Mi Noche con el Pisco Punch

Cerveza Hops (publicidad)

 

El 27 de agosto de 2014 cogí mi Toshiba y comencé a escribir sin rumbo. Sabía a dónde quería llegar, pero no sabía cómo. Esa noche escribí mi primera publicación en este blog. Salió bastante desordenada. Aún así, lo importante es que salió. Mil seiscientas siete palabras para explicar cómo preparar un jarabe de piña y clavo de olor, un bol de pisco punch y una copa de pisco punch. ¡Mil seiscientas siete palabras! No obstante, le tengo un gran cariño a ese artículo y al pisco punch. Por eso estoy sentado nuevamente frente a la misma Toshiba para escribir nuevamente sobre el cóctel que hizo famoso al pisco en gran parte de la costa oeste de EE.UU.: el Pisco Punch.

Por una poco casual coincidencia, este viernes 28 de agosto muchos bares alrededor del mundo celebrarán La Noche del Pisco Punch. Esto se debe a que es el primer viernes de agosto posterior al natalicio de Duncan Nicols (22 de agosto de 1853), creador del pisco punch. La historia del pisco punch es conocida por muchos; sobretodo, gracias al trabajo de investigadores como Guillermo Toro-Lira. Pero esta vez no hablaré de la historia del pisco punch, si no de los pisco punches que se pueden encontrar en Li…  No. Para ser exacto, les hablaré de tres pisco punches diferentes que pueden encontrar y disfrutar en Miraflores. Todos degustados en una sola noche. Cada uno con una personalidad distinta. Porque un cóctel también puede hacer eso, y especialmente uno tan histórico como el Pisco Punch: transmitir idiosincrasias y estados de ánimo desde el corazón del bartender hasta el cristal de una copa. Así que si quieren conocerme un poco, los invito a preparar mi receta del pisco punch, publicada hace exactamente un año.

Piña deshidratada y cereza redondean los aromas del Pisco Punch en el Hilton Lima Miraflores.

Piña deshidratada y cereza redondean los aromas del Pisco Punch en el Hilton Lima Miraflores.

Mi primera estación es el Bar Social del Hilton Lima Miraflores donde me reciben Daniel Gutierrez Barba y Andy Valderrama. El sol va cayendo en el horizonte mientras Daniel me explica las bondades de su pisco punch y Andy lo va preparando todo en la terraza donde intentaré capturar su esencia. (¿Por qué me olvidé de traer mi luz auxiliar?) Minutos más tarde, percibo unas notas cítricas muy frescas en esta elegante copa designada para todo aquel que solicite un pisco punch de la carta del bar. La fragancia no proviene únicamente de la piel de limón criollo que corona la preparación. También viene del zumo de limón criollo empleado en la receta que incluye almíbar de piña (piña golden, piel de limón criollo, corazón de manzana verde, clavo de olor, jengibre, azúcar blanca y agua), piña golden machacada, amargo de naranja y pisco acholado. Realmente, es un pisco punch de mucho equilibrio en el que destacan las notas frutales cítricas. La nota dry la ponen el regusto del pisco y el amargo de naranja. Un cóctel muy a tono con el estilo del Bar Social y que no deben dejar de probar. Éste es un pisco punch muy contemporáneo para quitarme el inexistente sombrero.

El legendario pisco punch en interpretación unplugged de Roberto Meléndez.

El legendario pisco punch en interpretación unplugged de Roberto Meléndez.

Tienda de Cervezas Artesanales

Mi siguiente cita es en una de las paradas obligadas de aquellos que quieren conocer algo más del pisco y de la coctelería desarrollada a base de él. Detrás de esta barra se encuentra el embajador del pisco sour, quien hace muy poco estuvo en New Orleans como embajador también del pisco punch por encargo de PromPerú. Sí, claro, estoy ahora en el Bar Capitán Meléndez con su afamado propietario Roberto Meléndez. Él me cuenta su experiencia en New Orleans durante Tales of the Cocktail y me narra los detalles minuciosamente históricos contenidos en el libro Wings of Cherubs de Guillermo Toro-Lira que lo llevaron a recrear la versión del pisco punch más cercana a la original de Duncan Nicols, aquel que se llevó su receta a la tumba y que fue apodado ‘Pisco John’. Roberto prepara frente a mi cámara el néctar que Rudyard Kipling describiera como “compuesto de la ralladura de las alas de un querubín, la gloria de un amanecer tropical, las rojas nubes de la puesta del sol y los fragmentos de desaparecidas épicas escritas por los difuntos maestros”. Tras beber casi todo el contenido de la copa, puedo decir que Kipling no exageraba o que tenía motivos de sobra para hacerlo. Roberto ‘Capitán’ Meléndez utiliza pisco italia (la rosa del Perú), piña cayena picada, almíbar y agua de piña cayena, hielo y un sour mix de limón verde y azúcar. Acudan al Bar Capitán Meléndez este viernes que él mismo les mezclará su señorial pisco punch. Comprueben ustedes mismos si existe exageración o no. Les aseguro que no se defraudarán.

La receta clásica del pisco punch.

La receta clásica del pisco punch.

Finalmente y tras haber visitado la barra de un hotel y la barra de un bar, mi última estación es un karaoke. Sí, un karaoke. Porque ya era tiempo de que detrás de las barras de estos locales muy frecuentados por las noches de fines de semana pudiéramos encontrar cartas de cócteles bien diseñados y ejecutados. Éste es el caso de Stragos Karaoke & Hanzo de la Calle Borgoño donde encontramos a Nando Córdova, cantinero de una gran pasión por lo que hace. Nando sabe que al que toca y al que canta se le seca la garganta y que el cliente se espanta con un trago que no encanta. Su objetivo siempre fue un pisco punch que tenga punche. Y así lo consigue con dos generosas onzas (les juro que las rimas salen solas) de pisco italia, una onzas y media de almíbar de piña cayena, clavo de olor y canela de cuatro días de reposo, media onza de agua sin gas y un golpe de zumo de limón criollo.

Pisco punch de Stragos servido con hielo en cubos pequeños y piña cayena picada.

Pisco punch de Stragos servido con hielo en cubos pequeños y piña cayena picada.

Una vez disparada la gourmetografía, probar el pisco punch de Nando demuestra que no hay que dejarse llevar por los juicios anticipados. Una onza y media no equivale a melcocha. Las medidas en esta receta se combinan magistralmente para entregar una bebida con fuerza espirituosa y carácter seco. El dulzor radica sólo en la mitad del sorbo y las notas frutales acarician la nariz. Compruébenlo en Stragos Karaoke & Hanzo.

Termino aquí mi nota de aniversario, dejando para ustedes mis recomendaciones sobre dónde beber y disfrutar de un buen pisco punch esta noche de viernes o cualquier otra noche en el distrito miraflorino. Existen muchas otras opciones, desde luego, pero uno no lo puede probar todo, ¿o sí? En todo caso, les aseguro que lo intentaré por ustedes.

No olviden que pueden suscribirse gratuitamente para recibir cada nuevo artículo en su dirección de correo electrónico. ¡Salud!

Animación Lúpulo Draft Bar (Patrocinador)

2 Comments

Leave a Reply