Hop’N’Roll

Cerveza Hops (publicidad)

 

No es casualidad ni aliteración o rima que John Lee Hooker haya decidido dejar de lado al vino en su famoso blues titulado One Bourbon, One Scotch, and One Beer. Los estilos musicales de raíces estadounidenses son contemporáneos con los primeros destilados del continente americano y, claro, con la cerveza. Para ese entonces nadie cultivaba uvas vinícolas todavía en EE.UU. Esa asociación histórica es la que sigue reinando en los shows en vivo de tales corrientes musicales, especialmente si se trata de una fiesta rockera realizada en las compartidas instalaciones de las microcervecerías Beer Stache y Oveja Negra. El evento llamado Drink Up Vol. I tuvo una buena convocatoria el último jueves 2 de febrero y allí estuvo nuestra cámara fotográfica.

Ante nosotros está la batería cervecera de Beer Stache con sus tres clásicas y conocidas presentaciones de estilo belga: Blanche (witbier), Blonde (blond ale) y Rouge (dark strong ale). En el segundo escenario está la banda de los Oveja Negra: Indian Rebel (red ale), Strong (brown ale) y Traviesa (fruit beer). Como en la primera fiesta realizada aquí durante la Lima Beer Week 2017, Le Petit Breton ha traído sus chorizos artesanales. Bebida y comida dispuestas frente a nuestro lente.

Drink Up: Una de mis favoritas de la noche: Blanche, la Belgian witbier de Beer Stache.

Una de mis favoritas de la noche: Blanche, la Belgian witbier de Beer Stache.

Así que comenzamos con una cerveza fresca y de perfil aromático y seco. La alcoholicidad ligeramente intensa de la Blonde de Beer Stache nos dará un pequeño pero necesario sacudón y así convertiremos este jueves en un viernes. Una vez saciada la sed inicial, mantenemos control de nuestra temperatura corporal bebiendo cantidades moderadas de Traviesa, la fruit beer de Oveja Negra elaborada con maracuyá sobre una base de American pale ale, y Blanche, la Belgian witbier de Beer Stache. Poco tiempo después, se nos abre el apetito. Hora de recargar energía.

Entonces corremos a la ubicación de Le Petit Breton y saciamos el hambre con un sándwich de pan ciabatta y chorizo artesanal, que maridamos con una Indian Rebel de Oveja Negra. Las notas maltosas y acarameladas de la cerveza, además de sus generosos lúpulos aromáticos, la hacen un gran acompañamiento para nuestro suculento snack. Justo en ese momento, notamos la llegada de la banda de rock Víbora. La noche promete ponerse todavía mejor.

Tienda de Cervezas Artesanales
Drink Up: Choripan artesanal para matar el hambre.

Choripan artesanal para matar el hambre.

Y comienza a sonar el rock’n’roll y nuestro espíritu se desborda. Los acordes de la guitarra saturada en el preamp, las graves notas del bajo con una redonda ecualización, los golpes de la tarola, el estruendo del platillo crash y el brillo del hi-hat, acompañan al cantante que se entrega al público entonando Come as You AreHighway to Hell, Born to Be Wild, Smoke on the Water y muchos otros temas que hacen delirar a los presentes. La sed se acrecienta. La verdadera fiesta acaba de comenzar.

Drink Up: Parte del grupo Víbora, entregándose al público.

Parte del grupo Víbora, entregándose al público.

Y las gargantas se contagian del éxtasis dejando ingresar la Rouge de Beer Stache y la Strong de Oveja Negra mientras dejan salir los estribillos algo destemplados de Corazón Espinado, Triste Canción de AmorEl Extraño del Pelo Largo, Sexo y De Música Ligera. Todo con tal de no dejar solo al cantante. Las paredes resuenan mientras vamos identificando los rostros de muchas personas relacionadas al pequeño gran mundo de la cerveza artesanal. Todos coincidimos que la reunión nocturna pone.

Drink Up: Inseparables. Cerveza y rock'n'roll.

Inseparables. Cerveza y rock’n’roll.

Nos despedimos de los amigos de Oveja Negra y Beer Stache tras agradecer su gentil invitación. Pero nos rehusamos a irnos al escuchar el alarido que da inicio a Highway Star. Esperamos la pronta realización del Drink Up Vol. II y prometemos volver a la planta de Beer Stache y Oveja Negra para seguir más de cerca su crecimiento. Lima es un pañuelo, pero esta vez no lo sacudimos al ritmo de la marinera. Por esta noche lo amarramos alrededor de nuestras ligeramente plateadas sienes y absorbemos la magnitud de la ciudad. La escena cervecera limeña no es nada aburrida, pero pronto tendremos que salir de ella para conocer otros escenarios. Cerveza no faltará. Pero lo más importante es que no faltará con quién compartirla ni buena música para acompañarla. Larga vida al rock’n’roll. Larga vida a la cerveza.

¡Salud!

Animación Lúpulo Draft Bar (Patrocinador)

Leave a Reply