El Regreso del Conejo

Publicidad de Mi Tercer Lugar

 

Han pasado ya casi tres años desde que mis ojos se toparon con unas botellas de cerveza con una forma muy distinta a la de mayoría de las otras botellas. De hecho, tuve que pedirle a alguien que me confirme que lo que mis ojos estaban viendo, aquellos envases de vidrio cubiertos de atractivas etiquetas, eran botellas de cerveza. Fue el 19 de octubre de 2017, para ser más preciso, que descubrí la existencia de Jack Vled y Kántor. Un mes después conocí a Dr. Ooul y Gomes. Lo que no recuerdo es cuándo dejé de verlos. Pero eso no importa. El conejo, el tigre de bengala, el búho y el jabalí han regresado y lo han hecho acompañados ahora de un perro calato y una ratona.

La Kántor del 2017 reportaba 6,5 % alc./vol. en la etiqueta.

La Kántor del 2017 reportaba 6,5 % alc./vol. en la etiqueta.

Así es. La cervecería Jack Vled ha vuelto para quedarse y esta vez con dos estilos más. Como no podía ser de otra manera, tengo para ti las reseñas de sus 6 estilos. Y empiezo con Kántor, la English IPA. Con un correcto 6,4 % alc./vol., el tigre de bengala presenta aromas herbales con acentos de pan oscuro y un cariz de albaricoque, mientras que los sabores son de miga de pan integral y toques de mate y té negro. Mi descripción podría ser más amplia de no ser por la excesiva carbonatación que además dificulta el servicio de la cerveza. Un pequeño detalle por corregir. Calificación: 64/100.

Continúo ahora con la cerveza que le da el nombre a la cervecería. ¿O es al revés? Lo cierto es que el conejo Jack Vled es una Irish red ale con un tenor alcohólico de 4.8 %. Su bouquet es herbal, pero lo que más destaca es su perfil de caramelo y toffee acompañado de notas de tostadas. El pan tostado también se repite en boca junto con el toffee. Su expresión maltosa se acompaña de una sutil manzana madura y un matiz de cebada tostada. El moderado amargor, su fresco ingreso y bajo contenido alcohólico la convierten en una cerveza muy fácil de beber. Calificación: 71/100.

Las etiquetas actuales presentan los mismos personajes aunque con una distribución diferente.

Las etiquetas actuales presentan los mismos personajes aunque con una distribución diferente.

Es el turno de Gomes, el jabalí que representa una English porter. Manteniendo el 5 % alc./vol. de la versión 2017-2018, esta cerveza presenta un gran brillo fácil de percibir a pesar de su intenso color marrón oscuro con brillos de rubí. La nariz nos habla de nibs de cacao y café de prensa francesa al tiempo que el paladar describe chocolate oscuro y café americano. El amargor es moderado y el regusto remite a granos tostados. El generoso cuerpo y la tersa textura completan una muy buena experiencia. En sí, es una cerveza impecable aunque podría expresar más chocolate dulce que café. Calificación: 72/100.

La franja inferior es uno de los nuevos detalles en las etiquetas.

La franja inferior es uno de los nuevos detalles en las etiquetas.

Momento de reseñar la Dr. Ooul, un búho aristocrático que nos trae una English pale ale. Y esto debe quedar muy claro: no es una American pale ale. Pocos están al tanto de que cuando una cerveza inglesa de la familia bitter se embotella, pasa a llamarse English pale ale. Si la Dr. Ooul de Jack Vled fuera una ale acondicionada en barril, sería una strong bitter por su 6 % alc./vol. Una vez aclarado esto, puedo pasar a describir la cerveza. Ésta dibuja aromas de orejones, mate de hierbas y corteza de pan con sutiles toques de té verde. En boca, las frases son de miga de pan, peras e infusión herbal con un sutil regusto de menta. Una cerveza verdaderamente fresca de agradable y persistente amargor. Calificación: 73/100.

La Dr. Ooul 2020 deja de ser una best bitter para convertirse en una strong bitter.

La Dr. Ooul 2020 deja de ser una best bitter para convertirse en una strong bitter.

El primero de los dos nuevos estilos de Jack Vled es una Weissbier, presentada esta vez por una ratona de nombre Zaza. Al servir la cerveza incorporando todo el sedimento correctamente contenido en la botella, la apariencia es adecuadamente turbia y de un tono dorado intenso. La alta cabeza se muestra también impecable en un color blanco tiza y una gran densidad. La evaluación organoléptica revela notas aromáticas de plátano de la isla maduro, clavo de olor y goma de mascar, además de sabores de tortilla de trigo, clavo de olor, plátano palillo y un delicado amargor que evoca especias y flores. La vivaz efervescencia típica en el estilo y la esponjosa textura nos redondean una cerveza altamente refrescante y deliciosa. Calificación: 74/100.

La opacidad y carencia de brillo es una indudable característica en una Hefeweizen.

La opacidad y carencia de brillo es una indudable característica de una Hefeweizen.

Concluyo con la cerveza que para mí es la mejor de este fenomenal 6-pack de cervezas Jack Vled. Estoy hablando de Floki, una Munich helles representada por un perro calato. De antemano, quiero expresar que me siento complacido de que otra microcervecería peruana esté apostando por una cerveza lager. Para hacerle el honor debido a esta cerveza, consigo mi mejor Bierkrug o jarro cervecero. Desde ya, puedo decir que el brillo es notable permitiéndome admirar su color dorado. Los aromas son de masa de pan y lúpulos florales con sutiles notas especiadas. El sabor susurra notas de miga y corteza de pan con delicados toques florales y un amargor moderado, tal como es el gusto de los bávaros. El final es seco dejando en el balance un notable equilibrio entre maltas y lúpulos nobles. Realmente una cerveza fresca y ligera que traerá muchas satisfacciones en esta primavera que se inicia en un par de días. Calificación: 77/100.

Un Krug o Seidel tiene capacidad para medio litro de cerveza, mientras que un Stein puede contener un litro de cerveza.

Un Krug o Seidel tiene capacidad para medio litro de cerveza, mientras que un Stein puede contener un litro de cerveza.

Si algo de Jack Vled llamó mi atención cuando apareció en el mercado en el 2017 fue su apego a los estilos británicos con su Irish red ale, English porter, English pale ale e English IPA. Su retorno este 2020 nos hace intuir que mantendrán su romance con los estilos europeos, empezando con la incorporación de dos estilos alemanes: Münchner hell y Weißbier. Quién sabe si en el 2021, Jack Vled nos pueda sorprender con algunos estilos belgas o con una auténtica plzeňské de estilo checo. La calidad mostrada por este 6-pack anuncia el gran regreso de una marca que se hizo extrañar durante más de un año. Desde luego, hay que decir que algunos detalles deben ser ajustados para lograr competir con las microcervecerías de Arequipa, Cusco, Lima y Tacna ya posicionadas en la preferencia de los beer lovers peruanos. Quizá sea innecesario decir que los más beneficiados seremos los consumidores.

¡Salud!

Leave a Reply