la experiencia, la siguiente parada en el camino será probar cervezas extremas como las Double IPA o Imperial IPA. Atrévete.

*publicado originalmente en la Revista Catering & Gastronomía, Edición 4, 2016

Leave a Reply