Estemos Aquí Ahora

Banner Mi Tercer Lugar

 

San Lázaro otra vez. No importa cuántas veces vea sus calles. Nunca me cansaré de ellas. Ni de sus empedrados, ni sus colores albos. Ni de sus bares. Que ya hay nuevos bares. Hasta un nuevo brewpub asentado en una antigua casona bellamente remozada. Aquí está la alta puerta de madera rodeada de piedra. Aquí a unos pasos de la rotonda. A unos metros de todo. No hay mejor lugar ahora. Esta es Arequipa por séptima vez. Esta es mi primera vez en Nowhere.

Nowhere: Imposible no quedar cautivado con esta puerta.

Imposible no quedar cautivado con esta puerta.

Nowhere es el nombre que se lee en la puerta, en los vasos, en las copas. Sin embargo, el verdadero nombre es Now Here, pero escrito sin espacio. Devon Lloyd, canadiense radicado en Arequipa, me cuenta que el nombre se inspira en el concepto de que sin importar dónde estés, siempre estarás aquí ahora. “Y este es un gran lugar en el cual estar”, añade. Devon y su esposa, Elizabeth Roberts, me reciben el sábado 23 de noviembre, horas antes de la premiación de la Copa Latinoamericana de Cervezas.

Con la experiencia adquirida por Devon en la cervecería Bent Hill de Vermont, los esposos deciden unos meses atrás abrir este mágico brewpub y dar inicio así a una aventura que ya tiene un fabuloso hito: una medalla de plata en la Copa Latinoamericana de Cervezas en la categoría Sour Beers con su Wacacha (5 % alc./vol.), una especie de Catharina sour con deliciosas adiciones de piña y coco. Cierto es que la acidez está todavía algo ajustada a los novicios paladares, pero el equilibrio y expresión de sabores son casi irreprochables.

La decoración de Nowhere logra dejarle el protagonismo a la antigua casona.

La decoración de Nowhere logra dejarle el protagonismo a la antigua casona.

Otra cerveza ácida de gran nivel es Mi Amiga Clotilde (4,2 % alc./vol.). Esta gose lleva sal de Maras y limón y jengibre deshidratados de La Clotilde, emprendimiento de Yanahuara dedicado a las infusiones naturales. Volviendo a la gose, es irresistible para un casi adicto al jengibre como yo. Te la recomiendo de verdad. Como te recomiendo también la Sipi (7,2 % alc./vol.), una American stout con inclusión de coco y caramelo sin perder sus notas tostadas e intensas. El cuerpo está en su punto y su fuerza no se hace sentir de manifiesto, algo favorable con el agradable calor arequipeño de finales de noviembre.

Nowhere: Carnavalera a la izquierda, Wacacha al centro y Sipi a la derecha.

Carnavalera a la izquierda, Wacacha al centro y Sipi a la derecha.

Otra cerveza tan oscura como apetecible es la Oye Chocolate (6 % alc./vol.), una English porter con adición de cacao de Chaqchao. Devon logra convencerme con esta cerveza que podría con mucha facilidad cruzar el Majes caminando sobre una cuerda. Su equilibrio es notable y esto es algo que no muchos logran cuando se trata de incorporar insumos nativos en recetas clásicas. La mayor fuerza recae en la Sangre de Vampiro (9 % alc./vol.), una American strong ale que usa beterraga para darle ese llamativo y brillante tono sanguíneo sin renunciar al perfil fresco.

Nowhere: Un achocolatado salud con mis anfitriones.

Un achocolatado salud con mis anfitriones.

Clic aquí para suscribirte a nuestros artículos.

Termino con mis recuerdos de la Razón Social (5 % alc./vol.), una Weißbier con granada donde se preservan muy bien las notas de banana y clavo de olor de una buena Hefeweizen bávara. Su alta efervescencia me dice que querré poder beberla en Lima en febrero. Soñar no cuesta nada. Pero la verdad es que las cervezas de Nowhere no se embotellan. Todo sale de los doce caños instalados en la barra. También saboreo una chicha morada hecha cerveza. Se trata de una cream ale bautizada como Carnavalera (5,3 % alc./vol.) y que se ha elaborado con maíz morado, piña y canela para darle ese aire que caracteriza a nuestra tradicional bebida.

Puputi es una American IPA de 6,5 % alc./vol.

Puputi es una American IPA de 6,5 % alc./vol.

Me despido de Elizabeth y Devon agradeciéndoles su hospitalidad. Me apremia el tiempo. Debo llegar al restaurante Sillustani para mi segundo día sirviendo cervezas detrás de la barra. Me quedan pendientes para mi próxima visita a Nowhere su carta de piqueos y platillos y una sour IPA que ya está por salir. Mi recuerdo de las sour IPAs parisinas me dice que contaré los días para probar esta primera versión hecha en Perú. Paciencia. Hoy será ayer y mañana será ahora. Arequipa fue ayer, ahora es Lima, mañana quién sabe. Sólo sé que sostendré una cerveza.

¡Salud!

Leave a Reply