Cerveza à la Artesanale

 

Cuenta la confirmada historia que hace unos pocos años una gran cervecería quiso darle un nuevo giro a su línea de cervezas y organizó un concurso entre sus empleados. Durante el concurso, los colaboradores de la compañía se dividieron en grupos para diseñar el concepto de una nueva cerveza. Dicha cerveza tendría que ser algo nuevo, algo que la compañía no haya hecho nunca. Los equipos tendrían que describir el estilo y perfil de la cerveza, mas no darle un nombre ni proporcionar la receta. Muchas ideas se presentaron, incluyendo cervezas achocolatadas y cervezas cargadas de lúpulo. Un solo equipo resultó ganador. Pero el líder de ese equipo no llegó a ver la materialización de la idea. Al menos no mientras continuó trabajando para la mundialmente famosa cervecería. Tendría que esperar unos pocos años.

Si hay algo que el boom de las cervezas artesanales ha revelado es que hay un buen número de consumidores que buscan cervezas de sabores y aromas intensos. Conscientes de ello, no son pocas las grandes cervecerías que apuestan por producir cervezas que puedan resultar atractivas a tal nicho de público cautivo de las cervezas. Estos lotes son pequeños al compararse con los lotes de las cervezas menos aromáticas y más bebestibles de venta masiva que estas macrocervecerías producen. Sin embargo, en muchos casos continúan siendo lotes mayores a los que producen las microcervecerías. Si a esto le sumamos la mayor red de distribución y el mayor presupuesto publicitario, es obvio que la idea de capitalizar las nuevas oportunidades del mercado no es para nada descabellada.

También es obvio que los grandes de la cerveza no son enemigos de los más pequeños. Al menos, no más de lo que lo son de los otros grandes de la competencia. Por el contrario, las cervezas artesanales les hacen indirectamente un favor a las macrocervecerías. Al abrir un nuevo segmento del mercado y fomentar su crecimiento, los pequeños cerveceros vienen alimentando a un nuevo grupo de consumidores que podrían en cualquier momento optar por una cerveza de estilo artesanal. Tal vez lo hagan por el diseño de la botella o etiqueta, o quizá porque su sabor es justo lo que estaban buscando. O tal vez no. Tal vez solo la prueben una vez. O tal vez no. El mercado, finalmente, es para todos.

Alcohol por Volumen: 5,8 % | Color: 8 SRM aprox. | Amargor: 44 IBU

Alcohol por Volumen: 5,8 % | Color: 8 SRM aprox. | Amargor: 44 IBU

Un primer ejemplo de estas cervezas à la artesanale es la Nitro IPA de la gran cervecería Guinness. Con un diseño que incluye la firma del maestro cervecero y los cinco lúpulos empleados, la lata incluye el tradicional widget patentado por Guinness. Es una IPA en el estilo inglés, por lo que no tiene la potencia aromática de las IPAs elaboradas en Perú al estilo estadounidense, exceptuando la Rebel Indian de Oveja Negra, de estilo inglés. Que sea una english IPA, desde luego, no es un defecto. Es el ligero gusto a nitrógeno lo que me parece incorrecto. Un gusto que las notas tostadas de la clásica Guinness Draught (Irish dry porter) seguramente se encargan de cubrir. Además  está el hecho de que tengas que esperar a que el color melón grisáceo de la cerveza se asiente. Es que al mezclarse el color ámbar oscuro de la cerveza con el nitrógeno lo que se obtiene inmediatamente es una apariencia de chupe de camarones mezclado con unas gotas de tinta de calamar. Nada atractivo durante casi diez largos segundos. En el balance, no me agrada mucho esta cerveza, pero tampoco es que me desagrade. Evaluación: 3/5

Alcohol por Volumen: 5,42% | Color: 3 SRM aprox. | Amargor: 25 IBU aprox.

Alcohol por Volumen: 5,42% | Color: 3 SRM aprox. | Amargor: 25 IBU aprox.

El segundo ejemplo, este sí disponible en Lima, es la línea de cervezas Patagonia, producidas en Argentina por la Cervecería Quilmes del portafolio AmBev. Elaboradas con lúpulos patagónicos, solo tres estilos se están importando a Perú: amber lagerbohemian pilsener y weisse (hefeweizen). Para este artículo seleccionamos la bohemian pilsener porque no hay muchas de ese estilo por aquí. Correctamente dicho, está elaborada en el estilo czech premium pale lager pero con ingredientes de la región. Se presenta muy limpia en los perfiles de aroma y sabor. Buen cuerpo, considerando el estilo. Bien hecha. Me gusta. Decido tomarme otra. Salvando los estilos, superior a la Nitro IPA. Lo que me sorprende, de todos modos, es el bajo precio de venta, considerando que son cervezas importadas y que, supuestamente, son cervezas de una calidad mayor a las conocidísimas cervezas Quilmes de la misma cervecería. Es tan bajo el precio que casi cuestan lo mismo que una artesanal peruana. Evaluación: 4/5.

Alcohol por Volumen: 7 % | Color: 12 SRM aprox. | Amargor: 40 IBU aprox.

Alcohol por Volumen: 7 % | Color: 12 SRM aprox. | Amargor: 40 IBU aprox.

Y para terminar, una cerveza hecha en Perú por Backus-SAB MillerAbraxas es su nombre y estoy seguro que muchos de ustedes la han visto, e incluso algunos la han probado. Así que era mi turno. Con un precio en verdad moderado, considerando su presentación única de 750 ml y el notorio mayor costo de la botella, Abraxas es una cerveza de estilo belga. Para ser más específicos, diremos que es una dubbel. Como tal, es una cerveza correcta y, aunque hay un cierto sabor en el bajo amargor residual que no logro identificar, es muy agradable. Está elaborada con tres maltas de cebada y una malta de trigo. La etiqueta también menciona el uso de azúcar, pero debe ser un almíbar oscuro para obtener el color final. Pocas son las cervecerías que realizan una segunda fermentación en botella sin mencionarlo en la etiqueta. Habría que preguntarse cuál fue la razón por la que Abraxas no se lanzó originalmente en una presentación más pequeña. Aunque tal vez sea algo que está en los planes de mediano plazo.Evaluación: 4/5

Debo concluir recordando la definición de cerveza artesanal contribuida por Charles Papazian en una entrevista. Dicha definición menciona tres factores fundamentales para que la cerveza sea reconocida como artesanal por la Brewers Association de EE.UU. Uno de esos factores es que la cervecería donde se elabora debe ser pequeña. Como sabemos, Guinness, AmBev y SAB Miller son cervecerías de presencia mundial y, por lo tanto, estas tres cervezas no pueden ser consideradas como artesanales. Pero tal como dijo hace poco uno de los importadores de lúpulos para la microindustria cervecera local, deberíamos dejar de hablar de cervezas artesanales y no-artesanales. De lo que deberíamos hablar es de buenas cervezas y malas cervezas. Al menos el maestro cervecero de la historia que abre este artículo sabe muy bien que, artesanales o no-artesanales, él solo visualiza buenas cervezas.

¡Salud!

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.