Consanguinidad para la Cerveza

Cerveza Hops (publicidad)

 

Corría el año 2013 y Lima no conocía todavía de cervezas artesanales peruanas en botella. Sin embargo, ya existían nanocervecerías en Lima, Huaraz, Trujillo y Tacna y había algunas docenas de personas elaborando cerveza en casa o pensando hacerlo. Habiendo apenas regresado de Inglaterra, Antonio Roig era una de esas personas. Dispuesto a retomar el pasatiempo de hacer cerveza en casa, Antonio decide empezar enfocándose en la calidad del insumo más importante: el agua. Así es como acude a su gran amigo, Rodrigo Tapia, quien siempre fue un experto en tratamiento de agua. De hecho, a eso se dedica Rodrigo hasta ahora. Al enterarse que ya se despertaba un nicho de consumidores de buenas cervezas, Antonio y Rodrigo deciden asociarse y apostar en grande. Así les puedo resumir el inicio de Jack Vled & Co., la cervecería de Pachacámac.

La línea de cervezas Jack Vled posan para la foto en la puerta de un mash tun.

La línea de cervezas Jack Vled posan para la foto en la puerta de un mash tun.

“Nos llevó tiempo encontrar un local que se adecuara a lo que buscábamos”, me cuenta Antonio Roig. Una vez ubicado dentro de la microcervecería, puedo imaginar la dificultad que representa hallar un local de esta dimensión. Fue en el 2014, tras conseguir ubicación, que el proyecto Jack Vled & Co. comienza a tomar forma. Al tener gran experiencia en el diseño, fabricación y montaje de plantas de tratamiento de agua, Rodrigo Tapia se encargó del diseño de los tanques de maceración, cocción y fermentación. “Toda la planta se fabricó en Perú y algunos componentes tuvieron que ser importados”, refiere Rodrigo.

Lo que no dejan de señalar Antonio y Rodrigo es que el diseño de la planta se realizó observando las recomendaciones y ciertas especificaciones de Maik Assmann, alemán de buen kilometraje en la producción de cervezas. Como head brewer, Maik es un miembro clave en el equipo y el concertista encargado de la ejecución de las partituras, a las que llamaré ‘recetas’, creadas por Brad Kraus exclusivamente para Jack Vled & Co. “Brad monitorea constantemente la calidad de las cervezas que elaboramos”, añade Alejandro Tapia, hermano de Rodrigo y gerente general de la compañía. Brad Kraus es un cervecero de prestigio internacional ganado a través de la conducción de cervecerías en Colombia y Panamá. El equipo se completa eficientemente con Carlos ‘Chino’ Patiño como fuerza de ventas. Pero las verdaderas estrellas son las cervezas.

Vista de la totalidad del moderno equipamiento empleado en el tratamiento del agua con la que se elaboran las cervezas Jack Vled.

Vista de la totalidad del moderno equipamiento empleado en el tratamiento del agua con la que se elaboran las cervezas Jack Vled.

Para mí fue una grata revelación haber descubierto dos de las cuatro cervezas Jack Vled a mediados de octubre de 2017, algo que los mismos productores ignoraban. Tampoco voy a negar que me entusiasmó mucho lanzar la reseña de Kántor India Pale Ale como primicia el 24 de aquel mes. Se trataba, y se trata, no sólo de una cerveza limpia, sino que además mantuvo su delicioso sabor a lo largo de la media hora que me demoré en beberla. Es que me distraje compartiendo mi descubrimiento en privado con otros educados consumidores de cerveza. A los pocos días de publicada aquella reseña, pude contar con las otras dos cervezas que me faltaba probar.

Tienda de Cervezas Artesanales
Jack Vled: Kántor India Pale Ale servida en el vaso correcto. Y aclaro que el vaso no es mío.Kántor India Pale Ale servida en el vaso correcto. Y aclaro que el vaso no es mío.

Kántor India Pale Ale servida en el vaso correcto. Y aclaro que el vaso no es mío.

Si todavía no has leído las reseñas de Kántor India Pale Ale, Jack Vled Irish Red, Gomes Cerveza Porter y Dr. Ooul Pale Ale en nuestra fan page en Facebook, te invito a hacerlo mientras yo bebo una Kántor servida directamente del tanque de maduración. Mis reseñas y apreciaciones son obviamente algo personal, pero mantengo mi posición de que las cuatro cervezas de bandera de Jack Vled & Co. están todas entre lo mejor que se lanzó el 2017. Por eso seguiré contándoles de mi visita a la planta.

Haz clic aquí para suscribirte a nuestros artículos.

Y ya que hablaba de tanques, aquí en la cervecería hay tres tanques de fermentación/maduración de 2500 lts, sin contar el brite tank, y el espacio y conexiones ya están listas para recibir igual o mayor número de tanques en el mediano plazo. “La capacidad del brewhouse es de 1200 a 1300 litros, así que realizamos dos cocciones para llenar uno de estos tanques”, especifica Maik Assmann mientras se cerciora de que mis cubrezapatos, algo que no usaba desde que nació mi hija, continúen en su sitio.

Perfectamente pulcro Mike Assmann sirviendo una Jack Vled del tanque.

Perfectamente pulcro Mike Assmann sirviendo una Jack Vled del tanque.

Hablar del branding de Jack Vled es un tema aparte. Desde los diseños de los personajes centrales de cada etiqueta pasando por las historietas detrás de ellos hasta la aplicación para smartphones, todo nos dice que el Conejo, el Tigre de Bengala, el Jabalí y el Búho están preparados para dar el salto y tomar por asalto el 2018. Y antes que me preguntes por el peculiar nombre de la marca, debo señalar que estoy aliviado de que no lleve ninguna mención de santidad. Por el contrario, Antonio me cuenta que basándose en el color rojo oscuro de la Jack Vled Irish Red, el nombre es un guiño sanguíneo. Vlad Drăculea fue el nombre del sangriento personaje histórico rumano que inspiró a Bram Stoker a escribir Drácula. Vlad = Blad. Y ‘blad’ y ‘bled’ son los sonidos que los oídos no entrenados atribuyen a la palabra inglesa ‘blood’, que significa ‘sangre’. Si no me crees lo de ‘blad’ y ‘bled’, no eres profesor de inglés.

Jack Vled: Antonio, Alejandro, Rodrigo y Maik antes de mi triste momento de partir.

De izq. a der. y de arriba a abajo: Antonio, Alejandro, Rodrigo y Maik antes de mi triste momento de partir.

Si todavía crees que es difícil conseguir unas Jack Vled y comprobar lo buenas que son, aprovecho para recomendarte a dos de mis gentiles auspiciadores: La Barra de Grau y La Cerveteca. Qué sería de este blog sin ustedes, chicos. Además, Rodrigo me comenta que ya están en negociaciones para llegar a un supermercado. Y finalmente, pronto el patio frontal de la cervecería se convertirá en un auténtico Biergarten con largas mesas en las que podrás llegar a beber tus cervezas de barril y degustar uno que otro piqueíto. La oferta gastronómica en esta zona de Pachacámac es amplia, pero una que esté bien casada con una buena cerveza no hay. Así que tan pronto sepa algo nuevo, te cuento. Mantente en contacto y no dejes de leernos.

¡Salud!

Animación Lúpulo Draft Bar (Patrocinador)

Leave a Reply