Los Refrescantes Highballs

Cerveza Hops (publicidad)

 

Seguramente muchos de ustedes habrán escuchado y/o utilizado el término ‘trago corto’ en referencia a una bebida alcohólica (generalmente, de bajo precio y calidad). Es por esta connotación que a mí, personalmente, me disgusta el uso del término para denominar a una bebida hecha a base de algún espirituoso. “No, gracias, a mí el ‘trago corto’ me cae mal”. Si nos detenemos a analizar el término desde un ángulo menos condescendiente y más técnico, ‘trago corto’ no es más que la traducción literal del término inglés ‘short drink’. Estas bebidas son aquellas que servimos en un vaso old-fashioned, on-the-rocks o vaso de whisky, cuyo capacidad varía entre 6 y 9 oz manteniendo una proporción muy cercana al 1:1 de diámetro y alto. Pero mi mayor problema radica en el uso del peyorativo ‘trago corto’ incluso cuando alguien bebe algo tan sencillo como un Chilcano de Pisco o algo más elaborado como un Tom Collins. Me encantaría algún día poder escuchar a alguien decir “a mí, sírveme un ‘trago largo’, por favor”.

En su definición más purista, un ‘long drink’ (‘trago largo’) es una bebida alcohólica elaborada en base a un destilado o licor y servida en un vaso highball o vaso alto (8-10 oz de capacidad) que mantenga una proporción alrededor de 1:3 de diámetro y ancho y que además esté lleno o casi lleno de hielo. Dentro de la familia de long drinks, el grupo más popular es el de los llamados highballs. La definición de un highball es, entonces, mucho más sencilla: un highball es un long drink en el que el vaso se llena utilizando un mixer carbonatado o gasificado. Si no queremos dejar lugar a la interpretación, diremos que un highball es una bebida alcohólica que se prepara con un destilado o licor al que se le adiciona una bebida carbonatada y se sirve en un vaso highball lleno o casi lleno de hielo. Así pues, un Chilcano de Pisco es un long drink y al mismo tiempo un highball, pero un Tom Collins es solo un long drink.

Highballs: Un long drink como el Tom Collins puede ser muy elegante.

Un long drink como el Tom Collins puede ser muy elegante.

La gran mayoría de highballs se prepara agregando también unas gotas o algunos mililitros del zumo de alguna fruta cítrica y unos pocos incluyen también un golpe o dash de bitters (en plural, por amor de Dios). Dada esta definición, podemos, entonces, preparar una infinidad de highballs si antes nos proveemos de una onzera medidora, una cucharilla de bar, un exprimidor de cítricos (opcional) y una servilleta cóctel para cada vaso. También quiero tomarme la libertad de dejarles algunos parámetros que les permitan alcanzar cierta consistencia en las preparaciones que realicen para sus invitados.

  1. Asegúrense siempre de medir la capacidad real del vaso. El método que les recomiendo para medir la capacidad de un vaso es bastante simple. Llenen una taza medidora con ocho onzas de agua (8 oz) y viertan el líquido en el vaso. Si el vaso no se ha llenado hasta el borde, continúen agregando agua con la ayuda de una onzera medidora o jigger. Una vez que el agua haya llegado al borde, la cantidad vertida dentro del vaso será la capacidad del mismo.

     

    Highballs: La simplicidad de un Chilcano de Pisco no tiene pierde.

    La simplicidad de un Chilcano de Pisco no tiene pierde.

     

