Dos Años Rebosantes de Cerveza

 

Cómo pasa el tiempo. Hace cuatro años, Lima era una ciudad con una susurrada revolución de cervezas de botellas pequeñas y nombres extraños. Para conocerlas, había que ir hasta alguno de los pocos locales que las vendían. Para probarlas en casa, había que hacer lo mismo. Un año más tarde, existían dos tiendas virtuales de cerveza artesanal, una de ellas continúa con gran éxito, y meses más tarde se iniciaría el primer servicio de cervezas por suscripción. A fines de septiembre de 2016, el primer beer shop de Lima abrió sus puertas con un amplio repertorio de cervezas artesanales locales y cervezas importadas muy bien seleccionadas. Desde Miraflores, la revolución de la cerveza comenzó a declamar a vivas voces. Desde hace dos años, una de esas voces le pertenece a La Cerveteca.

En La Cerveteca nunca dejarás de encontrar novedades.

En La Cerveteca nunca dejarás de encontrar novedades.

Y es que sumada a los dos taprooms miraflorinos, en el 2016 La Cerveteca abrió sus puertas para completar la oferta cervecera del distrito y casi la de todo Lima, ante la falta de otros negocios de igual éxito e influencia en la escena cervecera limeña. Si La Barra de Grau llegó en el 2015 para dominar las ventas por Internet, La Cerveteca llegó en el 2016 para dominar las ventas presenciales, para darle al cliente esa oportunidad de revisar las etiquetas, de tocar las botellas, de cambiar de marca en el último segundo, de aumentar una botella más al plan original.

Ya desde principios del 2017, La Cerveteca comenzó a realizar entregas de cerveza a domicilio, algo que incluso se ha mejorado recientemente con el empleo de un servicio de reparto gourmet muy en boga en la actualidad. Así que si acabas de ver una nueva cerveza que alguien subió a instagram, no dudes que La Cerveteca la tiene y que la puedes recibir en tu hogar o en tu oficina. Una de estas novedades es la Sandijuela, una session IPA con sandía de cervecería Zátara. Toda una sorpresa probarla y disfrutarla —mi previa experiencia con la Mbomba de la misma cervecería no fue positiva— con sus notas de sandía presentes pero sin distraer de los aromas y sabores característicos del estilo, entre los que destacan los frutos cítricos y tropicales, pino y resina. Además, correctamente etiquetada con 5,2 % alc./vol.

Haz clic aquí para suscribirte a nuestros artículos.

La Cerveteca siempre ha tenido también novedades en cervezas forasteras. Una primicia para ustedes es que degusté la cerveza Czechvar, cerveza hecha en la ciudad checa de Budějovice. Dicha ciudad es llamada Budweis en alemán, por lo que la cerveza es la original Budweiser (recordemos que -er es el gentilicio alemán). Pero distintas acciones legales le dieron a AB Inbev derechos sobre el nombre en Canadá, EE.UU. y Brasil, así que para estos mercados y para el Perú, la cerveza hecha en República Checa se llama Czechvar y en el mercado europeo se denomina Budweiser Budwar. Por su parte, la famosa Budweiser hecha en EE.UU. y en cervecerías filiales es llamada Bud en Europa. Lo importante es saber que esta cerveza, en su estilo dark lager, ya está en Perú y su precio es muy competitivo tratándose de una cerveza importada desde Europa.

Una muestra de algunos de los beer box sets que encuentras en La Cerveteca.

Una muestra de algunos de los beer box sets que encuentras en La Cerveteca.

Los box sets de cervezas belgas con copa incluida son el sueño de cualquier coleccionista. Pero si sólo quieres la copa con el logo de tu marca favorita, también la puedes comprar en La Cerveteca al igual que cristalería cervecera alemana Spiegelau. Ahora que si únicamente estás interesado en las botellas de cerveza belga, la selección ofrecida aquí es muy amplia. Una novedad entre las cervezas hechas en Bélgica es la Pêche Lambicus de Timmermans, que resulta ser superior a la Pêcheresse de Lindemans. Empecemos por el hecho de que la Pêche tiene 4 % alc./vol. contra el 2,5 % alc./vol. de la Pêcheresse y continuemos por el menor dulzor de la primera y el exceso de dulzor de la segunda. Lo que sí hay que admitir es que a pesar del buen sabor y aroma de melocotón, la Pêche Lambicus no mantiene el carácter de una fruit lambic como una kriek, especialmente si se trata de una Mort Subite Kriek. Ojalá alguien se anima a importarla.

La Cerveteca: Como es tradicional, las fruit lambic vienen en botellas de 250 ml.

Como es tradicional, las fruit lambic vienen en botellas de 250 ml.

A pesar de que existen emprendimientos como cervecerías, tiendas y bares que ya han abandonado la escena, todo evidencia que la revolución de la cerveza seguirá creciendo en Perú. Por eso puedo augurar muchos años más de júbilo a La Cerveteca, que con el esfuerzo de la dupla conformada por Mandy y Víctor viene captando cada vez más público. Por cierto que, hablando de duplas, debe ser una total coincidencia que los dos negocios más exitosos de venta de botellas de cervezas artesanales peruanas sean auspiciadores de este blog. ¿O no?

¡Salud!

Leave a Reply