Esta Pilsen Sí es Pilsen*

Cerveza Hops (publicidad)

 

Mi padre era un bebedor social de las ubicuas cervezas de botella oscura que todos bebían a principios de los 80s. A través de mi infancia estuve tantas veces junto a él en tales ocasiones que recuerdo claramente el aroma que se liberaba al destapar aquellas botellas hoy verdes. Lamentablemente, no sólo el color ha cambiado en cuatro décadas. Ese aroma parecía perdido. Hasta que probé una cerveza alemana de estilo pilsner, pilsener o pilsen. Sí, pilsen es un estilo de cerveza. Estilo que conquistó Europa y luego el mundo entero con su cristalino color dorado y su gran bebestibilidad. Tal es su arraigo entre los bebedores de cerveza que existe un enorme número de marcas alrededor del mundo que utilizan el nombre incluso sin pertenecer al estilo. Aquí en Perú, la favorita de la mayoría lleva el nombre en la etiqueta pero el contenido es un estilo de cerveza conocido como international pale lager. Pocos conocen lo que es una verdadera pilsen.

Desde el servicio, el aroma de la Pilsen Hops se hace presente. (Foto: Silvana Sánchez/Revista Cocktail)

Desde el servicio, el aroma de la Pilsen Hops se hace presente. (Foto: Silvana García/Revista Cocktail)

El primero en elaborar una pilsen fue el bávaro Joseph Groll, contratado por la Bürger Brauerei en la ciudad de Pilsen, Bohemia dentro del Imperio Austriaco, en lo que hoy es la República Checa. Este contexto es importante para entender por qué el estilo pilsen es tan popular actualmente entre los austriacos, los checos y los alemanes y por qué conquistó Europa con tanta rapidez en aquella época. Groll revolucionó la industria cervecera utilizando maltas muy claras elaboradas en Inglaterra, el agua muy blanda de Pilsen, lúpulos nobles bohemios y levadura de lager. El resultado: una cerveza de un color dorado jamás antes visto. La popularidad de la pilsen en toda Europa dio como resultado nuevos estilos belgas e ingleses intentando replicar el color mas no el sabor. Hasta que nació el estilo pale lager —el más consumido alrededor del mundo en la actualidad— con procesos más económicos y con sucedáneos como el arroz y el maíz.

El nacimiento de las llamadas cervezas artesanales en diferentes regiones del globo desencadenó la respetuosa elaboración del estilo pilsen en tierras inglesas, estadounidenses y latinoamericanas. Nuestra ciudad capital no podía quedar privada de una cerveza de tamaña reputación, por eso es un gusto tener una cerveza como la Pilsen Hops. Una pilsen  de tal calidad que fue premiada con la medalla de oro en la Copa Latinoamericana de Cervezas Artesanales llevada a cabo este año en la mágica ciudad del Cusco a principios de marzo. Pero eso no es todo. La Pilsen Hops fue también la cerveza peruana que recibió la mayor puntuación de los jueces BJCP internacionales, así que además de ser la única peruana en levantar el oro, fue reconocida con la medalla a la Mejor Cerveza Peruana.

Tienda de Cervezas Artesanales
Franco Cruz, el gran responsable del éxito de la Pilsen Hops. (Foto: Silvana Sánchez/Revista Cocktail)

Franco Cruz, el gran responsable del éxito de la Pilsen Hops. (Foto: Silvana García/Revista Cocktail)

Para conocer mayores detalles de su elaboración, conversamos con Franco Cruz, socio principal y maestro cervecero de Hops. “Nosotros utilizamos sólo malta pilsen, levadura alemana y lúpulos Hallertau, Tettnang y Zaas”, me confiesa con la tranquilidad de quien sabe que la pericia es más importante que la receta. El proceso inicia con una maceración escalonada en dos niveles de temperatura, pasa por una paciente semana de fermentación a 10 °C y continúa con un mes de maduración o reposo a bajas temperaturas. Este último paso es el que desmotiva a los cerveceros más pequeños que no poseen los recursos ni el tiempo para producir una cerveza tan fina como es una pilsen.

Pilsen Hops: Momento de disfrutar de una auténtica German pils. (Foto: Silvana Sánchez/Revista Cocktail)

Momento de disfrutar de una auténtica German pils. (Foto: Silvana García/Revista Cocktail)

Sólo me queda degustarla una vez más. Contemplar nuevamente a esta dorada cerveza coronada de una compacta y cremosa espuma alba como la pureza de sus aromas. Esos elegantes aromas florales y especiados, casi recordando una pizca de pimienta blanca, combinados con la dulce fragancia de su malta. La frescura en boca es notable en el ingreso, así como su efervescente cosquilleo en mi paladar. Siento el gran cuerpo de esta cerveza peruana y confirmo que es una gran representante del movimiento cervecero artesanal local. Por último, saboreo el esperado y delicado amargor final y el prolongado regusto floral que permanece para recordarme que la calidad siempre será mejor que la cantidad. Recordarme que el sabor y el aroma son dos cosas que nunca obtendré de una cerveza extremadamente fría. Esta Pilsen Hops me dice que existen cervecerías que saben hacer las cosas correctamente, respetando los procesos, los insumos y, sobre todo, la historia. Me dice que me apresure en llegar a casa para destapar las otras dos botellas que llevo en mis manos. Pero esa historia no se las contaré hoy. Afortunadamente, siempre hay espacio para la privacidad.


*Artículo escrito para la Revista Cocktail, edición Nº 13, julio 2017

Animación Lúpulo Draft Bar (Patrocinador)

No Responses

Leave a Reply