Mozo, Sírveme la Copa Sucia

 

Recuerdo bien a algunas de las personas que me motivaron a aprender. El profesor de historia me dijo un día, “Se nota que te sabes las letras, ¿pero sabes lo que significan?” Así fue como aprendí inglés. Años después, un compañero en Galax me comentó, “cantas muy bien, pero te falta la pronunciación”. Me pasé horas y horas escuchando cada sílaba, cada sonido, en cada canción una y otra vez, hasta malograr los botones de varias caseteras. Siempre me gustó que me señalaran errores que yo no veía. Quizá por eso hago lo mismo. Dicen por ahí que no hay feedback malo, que todo feedback es bueno. A pesar de eso, muchos odian que les diga que su cristalería está sucia. Yo lo veo. Muchos otros ya lo ven. En vasos de bares y restaurantes, en fotos de Facebook e Instagram, aún persiste el vaso sucio, la copa sucia. También persisto yo.

copa sucia: Para muchos, encontrar algo reprochable en esta copa (sin lavar) es igual a exagerar.

Para muchos, encontrar algo reprochable en esta copa (sin lavar) es igual a exagerar.

Es pensando en aquellos que todavía me creen exagerado o los pocos que defienden lo indefendible con argumentos como “esas fotos impecables que tú mencionas son fotos photoshopeadas” que hoy replanteo el primer tema cervecero que escribí para la revista Catering & Gastronomía hace más de tres años: la copa sucia vs la copa beer-clean, el vaso sucio vs el vaso adecuadamente limpio para el servicio de cerveza. ¿Cómo detectar esta suciedad? Aquí van cuatro señales inconfundibles.

 

1. Burbujitos y Burbujitas: como bien explica un video compartido en una comunidad cervecera digital hace apenas unos días, las burbujas adheridas a la pared interna del vaso son una señal inequívoca de poca limpieza. La cristalería impecable debe estar libre de partículas de polvo, pelusa de secador, restos de cloro en el agua, grasa, etc. o cualquier minúscula ‘protuberancia’ en las paredes interiores de la cristalería. Debajo de la espuma de la cerveza sólo debes ver líquido rubio, ámbar, marrón, negro, cualquier color adecuado, pero sin burbujas. Si gustas, ya puedes volver a la primera foto.

Cerveza deliberadamente servida en una copa sucia (llena de polvo).

Cerveza deliberadamente servida en una copa sucia (llena de polvo).

2. Falta de Rectitud: si pudiste ver la segunda foto y contener las ganas de vomitar, te felicito. Lo malo es que voy a tener que pedirte que la vuelvas a ver. La separación entre la espuma de color beige y el líquido de color cobrizo debe ser una línea perfectamente recta, como trazada por un cirujano. Cualquier pequeño lunar de burbujas hacia abajo o cualquier corte de líquido hacia arriba es otra indudable señal de que estás a punto de beber de una copa sucia o de una copa que no está 100 % limpia. Y aquí es donde hay que tener cuidado con las siguientes dos señales.

copa sucia: Foto sin editar (excepto por la marca de agua) y tomada con un celular, donde destaca la línea recta entre espuma y líquido.

Foto sin editar (excepto por la marca de agua) y tomada con un celular, donde destaca la línea recta entre espuma y líquido.

3. Sube como la Espuma: si bien es cierto que un exceso de espuma es generalmente causado por algo que los cerveceros conocen como gushing, muy poca espuma o la ausencia de ésta puede ser la consecuencia de un vaso grasoso. Creo que no debe ser difícil convencerte de que la grasa y la suciedad son capaces de cortar cualquier espuma. Si ese shampoo que siempre usas produce abundante espuma de burbujas pequeñísimas, debe ser porque lavas tu cabello con frecuencia. De lo contrario, tendrías poca o nada de espuma al momento de asearte en la ducha. ¿Cómo comprobar que el problema es que la cerveza tiene muy poca espuma? Fácil. Sirve la misma cerveza en otro vaso o copa. Si todavía no hay espuma, lo más probable es que la cerveza no esté adecuadamente carbonatada.

Haz clic aquí para suscribirte a nuestros artículos.

4. Vestida de Encaje: conocida como ‘encaje de Bruselas’, una pequeña o regular cantidad de espuma puede adherirse a las paredes de la cristalería, pero siempre por encima del nivel del líquido. Incluso puede quedarse adherida a la copa siempre que ésta no esté sucia. Aunque es cierto que no todas las cervezas muestran buena adhesión (la propiedad de la espuma que permite que se forme el encaje), un vaso sucio puede impedir que se logre dicha adhesión. Si bien ésta no es una clara señal de suciedad en la copa, sí puedo decirte que si logras ver buen encaje pegado al vidrio vacío, debes sentirte contento de que tu copa estuvo impecable.

copa sucia: Un vaso lleno de encaje te confirma total pulcritud.

Un vaso lleno de encaje te confirma total pulcritud.

Como verás, beber en un vaso 100 % limpio es algo que te mereces; mucho más aun si estás pagando por el servicio. Si vas a beber en casa, asegúrate de no servir tu cerveza en una copa sucia. Sobre todo, asegúrate de no subir la foto si la cristalería no está perfectamente limpia. No difundas malos ejemplos. Si encuentras un mal servicio en algún local, reclama. Reclama un vaso limpio. Reclama una nueva cerveza. Y si tomas fotos de la ocurrencia de una copa sucia con cerveza, no me las envíes para que yo las publique. Usa #respetamicerveza y cuélgalas tú mismo. Ya es hora de que alguien más se coma el pleito.

¡Salud!

No Responses

Leave a Reply