Una Refrescante Cosecha

Recuerdo que hace aproximadamente cuatro años, escuché a mi amigo Mark Ryan, natural de Manchester, Inglaterra, conversar con otro de mis amigos sobre algo llamado ginger beer plant. Dado que la conversación que sostenían era en inglés, mi mente no pudo dejar de imaginar una planta con raíces, tallo, hojas y hasta flores. Algo que, por supuesto, llamó inmediatamente mi atención y me llevó a participar de la charla. Por alguna razón más que natural, la plática se centró en la calidad de la ginger beer preparada en casa y desvió mi interés por el vegetal construido por la ingeniería de mi mente. Unos minutos después, terminé con la promesa de Mark de obsequiarme una de sus “plantas” de cerveza de jengibre.

Cuando algunos días más tarde recibí dos ejemplares de la ginger beer plant, no fue ninguna sorpresa tener en las manos dos recipientes de vidrio cuidadosamente cerrados a prueba de aire e impurezas.  Uno de los sendos ejemplares de la “planta” dentro de los pequeños barriles de vidrio había sido hecho a base de jengibre fresco picado y el otro a base de jengibre en polvo.  La razón por la que las plantas en frasco no me sorprendieron es que ya había tenido la oportunidad no solo de volver a conversar con Mark y preguntarle si ginger beer plant en verdad se refería a una especie de hierba o arbusto, además había degustado ginger beer helada de una botella que Mark gentilmente me obsequió.  Otra cosa que ya había hecho también es mezclar esta cerveza artesanal de kión con pisco y hielo; la experiencia fue sublime.  El suave cosquilleo del sabor natural del jengibre en la lengua le daba al pisco una potenciada frescura, a lo cual se sumaba la fragancia frutal y especiada de este chilcano artesanal.

Ginger beer carbonatándose mientras reposa en botellas tipo carboy. (Imagen:SproutSimplicity.wordpress.com)

Ginger beer carbonatándose mientras reposa en botellas tipo carboy. (Imagen:SproutSimplicity.wordpress.com)

La historia, lamentablemente, no fue completamente feliz. Mi experiencia a cargo de mi minúscula plantación fue un desastre. Nunca encontré el tiempo para alimentar mis plantas y prodigar los cuidados que todo ser vivo merece. Avergonzado, le conté a Mark de mi fracaso y creo que llegué a leer un “git” en su mirada. Pero afortunadamente para mí, y para este blog, el paciente inglés me obsequió además de otra planta, el alimento para ella. Y es que esta planta de ginger beer necesita de muchos cuidados.

Pero déjenme darles los detalles de lo que realmente es una planta de ginger beer. Se trata de un organismo vivo que se originó en el siglo XVIII en Inglaterra. Para ser más específicos, se trata de una colonia simbiótica compuesta de una levadura (Saccharomyces florentinus) y una bacteria (Lactobacillus hilgardii) que no requiere levadura de cerveza como muchos creen o proclaman. Tras “cosechar” el fruto líquido de la planta, esta es dividida en dos, lo que genera un crecimiento geométrico que resultará en una provisión eterna de ginger beer que requiere ser compartida. Sin embargo, incluso hoy en Inglaterra es difícil encontrar plantas que provengan de la ginger beer plant original. Es obvio, entonces, que resulta [casi] imposible que exista un retoño de la planta británica aquí en Lima, Perú.

La ginger beer es un ingrediente esencial en este Kentucky Buck de Erick Castro, Boilermaker. La receta la completan unas fresas picadas y machacadas,bourbon, zumo de limón amarillo, jarabe blanco y amargo de Angostura.

La ginger beer es un ingrediente esencial en este Kentucky Buck de Erick Castro, Boilermaker. La receta la completan unas fresas picadas y machacadas, bourbon, zumo de limón amarillo, jarabe blanco y amargo de Angostura.

