La Tónica del Asunto

Cerveza Hops (publicidad)

Sábado por la noche y yo me dirijo al sur una vez más. La enorme publicidad luminosa de una marca de bebidas gasificadas me pone a pensar en cuánto ha avanzado esta industria que se inició en el siglo XVIII cuando Joseph Priestley logró disolver gas carbónico en una cierta cantidad de agua destilada. Algo más de 100 años después, el farmacéutico John Pemberton preparó un jarabe medicinal a base de hojas de coca y nueces de cola que mezclaría luego con agua carbonatada. Una vez que esta combinación se industrializó, el mundo se vio invadido por tales bebidas. Pero cuando en pleno siglo XXI, escucho que se está elaborando un jarabe artesanal —este sí lo es— con auténtica corteza de cinchona officinalis (alias: árbol de la quina), que este jarabe se está mezclando con agua correctamente carbonatada y que el producto se está embotellando en pequeños lotes, lo que tengo que hacer es correr a conseguir unas botellas de La Condesa de Chinchón y probarlas para ustedes.

Pero también le hecho mano a otras marcas, entre nacionales e importadas, para poder emitir una opinión informada. Tengo siete marcas de agua tónica distintas, cuatro en botella y tres en lata. Todas en su presentación más pequeña. Todas bien frías, como debe ser si se quiere mantener la carbonatación de una bebida. Todavía no entiendo cómo algunos pueden beber gaseosa ‘sin helar’. Siete copas iguales y numeradas, todas frías. Bloc de notas. Lapicero. Cata a ciegas.

El doble proceso de carbonatación de La Condesa de Chinchón le otorga dos distintos tamaños de burbuja.

El doble proceso de carbonatación de La Condesa de Chinchón le otorga dos distintos tamaños de burbuja.

Los criterios de evaluación en esta oportunidad son tamaño de burbujas, nivel de carbonatación, vivacidad, sabor y aroma. No hay que ser Martin Riese para elaborar una cartilla de degustación de agua tónica. Cuatro de las marcas importadas que probé mostraron burbujas pequeñas y la quinta mostró burbujas grandes. Las dos marcas nacionales, La Condesa de Chinchón es una de ellas, mostraron burbujas pequeñas y grandes. Mientras las burbujas pequeñas indican que el COestá bien disuelto en el agua, las burbujas grandes tienen menor presión y se rompen con facilidad creando esa sensación chispeante sobre la nariz cuando la acercas a la copa. A pesar de esto, percibí las mejores sensaciones de carbonatación y vivacidad en boca con la combinación de burbujas pequeñas y grandes de La Condesa de Chinchón y las grandes burbujas de la marca importada. Ahora viene lo más importante.

Resultó muy sencillo notar que una de las importadas tenía un sabor dulce y bajo aroma, otra tenía notas cítricas y aroma floral, la tercera mostró un aroma neutro y un agradable amargor, la cuarta marca ofrecía notas florales y aciduladas pero un muy bajo amargor con sensación dulce y la última de las importadas liberaba también aromas florales pero su sabor era el de una gaseosa de lima y limón ligeramente dulce. En una de las dos marcas nacionales percibí también el ligero aroma floral y un ligero amargor con un final semi-dulce de saborizante artificial. Es sorprendente cómo todas estas diferencias y similitudes toman un nuevo cariz cuando se realiza una comparación de sus precios en el mercado local. Para mi gusto, una de las importadas en lata se lleva el tercer lugar y el segundo lugar le corresponde a una de las importadas en botella.

Tienda de Cervezas Artesanales
Superior en cuatro de nuestros cinco criterios de evaluación, La Condesa de Chinchón.

Superior en cuatro de nuestros cinco criterios de evaluación, La Condesa de Chinchón.

Si bien la parte estética de tener burbujas de dos tamaños resulta algo inusual, la sensación de carbonatación y vivacidad en boca hacen que La Condesa de Chinchón le de una delicada sensación chispeante a un gin & tonic (en una proporción de 100 ml de agua tónica por cada 30 ml de gin). Algo que se pierde rápidamente con las otras marcas de agua tónica. Pero lo más saltante es que el agua tónica de La Condesa tiene un prolongado amargor natural que, sin embargo, no resulta invasivo al mezclarse con el gin. Sus aromas de pieles cítricas naturales de limón criollo, toronja, lima y naranja refuerzan todavía más la sensación de frescura esperada en un highball tan clásico como el gin & tonic. Esto además permite jugar con la selección del garnish que irá en el vaso alto o copa balón con mucha mayor libertad. Pero ese es otro tema. Mi propósito fue evaluar diferentes marcas de agua tónica y elegir la más destacada y esa es La Condesa, salvo mejor paladar.

El veraniego Gin & Tonic cobra una nueva dimensión con La Condesa de Chinchón.

El veraniego Gin & Tonic cobra una nueva dimensión con La Condesa de Chinchón.

Algo que aprendí el 2016 es que la rentabilidad del negocio de las aguas gasificadas es muy baja. Hay que vender cantidades industriales de ellas para que realmente funcione el negocio. De ahí la necesidad de las grandes corporaciones de industrializar, masificar y abaratar sus productos con el resultado conocido de un sabor procesado. Si a esto le sumamos la huella de carbono de la importación de algo tan consumido hoy como el agua tónica, la cordura nos dice que es el momento de optar por un producto local y de pequeños lotes de muy buena calidad como La Condesa de Chinchón. Las grandes marcas podrán ocupar inmensos paneles publicitarios al lado de la carretera, pero ya no ocuparán las repisas de mi refrigeradora. Así que me voy a conseguir más botellas a Licorerías Almendariz, las únicas tiendas donde está disponible La Condesa de Chinchón.

¡Salud!

4 Comments

Leave a Reply