Coronación de la Cerveza*

Cerveza Hops (publicidad)

 

No hay que recorrer mucho esta ciudad para encontrar que algunos establecimientos no conocen cómo servir una cerveza correctamente, ni es necesario pasar horas en las redes sociales para encontrar fotos de cervezas incorrectamente servidas colgadas por muy alegres consumidores y, en algunos casos, hasta por los organizadores de festivales cerveceros.

Cómo Servir Cerveza: El correcto servicio es lo único que nos ayudará a evaluar una cerveza como debe ser.

El correcto servicio es lo único que nos ayudará a evaluar una cerveza como debe ser.

Es por ello que, en aras del respeto que una bebida tan histórica merece, correré el riesgo de ser catalogado de snob y les daré algunas sugerencias para lograr la máxima experiencia cervecera en casa. Así estaremos en la posición de exigir el mismo respeto la próxima vez que salgamos a beber una buena cerveza.

Al polo no es cool

La cerveza, como el vino, debe servirse a una temperatura que permita la expresión de los sabores y aromas contenidos en la botella. Lo recomendable es servir las cervezas de menor contenido alcohólico a bajas temperaturas (4 a 7°C), y retirar de la nevera las cervezas de mayor graduación alcohólica con anticipación para que logren temperatura de cava (12 a 14°C). Cualquier temperatura por debajo de los 4°C impedirá la correcta evaluación sensorial de la cerveza.

Cómo Servir Cerveza: Cristalería cervecera (de izq. a der.): vaso pilsener, vaso cáliz, copa snifter, vaso weizen y copa de cata.

Cristalería cervecera (de izq. a der.): vaso pilsener, cáliz, copa snifter, vaso weizen y copa de cata.

No irse de boca

Así como no imaginaríamos degustar una cena a oscuras, no deberíamos beber la cerveza directamente de la botella. Hacerlo nos priva de la apreciación visual del color, espuma y carbonatación de la cerveza, y también tira al tacho la ardua labor que realizan los maestros cerveceros en busca de dichos atributos. Desde luego, podemos beber “a pico” nuestra cerveza favorita de verano o aquella que siempre llevamos al picnic. Pero si vamos a probar algo nuevo, que sea en copa o vaso de vidrio.

Tienda de Cervezas Artesanales
Cómo Servir Cerveza: Cerveza red ale servida en una copa mal lavada.

Cerveza red ale servida en una copa mal lavada.

Ahí nos vidrios

Lo mejor para degustar una cerveza es una copa o vaso que esté acorde con el estilo de aquella que se va a beber. Ciertos estilos de cerveza tienen copas con curvaturas convergentes y divergentes que facilitan la percepción de sus características resaltantes. Los bordes que se alejan del centro de la copa sirven de apoyo a la corona de espuma y son la norma para cervezas tipo pilsener, mientras que los bordes que se acercan al eje de la copa concentran y retienen los aromas. Estas son ideales para la mayoría de las ales. La cristalería alta y delgada, por otro lado, nos invita a apreciar el color y translucidez de una cerveza.

Limpio de polvo y paja

A diferencia del vino, la cerveza sí delata un vaso que no está ciento por ciento limpio para el servicio de cerveza (beer clean). El vaso debe estar completamente libre de grasa, restos de detergentes y residuos de agua dura. Desde luego, algunos dirán que pueden percibir esto a través de su agudo olfato, pero solo la cerveza hace que estos defectos de limpieza sean claramente visibles. ¿Y cuáles son estos indicadores visuales de un lavado inadecuado? Por un lado, se forman grupos de burbujas adheridas a la pared interna de la copa en las áreas “sucias”. Por otro, la línea que se forma entre la corona de espuma y el líquido de la cerveza no es perfectamente recta, mostrando sectores zigzagueantes o burbujas por debajo de ella.

Cómo Servir Cerveza: Cerveza red ale servida en una copa ‘beer clean’.

Cerveza red ale servida en una copa ‘beer clean’.

¿Y cómo se logra un vaso beer clean?

Métodos y procedimientos detallados abundan en las redes, pero lo principal es utilizar un detergente libre de color y aromas. El mercado limeño cuenta con dos marcas de lavavajillas de líquido neutro. Pero quizá puedo dejar un par de trucos muy sencillos. El primero consiste en dar el último enjuague utilizando agua embotellada sin gas antes de poner las copas a escurrir. Esto reducirá las manchas blanquecinas que deja el agua de la red. Y el segundo es algo que ayuda mucho con las cervezas de abundante espuma como las ales de trigo y las cervezas belgas: enjuagar el interior del vaso justo antes de servir empleando agua embotellada helada. El ligero enfriamiento atenuará la altura de la espuma en la medida justa. Voilà! Ya estamos listos para abrir una botella.

Hora de disfrutar

Al servir, se sugiere hacerlo hasta el borde y con una corona de espuma agradable a la vista. Una manera eficaz de lograr esto es comenzar con el vaso inclinado a 45° colocándolo lentamente en posición vertical tras haber llenado tres cuartas partes del vaso. La segunda es servir en posición vertical hasta llenar el vaso, esperar a que la espuma baje y repetir hasta lograr la corona deseada. Ahora solo queda practicar, ir al bar y evaluar el servicio. Si éste es deficiente, debe exigirse un nuevo vaso o copa. Ya es hora de respetar también a la cerveza.

Artículo originalmente publicado en la Revista Catering & Gastronomía, Nº1, 2015.

Leave a Reply