Ven, Dame Vendimia

Cerveza Hops (publicidad)

 

Realmente no es de todos lo días que este blogger viaje cerca de trecientos kilómetros con rumbo sur (291 km para ser más exactos), especialmente cuando existen lazos familiares allá por el norte. Por eso la invitación de Paul Berrospi para visitar la viñas de pisco Viejo Tonel fue algo que acepté de inmediato. Además, sería mi primera visita a un viñedo. Para mayor suerte mía el abordaje de mis bultos corporales y fotográficos se produciría a sólo cinco cuadras de mi hogar. Así que empapado en café, me hice de mis cosas y caminé hasta el rendez-vous con un ameno grupo de profesionales de la coctelería y cronistas escritos y gráficos del buen beber, todos amantes del pisco.

El mirador de los viñedos de pisco Viejo Tonel.

El mirador de los viñedos de pisco Viejo Tonel.

Come dije, no viajaba tan al sur desde hace catorce años y esta vez mis ojos escudriñan toda aquella zona verde debajo del horizonte que asoma por mi ventana del bus. Trato de distinguir qué tipo de comestibles del reino vegetal son los que salpican mis retinas con algo de color que no sea el de tierra árida. Ver vida enraizada en el suelo en medio de tanto desierto es realmente asombroso. Mucho más asombroso es divisar las primeras parras a uno y otro lado de la Panamericana Sur. Cómo llega a crecer algo allí es un tema acuiferecogeológico que escapa mi entendimiento. Nos vamos acercando a nuestro destino.

La hora de nuestra llegada (11:30am) no hace más que reforzar la latente pregunta en mi cabeza: “¿cómo hacen estas plantas para no achicharrarse? ¿cómo es que estas hojas de vid son verdes y no color cobre?” Afortunadamente, alguien evita que mi cabello empiece a arder en llamas obsequiándome una gorra del tipo béisbol. Empiezo a disparar mis registros fotográficos mientras mis compañeros de aventura van descargando sus cargamentos. Conmigo llegan periodistas y expertos como Melina Bertocchi de la revista Sommelier y Lucero Villagarcía de la Magia del Pisco, fotógrafos y videógrafos como Paul Berrospi y Renata Corsetti de Visual Perú y nueve profesionales de la barra: Juan Carlos Gómez, Richard Melgarejo, Raiza Carrera, Nando Córdova, Joel Chirinos, Rogelio Porras, Alonso Palomino, José Luis Valencia y Jean Carlo Cárdenas.

Pisco Viejo Tonel: Provocador racimo de uva quebranta antes de la vendimia.

Provocativo racimo de uva quebranta antes de la vendimia.

Tras saludar a William Temoche, el anfitrión y gerente general de Pisco Viejo Tonel, nos juntamos con otro grupo de apasionados al pisco como Pepe Moquillaza, pisquero iqueño de aquellos, y John Santa Cruz, periodista de la revista Dionisos.

Enrumbamos pues, con las cabezas semiprotegidas por la pequeña penumbra de los sombreros y gorras, a los lotes de las diversas uvas cultivadas en los viñedos de Viejo Tonel. Allí estan saludándome por primera vez las quebranta, mollar, torontel, italia, albilla y moscatel. Hasta llegamos a ver una parra de negra criolla que, nos explica Don William, ha aparecido ahí de manera espontánea.

Pisco Viejo Tonel: Talentoso grupo 5 (de izq. a der.): Alonso Palomino, José Luis Valencia, Giancarlo Cárdenas, Nando Córdova y Joel Chirinos.

Talentoso grupo 5 (de izq. a der.): Alonso Palomino, José Luis Valencia, Giancarlo Cárdenas, Nando Córdova y Joel Chirinos.

De repente, llega el momento esperado por mis manos vírgenes para la vendimia. Es el momento de recolectar racimos de uva y cojo con ansiedad las tijeras para separar la parra de su preciado fruto. Las fotos de muchas cámaras se llegan a escuchar por encima de las entusiasmadas voces de los vendimiadores. Las jabas se van llenando de bayas igual que nuestros rostros de sudor.

