La Revolución de Pizarro

Cerveza Hops (publicidad)

Conocí Mi Tercer Lugar en julio de 2015, casi un año después de iniciar este blog, durante un evento organizado por ellos llamado 2da Noche de la Cerveza Artesanal. Me llamó la atención la numerosa asistencia de esa noche, pero no pude determinar si se debía a los muchos seguidores que ya tenía la cerveza artesanal o por el partido de fútbol en el que las selecciones de Perú y Paraguay disputaban el tercer lugar de la Copa América de ese año. Conocí también la Muertecita de Magdalena, la Golden Spirit de Oveja Negra y la Pachacutec Imperial Ale de Sierra Andina. Quizá esto captó más mi atención. Para bien y a veces para mal, Mi Tercer Lugar se ha caracterizado por tener una amplia variedad de estilos de cerveza elaboradas por diversas microcervecerías peruanas. Ahí está su poder de convocatoria en la actualidad. Eso y el hecho de que Mi Tercer Lugar esté ubicado en esa cuadriculada madeja de cemento, asfalto, acero y neumáticos a la que llamamos Damero de Pizarro me hicieron revisitar este bar cervecero con motivo del cuadringentésimo octogésimo primer aniversario de la fundación de Lima.

Algunas cosas han cambiado en estos 18 meses. La decoración del local se sitúa ahora en el punto medio entre beatnik y kitsch y la carta de snacks para acompañar las cervezas se ha ampliado considerablemente. Pero lo más saltante es la posibilidad de encontrar hasta 12 cervezas de draft en un local tan reducido. Lo que es innegable es que Mi Tercer Lugar sigue siendo una de las mejores opciones para consumir una cerveza fría que mantenga el sabor y aroma que las cervezas de consumo masivo se empeñan en ocultar. Regresé entonces a Mi Tercer Lugar para celebrar con alguna cerveza que no haya probado todavía. Algo que se pone cada vez más difícil.

Algunas de las canillas de cerveza disponibles en Mi Tercer Lugar.

Algunas de las canillas de cerveza disponibles en Mi Tercer Lugar.

Y lo es no porque yo haya probado todas las cervezas artesanales disponibles en el mercado. Lo es porque no existe un local en Lima que las sirva todas. La razón principal es que algo así sería inmanejable considerando la poca demanda de algunas cervezas poco conocidas y la irregularidad en la elaboración de algunas microcervecerías. Existen otros factores, desde luego, pero lo bueno de no servirlas todas es que se reducen las posibilidades de toparnos con alguna cerveza que no tenga la calidad suficiente para estar a la par con la calidad promedio de las cervezas peruanas —después de todo, es innegable que todavía hay mucho por mejorar. En un mercado democrático, todos tienen el derecho de participar. Lamentablemente, eso implica el riesgo de que aquella persona que quiera probar una cerveza artesanal por primera vez se lleve una mala impresión y termine metiendo a todas en el mismo saco. Pero dejaré de lado estos asuntos serios y volveré a concentrarme en elegir algunas cervezas para degustar por primera vez.

Entonces mis ojos se posan en una etiqueta que dice ‘Independencia’, pero que no es la IPA lanzada hace poco por Nuevo Mundo. Esta es una nueva microcervecería cuyo nombre de batalla es La Independencia y que ingresó al mercado en diciembre de 2016. En la actualidad, cuentan con dos estilos: ESB y American Pale Ale. No tomó mucho tiempo optar por la Extra Special Bitter, a la que los chicos de La Independencia han bautizado como Así no ESB. De primera impresión, es una cerveza correctamente respetuosa del estilo inglés. Sus notas aromáticas de nueces y toffee completadas con un bouquet terroso se entrelazan muy bien con su sabor maltoso y ligeramente tostado. El amargor adecuado equilibra muy bien esta cerveza que no impacta pero deleita. Espero poder probar pronto la Mandarina Bomb.

Mi Tercer Lugar: Alcohol por Volumen: 5 % | Amargor: 38 IBU aprox. | Color: 10 SRM aprox.

Alcohol por Volumen: 5 % | Amargor: 38 IBU aprox. | Color: 12 SRM aprox.

Mi segunda elección ha sido elaborada por  Cerveza Costumbres, los mismos que producen una Andina Amber Ale con quinua, una Cream Ale con vainilla y una Smoked Porter con algarrobina. Tuve el placer de degustar estas tres cervezas y reseñar las dos primeras. Sin embargo, tengo que señalar que esta Red X IPA con jengibre no quedó muy bien parada. Incluso si se tratase de una English-style IPA, se extraña el carácter de los lúpulos en nariz. Su sabor es predominantemente maltoso con una sensación de acidez que sospecho proviene de la carbonatación. El aroma y sabor del kión son perceptibles y no dominan sobre otros descriptores, lo que es lo ideal para mantener siempre la personalidad de la cerveza. Estaré atento a los nuevos lotes de esta IPA de Costumbres para sacarme el clavo.

Tienda de Cervezas Artesanales
Mi Tercer Lugar: Alcohol por Volumen: 7,1 % | Amargor: 35 IBU aprox. | Color: 10 SRM aprox.

Alcohol por Volumen: 7,1 % | Amargor: 35 IBU aprox. | Color: 12 SRM aprox.

Termino mi breve visita con una cerveza que nunca falla si lo que buscas es aplacar la sed. Una pinta de la American-style pale ale de Antígona desaparece de mi vaso en un santiamén. Creo que viene recuperando el aroma y sabor que hizo que se la catalogara como una de las mejores en su estilo durante el 2015. Les incluiría la foto si no fuera por el hecho de que todavía falta algo de pulso en Mi Tercer Lugar para servir una caña que luzca como se debe. O tal lo que hace falta es destreza. Un detalle que estoy seguro César Montoya sabrá corregir. Después de todo, si ha logrado convertir a Mi Tercer Lugar en una parada de hidratación obligada para quienes estamos de paso por el Cercado de Lima, no me queda duda que el servicio de draft será también de los mejores en corto tiempo.

¡Salud!


Mi Tercer Lugar
Jr. Camaná 482, Cercado de Lima

Animación Lúpulo Draft Bar (Patrocinador)

Leave a Reply