La Fuerza de las Cervezas Belgas

Banner Mi Tercer Lugar

 

Quienes estamos siempre buscando nuevas cervezas que probar debemos estar de plácemes. En menos de un mes, el mercado peruano ha visto la llegada de un buen número de cervezas foráneas elaboradas por cervecerías para nada desconocidas. Repasando, han ingresado a Perú una cerveza Blue Moon, cuatro cervezas Brewdog, una Lagunitas y dos New Belgium. Para completar la abundancia, Cervesia acaba de presentar cinco cervezas elaboradas en Ingelmunster, al noroeste de Bélgica, por la familia van Honsebrouck. De hecho, son ya nueve generaciones de van Honsebroucks las que conducen con éxito la cervecería del mismo nombre, cuya marca cervecera estrella es Kasteel. A continuación las reseñas de las cinco cervezas ya disponibles en Lima.

Kasteel: La Donker es la cerveza base para la Rouge.

La Donker es la cerveza base para la Rouge.

Comencemos con la Kasteel Donker. Así como ‘dunkel’ es ‘oscuro’ en alemán, ‘donker’ quiere decir ‘oscuro’ en neerlandés. Esto nos dice que con su 11 % alc./vol., esta cerveza es una Belgian dark strong ale. Y yo estaría 100 % de acuerdo si no fuera por su final muy dulce para el estilo. Todo lo demás está allí bien puesto: frutos con hueso, pan oscuro, café, especias. También unas ligeras notas de banana. Definitivamente, lo único que le quitaría para hacerla mi favorita sería el dulzor. Coincidentemente, un amigo mío publicó en sus redes sociales que ya no anda buscando la cerveza perfecta y que se siente satisfecho con ‘una rica cerveza, una buena chela que sea bebible’. Debo decir que esta cerveza lo es, incluso a pesar de no tener un final seco. Ideal para las noches de frío que ya se avecinan. Calificación: 70/100.

Tomemos ahora la Donker y agreguemos el sabor y aroma de unas cerezas ácidas. Tal vez no sean las famosas cerezas schaerbeek empleadas en la célebre kriek lambic, pero la acidez que le aportan a la Kasteel Rouge son casi suficientes para balancear el dulzor de la cerveza madre. Y digo ‘casi’ porque todavía hay una percepción dulce que puede resultar muy agradable para muchos o no tanto para unos pocos. Yo me quedo en el medio deleitándome con el intenso parecido al sabor de una trufa de chocolate y cerezas. No puedo evitar notar que el nombre de la cerveza es francés y significa ‘rojo’, color que se percibe a trasluz. En la copa (un hermoso diseño con el edificio de la cervecería justo donde se unen el tallo y el pie) el color sigue siendo casi tan oscuro como la Donker, aunque la espuma se ha contagiado del color del jugo de las cerezas. Calificación: 72/100.

Kasteel: Otro aporte de la fruta es que la graduación alcohólica ha descendido a 8 % alc./vol.

Otro aporte de la fruta es que la graduación alcohólica ha descendido a 8 % alc./vol.

Llega el turno de la Kasteel Tripel, una de las tripels más intensas que he probado hasta ahora. Así tan fácilmente no se encuentra una cerveza en este estilo con 11 % alc./vol. La intensidad también se hace presente en los aromas y sabores especiados y florales; me atrevo a decir que evocan pimienta blanca y jazmín. También se percibe almíbar en nariz, boca y regusto. Afortunadamente, el amargor logra equilibrar algo el dulzor, pero sin entregar una cerveza completamente seca, algo que me convence cada vez más que ésta es una de las características de Kasteel. Puntos extras por el hermoso color dorado de esta arrolladora cerveza. Calificación: 74/100.

La Kasteel Tripel podría ser mejor con una efervescencia más vivaz.

La Kasteel Tripel podría ser mejor con una efervescencia más vivaz.

Nunca podrá haber degustación totalmente libre de subjetividad. Lo que puede haber es una degustación con menor subjetividad y mayor credibilidad (cuando se trata del consenso de varios degustadores). Cabe mencionar esto pues yo soy un amante del café y ocasionalmente me rindo ante un buen cappuccino. Es por eso que salivé ligeramente desde que recibí la botella de nombre Barista Chocolate Quad. La calificación que le daré a esta cerveza, tal vez elevada para quienes busquen la cerveza perfecta o para quienes no gusten del café, se justifica por la variedad de placenteros aromas y sabores. Cappuccino, chocolate de leche, chocolate blanco, cocoa, panela, pan oscuro, frutos oscuros y especias conforman una equilibrada sinergia de sedoso cuerpo. Calificación: 76/100.

Kasteel: La Barista Chocolate Quad y su 11 % alc./vol. prometen calentar este otoño.

La Barista Chocolate Quad y su 11 % alc./vol. prometen calentar este otoño.

Indudablemente, la joya que Cervesia acaba de traer al Perú se llama Cuvée du Château Premier Cru. Ojo con estas dos últimas palabras pues denotan una cerveza considerada por el productor como de mayor nivel. Siendo ‘Grand Cru’ un indicador de máximo nivel. Si te gustan las cervezas belgas, es muy probable que también te guste el vino. Y viceversa. En cuyo caso, ya has visto esta denominación. Lo pertinente aquí es la complejidad de esta quadrupel de 11 % alc./vol. y las generosas y robustas notas de Madeira, frutos negros, cacao, especias, tueste, infusiones florales y café. Por último, un final semi-seco y un ligero regusto a cacao visten de placer cada sorbo, grande o pequeño. Todo depende de tu cuan rápido sucumbas ante la tentación de no compartirla con nadie. Calificación: 82/100.

Kasteel: El color le aporta mucha personalidad a esta cerveza.

El color le aporta mucha personalidad a esta cerveza.

Quiero terminar destacando la gran intensidad alcohólica de cuatro de estas cinco cervezas (11 % alc./vol.). La quinta también es intensa, ojo (8 % alc./vol.). Esto debe llevarte a la moderación y, de ser posible, al disfrute en el solaz de tu hogar. Escoge un libro, reúnete con esa persona especial o siéntate a ver el último episodio de tu serie favorita y destapa una de estas botellas. Olvídate de los estilos. Besa tu copa. Nunca nadie estuvo listo para el primer beso. Tu cerveza sí.

¡Salud!

Leave a Reply