Regresamos a la planta principal, unos en camioneta y otros a pie, para procesar la fruta recién cogida. Las uvas son arrojadas a la estrujadora-despalilladora y el mosto o jugo es bombeado a una de las puntayas aunque sin filtrar. Esto es sólo una demostración, claro, pues no hemos recogido lo suficiente para realizar todo el proceso. Pepe Moquillaza recoge en una botella algo de ese mosto con partes sólidas de la uva quebranta y me lo acerca para poder percibir sus aromas. La fragante intensidad me hace anticipar el pisco que saldrá de esas uvas.

Tienda de Cervezas Artesanales
Pisco Viejo Tonel: La vedette es esta joya de colección aún operativa: un alambique de cobre libre de soldadura hecho en Londres hace más de 120 años.

La vedette es esta joya de colección aún operativa: un alambique de cobre libre de soldadura hecho en Londres hace más de 120 años.

Ahora es el turno de conocer a una de las estrellas de la tarde: un alambique de cobre dulce prensado y remachado completamente libre de soldadura. Este ejemplar es un inglés de 120 años de edad con capacidad de 2,500 litros de mosto capaz de destilar el 60% de su contenido líquido. Una vez separadas la cabeza y cola de la destilación, la producción de pisco de este alambique alcanza los 600 litros. ¡Necesito uno así en la lavandería de mi depa!

Pisco Viejo Tonel: La marca en relieve de Edmund Pontifex y William Wood, caldereros londinenses con su planta ubicada en Shoe Lane. Su sociedad se disolvió en 1869.

La marca en relieve de Edmund Pontifex y William Wood, caldereros londinenses con su planta ubicada en Shoe Lane. Su sociedad se disolvió en 1869.

Posteriormente, realizamos una degustación de tres piscos Viejo Tonel. Estos han sido destilados con las uvas aromáticas albilla, italia y torontel. Y como no podía ser de otra manera, la cata pisquera es conducida por Lucero Villagarcía. Casi una veintena de personas participamos del lujo sensorial. Vista, olfato y gusto exacerbados placenteramente por tan buenos piscos.

Finalmente, llega el momento esperado por todos nosotros cuando Richard Melgarejo realiza una exhibición de calidad y rapidez en el servicio. Primero demuestra cómo preparar chilcanos en tiempo récord para todos los participantes  y luego por qué ha sido premiado en varias ocasiones por el sabor de sus pisco sours.

Pisco Viejo Tonel: Mise-en-place de José Luis Valencia de Hotel B

Mise-en-place de José Luis Valencia de Hotel B.

Como broche de oro, siete bartenders participan de un concurso de coctelería empleando como base pisco Viejo Tonel. El jurado lo componen Melina Bertocchi, Lucero Villagarcía y Juan Carlos Gómez. Lo que vemos es realmente una demostración de alta coctelería. El segundo puesto del concurso lo obtiene José Luis Valencia representando a Hotel B con su cóctel al estilo on the rocks bautizado Esencias con Viejo Tonel. Éste es preparado con Pisco Viejo Tonel quebranta, vermouth bianco, Aperol, zumo de mandarina y maracuyá y oleo-saccharum de pieles de naranja y hierba luisa.

El primer lugar es levantado por Alonso Palomino de Astrid y Gastón con su Viejo Fresco. Este cóctel en estilo highball es elaborado a partir de Pisco Viejo Tonel mollar, agua tónica, zumo de toronja rosada, bitters de naranja, azúcar granulada, hojas de menta, vermouth rosso y pasas.

Pisco Viejo Tonel: La pócima ganadora: Viejo Fresco, creación de Alonso Palomino de A&G

La pócima ganadora: Viejo Fresco, creación de Alonso Palomino de A&G.

Más fotos y es hora de empacar. La despedida del viñedo no es triste pues está la promesa de repetir la aventura. La costa sur del Perú es extensa y es pisquera. Tendré que comprar mucho bloqueador solar para disfrutar todos sus sabores a lo largo de tantos y tantos kilómetros. Pero tendré que hacerlo pronto. No vaya a ser que los ángeles quieran aumentar su porción de pisco y me dejen sin la mía.

¡Salud!

Leave a Reply