Un Abanico de Estilos*

Ser ‘single’ es algo hipster en el mundo de las bebidas.  Si eres café, querrás ser single-origin.  Si eres whisky, single-malt.  ¿Whiskey?  Single-batch.  ¿Vino?  Single-vineyard.  Y si eres cerveza, lo darás todo por ser single-hop.  Es que la última tendencia de las cervezas es llevar la etiqueta single-hop, algo muy apreciado en otros lares por los beer geeks, sobretodo.  Se podría decir que una single-hop es una cerveza hecha por cerveceros para cerveceros, pero igual se abrió camino luego en el mercado de las cervezas artesanales.  Los muchachos de la cervecería Tío Luque son los primeros en lanzar este tipo de cerveza en Perú y lo hacen con su lúpulo favorito: Citra.  Como su nombre predice, citra es un lúpulo de alfa-ácidos muy cítricos en el sabor y aroma.

Elaborada con el método de double dry-hopping, la Citra Pale Ale de Tío Luque es una cerveza muy intensa con 5,4 % ABV.  Una cerveza muy nubosa de un color muy similar a la chicha de jora que es prácticamente una single-hop IPA si consideramos el increíble aroma y la gran sensación de amargor en el paladar y garganta. Un vaso me basta y sobra para disfrutarla plenamente. Aunque sigo pensando que la versión que sirvieron en el 2do CAPFEST estuvo más equilibrada.

Imponente presencia de la Citra Pale Ale de Tío Luque.

Imponente presencia de la Citra Pale Ale de Tío Luque.


Cuenta la leyenda que hace 500 años en la ciudad alemana de Einbeck, se elaboraba una ale de trigo y cebada que cautivó tanto a los bávaros que su importación causó estragos al fisco muniqués. Por eso tuvieron que convencer a un maestro cervecero de Einbeck de producir una cerveza similar pero que respetara el Reinheitsgebot ya vigente. Así se produjo la primera lager al estilo Einbeck. El acento de Münich de entonces convirtió ‘Einbeck’ en ‘ein Bock’ (un chivo, en alemán). Nació así la bockbier, ‘Bock’ para los amigos, una cerveza que lleva muchas veces la imagen de un chivo en la etiqueta. Algunas décadas después no muy lejos de allí, un monje de la orden de San Francisco de Paula decidió incrementar la fuerza de este estilo para poder subsistir con mayor energía los largos periodos de ayuno que él y sus colegas soportaban en el claustro donde posteriormente se fundaría la mundialmente famosa cervecería Paulaner. De este modo se desarrolló el estilo conocido como Doppelbock, una de las cervezas alemanas más intensas. Y claro, lleva dos chivos en la etiqueta. Los mismos que se lucirán en la botella de la Hops Doppelbock, la primera doppelbock del mercado peruano.

“Eso será cuando la embotellemos”, dice Franco Cruz, maestro cervecero de Hops, quien nos explica cómo fue el proceso de los primeros 500 litros de esta deliciosa cerveza. “Hemos empleado cebadas alemanas de las variedades caramalt, vienna, chocolate y café,” señala. Además, la Hops Doppelbock cuenta con lúpulos de aromas florales como hallertau y tettnang. “Nuestra levadura es Saflager alemana, una levadura seca especial para lagers”. Y es que una doppelbock es una lager muy robusta, igual que la Hops Doppelbock en mi vaso. Una cerveza de color cobrizo brillante con una muy fina y cremosa espuma color khaki. En nariz, la malta se expresa con bastante personalidad por encima de una ligera y agradable presencia alcohólica, completamente comprensible por el 10 % de alcohol por volumen. Un gran cuerpo y excelente carbonatación redondean la sensación en boca de una cerveza que no puede ni debe ser amarga por el estilo. Tampoco es dulce, ni empalaga. Lo que sí produce esta cerveza, aún disponible sólo en tap, es un deseo ferviente de seguir tomándola sorbo tras sorbo y no ingerir otro alimento que no sea una cerveza de ayuno. Amén.

Dicho simplemente, una doppelbock es una lager oscura y con un contenido de alcohol muy superior al promedio.

Dicho simplemente, una doppelbock es una lager oscura y con un contenido de alcohol muy superior al promedio.


Setiembre fue un año de mucha actividad cervecera en Lima. No solo por la realización del 2do CAPFEST en el Círculo Militar de Chorrillos ni por una nueva versión de Mistura con la presencia de más cervezas artesanales. Algo que marcó la diferencia este año fue la charla magistral, en el marco de Qaray 2015, de Ignacio Schwalb de Cervecería Barbarian y Jeppe Jarnit-Bjergsø de Evil Twin Brewing, una cervecería gitana (no tiene planta cervecera propia) que elabora cervezas especiales en colaboración con cerveceros alrededor del mundo. Fue entonces en setiembre que se produjo el diálogo entre Ignacio y Jeppe y se inició la colaboración para elaborar la primera cerveza especial con Barbarian en la etiqueta.

Había mucho interés por saber qué surgiría de esta colaboración. Por un lado está Barbarian y su fidelidad a las recetas originales que inspiraron e iniciaron la revolución cervecera artesanal que vivimos en los dos últimos años. Por el otro lado, Evil Twin Brewing  tiene un ciento de cervezas en su haber. Ahí está, por ejemplo, la Big Bang Lager, una imperial india pale lager producida en colaboración con Cerveja Tupiniquim de Brasil. O la blueberry porter Matölen, elaborada en colaboración con el reconocido chef sueco Mathias Dahlgren. Y cómo dejar de mencionar las cervezas Noma Oxalis y Noma Juniper, elaboradas especialmente para el restaurante danés Noma, elegido como el mejor del mundo durante tres años consecutivos.

Entonces, no puedo dejar de sentirme afortunado de haber recibido en exclusiva una de las botellas de la edición limitada de la barley wine de 11,7 % de alcohol por volumen elaborada por Evil Twin Brewing y Barbarian. Sí, una botella de la codiciada Crazy Llama para degustar antes de su lanzamiento ante la prensa especializada el último 10 de noviembre. Tan codiciada que sus 500 botellas lanzadas el 13 de noviembre se agotaron en sólo dos días. Y mi codicia se exacerba al sentir el aroma de la cera de abejas y la muña serrana empleadas en la receta. Otro aroma preponderante es el de la generosa cebada con toques terrosos. Además, se percibe cierta citricidad de los lúpulos. La espuma de color khaki solo incrementa el deseo de saltar los pasos correctos de la evaluación. Sigo apreciando el color cobre nuboso con reflejos rubí. Pero mi paciencia tiene un premio al percibir el voluptuoso cuerpo de este delicioso néctar que cubre de muña y lúpulo mi garganta. Siento el intenso amargo y el final seco con tenue frescor de muña. Es esta una cerveza de mucho carácter que representa una experiencia única por la asertividad y expresividad.

La Crazy Llama es la cerveza de mayor contenido alcohólico hecha en Perú.

La Crazy Llama es la cerveza de mayor contenido alcohólico hecha en Perú.


La movida cervecera nacional sigue evolucionando y nuevos sabores siguen apareciendo en el mercado. Estas tres cervezas son una burbujeante muestra de ello. Sigamos bebiendo buenas cervezas y tendremos siempre a alguien dispuesto a hacerlas. Sigamos probando nuevas cervezas y la creatividad de alguien volverá a despertar.

¡Salud!

*artículo publicado originalmente en la versión electrónica de la revista Cocktail, enero 2016

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.