  2. Añadan hielo hasta llenar el vaso. Lo ideal es utilizar siempre el mismo hielo y que este venga en cubos transparentes de buen tamaño. Una vez que el vaso este lleno de hielo, pueden comenzar a jugar con las medidas hasta encontrar una proporción que no sólo nos guste, sino que tenga también un cierto grado de fuerza. Cuando hayamos logrado esa proporción, si alguien nos pide un highball que no sea tan fuerte, lo único que tendremos que hacer es poner menos hielo en el vaso de esa persona. Y es que mientras menos hielo tengo el vaso, mayor será el volumen de gaseosa o agua gasificada que tendremos que añadir para completar el vaso y, por ende, la bebida resultará menos alcohólica. Además, menos hielo enfriará menos la mezcla de alcohol y mixer y esto hará que el poco hielo que hayamos puesto en el vaso se diluya más rápido y nuestra preparación pierda su potencia alcohólica con mayor rapidez.
  3. A menor capacidad, menos alcohol. Personalmente, mi medida ideal del destilado o amaro que empleo como base es dos onzas (2 oz) para un vaso highball de doce onzas (12 oz) de capacidad y una onza y media (1½ oz) para un vaso highball de diez onzas (10 oz). Como se sugiere en el punto anterior, lo ideal es lograr una proporción que tenga cierta intensidad alcohólica fácilmente regulable con la adición de menos hielo y más bebida carbonatada. Con esta proporción,  lograrán introducir 3 oz de mixer en su vaso de 12 oz y 2¼ oz en su vaso de 10 oz.
    Tienda de Cervezas Artesanales

     

    Highballs: La tradición argentina del Fernet con Cola.

    La tradición argentina del Fernet con Cola.

     

  4. Utilicen bebidas gasificadas heladas. Incorporar líquidos a temperatura ambiente sólo logrará derretir el hielo más rápidamente. De cualquier manera, hay que enfatizar que el propósito de un highball es ser una bebida refrescante, lo cual implica que una persona que haya elegido bien su bebida terminará de beber un highball mientras todavía exista hielo dentro de su vaso. Una vez que el vaso esté lleno hasta media pulgada por debajo del borde, se debe remover muy delicadamente la preparación utilizando una cucharilla de bar. Si hay que añadir zumos cítricos y/o bitters, hacerlo antes de comenzar a remover la preparación. Finalmente, colocar un removedor para que sea el bebedor quien termine de integrar bien la mezcla.

Para culminar, les dejo un repaso de los highballs más comunes y populares. Con pisco: Chilcano (limón tahití, bitters y ginger ale), Perú Libre (limón tahití y Coca-Cola), Lima Mule o Pisco Mule (limón tahití y ginger beer), Pisco & Tonic (agua tónica). Con ron: Cuba Libre (limón tahití y Coca-Cola), Dark’n’Stormy (limón tahití y ginger beer). Con bourbon: Presbyterian (agua con gas y ginger ale),  Horse’s Neck (Angostura bitters yginger ale). Con tequila: Batanga (limón tahití, sal y Coca-Cola), Paloma (limón tahití, sal y gaseosa de toronja). Con vodka: Vodka & Tonic (agua tónica), Moscow Mule (limón tahití y ginger beer). Con gin: Gin & Tonic (agua tónica). Con scotch: Mamie Taylor (limón tahití y ginger ale), Scotch & Soda (agua con gas). Con Fernet: Fernet con Cola (Coca-Cola). Con Pimm’s: Pimm’s Cup (7-Up). Con Campari: Campari & Soda (agua con gas), Americano Highball (vermouth rosso y agua con gas).

 

Highballs: A pesar de no servirse en vaso alto, este Moscow Mule respeta la proporción, el destilado de base, el mixer gasificado y el abundante hielo.

A pesar de no servirse en vaso alto, este Moscow Mule respeta la proporción, el destilado de base, el mixer gasificado y el abundante hielo.

No olvidar, primero, que la moda del Gin & Tonic venida de España exige que la bebida se sirva en una copa globo y con un perfect serve (servicio perfecto) con una proporción 1:4 (50 ml gin y 200 ml agua tónica). Personalmente, prefiero la proporción 1:2 (60 ml gin y 120 ml agua tónica). Segundo, el Moscow Mule (y Lima Mule) se sirven, generalmente, en mugs de cobre. Y tercero, el mundo de los long drinks es más amplio si se considera que aún no hemos cubierto las preparaciones que emplean jugos o zumos de fruta como mixer y tampoco hemos discutido las bebidas que son batidas en la coctelera antes de ser vertidas en el vaso con hielo para luego ser completadas con algún mixer. Pronto encontrarán un artículo sobre ellas.

¡Salud por ello!

Animación Lúpulo Draft Bar (Patrocinador)

Leave a Reply