Pisco’s Ours

Cerveza Hops (publicidad)

Sí. El pisco es nuestro. Y tiene un lugar en nuestras onzeras y cocteleras. Su lugar está junto al limón, la clara de huevo y el sirope de azúcar. También junto al amargo. Esto es lo que recitamos los peruanos, especialmente cada primer sábado de febrero, cuando el Perú celebra el Día Nacional del Pisco Sour. Pero la fama del pisco Sour se extiende más allá del territorio peruano. Los bares más prestigiosos del mundo incluyen al pisco sour en sus cartas y renombrados mixólogos lo preparan con elegancia. Muchos extranjeros residentes en nuestro país saben cómo preparar un pisco sour en una coctelera, aunque otros prefieren usar una licuadora.   Conociendo la popularidad de este cóctel, Living in Peru llevó a cabo una nueva edición de su Pisco Sour Competition en Caplina – Miraflores y yo tuve el honor de ser uno de los jueces.

Con sólo cinco minutos para preparar y servir sus pisco sours, los nueve competidores de ocho países distintos pueden traer sus propios insumos, utensilios y hielo. El pisco elegido es Intipalka. ¡Y ya comienzan! El primero es With only five minutes to mix and pour Bill Sallade de EE.UU. con un pisco sour  excepcional coronado con una cremosa cabeza de gran persistencia y muy pequeñas burbujas. Tal vez no debió haber exprimido demasiado los limones ya que su pisco sour tiene demasiado amargor en el regusto. Aun así, está tan bueno que llegará a ser el segundo lugar de la competencia.

Pisco Sour Competition: Bill Sallade muestra destreza en la preparación.

Bill Sallade muestra destreza en la preparación.

Mientras los otros participantes se ocupan de lo suyo, no puedo evitar preguntarme por qué algunos de ellos hacen caso omiso a las reglas del torneo y preparan sus pisco sours con macerados y zumos distintos a los del limón. Otra cosa que me viene a la mente es cuánto queda por hacer para lograr que la gente recuerde que nuestro pisco sour no necesita que le espolvoreen o soplen canela así sea usando una plantilla o no. Unas gotas de amargo son suficientes. Quizá me equivoque tremendamente, pero me parece que la canela la usan en Chile. Pepe Moquillaza de Pisco Inquebrantable también está aquí y sostiene que los amargos aromáticos desaparecieron de las tiendas durante el régimen militar de los 70’s. Como consecuencia, la versión casera del pisco sour en aquellos años llevaba una pizca de canela encima. Sin embargo, dudo que aquellos tiempos usaran tanta canela como se está usando en esta competencia.

 

Luego del canadiense Serge Bedard y la rusa Anastasia Deykka llega el belga Olivier Díaz. Olivier es importador de cervezas hechas en su país y ha dejado de lado su plan original de usar una licuadora para empezar a batir la coctelera como los profesionales. Aunque un tanto dulce para mi gusto, su pisco sour es lo bastante bueno para adjudicarse el tercer lugar del torneo. Ahora siguen la alelmana Lucy Fredi, el inglés Andrew Neale y el estadounidense Mahlon Barash.

Tienda de Cervezas Artesanales
Pisco Sour Competition: Margaret Meléndez y Olivier Díaz celebrando su tercer puesto.

Margaret Meléndez y Olivier Díaz celebrando su tercer puesto.

Después de ellos, es el turno del holandés Ratger Boskers. Él hace gala de una gran técnica en el uso de la coctelera —algunos participantes tuvieron problemas para abrir las suyas luego del batido con hielo— e impresiona enfriando la cristalería antes del servicio. Desafortunadamente, olvidó ponerle suficiente sirope a sus receta. Su pisco sour resultó demasiado agrio. Y ahora es el turno de observar al escocés Owen Miller utilizar el dry shake (batido sin hielo) en su pisco sour antes de batirlo con hielo. Todavía me resulta un tanto dulce, pero los otros dos jueces, Ericka La Madrid de Delectable Peru y yo estamos de acuerdo en que Owen merece el primer lugar.

Pisco Sour Competitio: Las cinco primeras muestras de la competencia.

Las cinco primeras muestras de la competencia.

Sin lugar a dudas, esta fue una tarde llena de emoción y público. Fue una gran experiencia de aprendizaje también pues me dio la oportunidad de apreciar cómo ve el público foráneo al pisco sour. Además, fue una grata sorpresa ver el gusto con el que los competidores prepararon sus bebidas y el entusiasmo que los asistentes reflejaron en sus aplausos. Ojalá nuestras competencias de coctelería local tuvieran el mismo espíritu o fueran igual de espirituosas.

¡Salud!

Leave a Reply