Aún así, es muy fácil iniciar nuestra propia planta en casa, como se hace en muchísimos lugares donde existe predilección por bebidas deliciosas, libres del sabor extremadamente dulce de la mayoría de brebajes de producción y consumo masivos. Más aún, la cerveza de jengibre fresca no contiene alcohol y es una bebida probiótica, por lo que podemos estar seguros de sus varios beneficios a nuestro organismo. A continuación les dejamos el procedimiento para iniciar su propia planta de cerveza de kión, tal como nos enseñó el buen Mark Ryan.

Para iniciar nuestra propia planta de ginger beer necesitaremos jengibre o kión fresco, agua libre de cloro y azúcar blanca. Además, utilizaremos un frasco grande de vidrio de aproximadamente ¾-1 litro de capacidad, gasa de cocina, un palillo de bambú y unas cucharas medidoras.

Primero, esterilizamos el frasco de vidrio y colocamos en él una cucharada de jengibre finamente picado. Posteriormente, añadimos agua hasta completar tres cuartas partes de la capacidad del frasco y añadimos dos cucharaditas de azúcar blanca. Revolvemos enérgicamente con el palillo de bambú hasta lograr una abundante cantidad de burbujas en la superficie. Finalmente, cubrimos la boca del frasco con la gasa de modo que la planta respire y al mismo tiempo quede libre de impurezas del ambiente.

Ración diaria de jengibre picado y azúcar para la ginger beer plant. (Imagen: ZeroWasteChef.com)

Ración diaria de jengibre picado y azúcar para la ginger beer plant. (Imagen: ZeroWasteChef.com)

Alimentaremos la planta con dos cucharaditas de jengibre picado y dos cucharaditas de azúcar todos los días durante siete días. No debemos olvidar revolver diariamente con el palillo de bambú, aunque ahora lo haremos delicadamente, justo antes de proporcionar a la ginger beer plant su sustento diario de jengibre y azúcar. Al término de esta semana, la planta presentará una superficie espumosa y un aroma agradable, en cuyo caso, hemos tenido éxito. Si el olor o aspecto fuera desagradable, descartar la preparación y volver a empezar. Nuestro siguiente paso será preparar y embotellar nuestra ginger beer con la “cosecha” de nuestra planta.

Manera correcta de proteger la ginger beer plant de las impurezas del aire sin prevenir la ventilación. (Imagen: ALifeUnprocessed.blogspot.pe)

Manera correcta de proteger la ginger beer plant de las impurezas del aire sin prevenir la ventilación. (Imagen: ALifeUnprocessed.blogspot.pe)

Para la elaboración de la ginger beer necesitaremos azúcar blanca, agua sin cloro, zumo de limón amarillo y el líquido de la ginger beer plant.  Además, utilizaremos un recipiente estéril como una olla grande de acero, un cucharón de acero, un embudo de acero y unas botellas esterilizadas.

Primero, disolvemos dos tazas de azúcar en 24 tazas de agua. Posteriormente, añadimos ¼ de taza de zumo de limón amarillo (se puede reemplazar con zumo de limón tahití) y 6 onzas del líquido que se obtiene al colar la planta de ginger beer. Finalmente, embotellamos el líquido dejando una pulgada y media de espacio para la gasificación y tapamos las botellas herméticamente. Lo único que resta es esperar que el líquido cosechado de la planta interactúe con la preparación fresca y produzca una fermentación y gasificación natural. Algo que toma 4-7 días, dependiendo de las condiciones climáticas. Cuando estemos seguros que el nivel de gasificación y fermentación es de nuestro agrado, llevamos las botellas a refrigerar para detener (o sólo desacelerar) el proceso natural de fermentación.

Lo único que resta es dividir la planta drenada en dos, colocar cada mitad en un frasco y cubrirlas con una taza de agua tibia sin cloro. Dejamos reposar 24 horas y luego empezamos a alimentar las plantas como ya se ha descrito.

Como pueden ver, la elaboración de la ginger beer artesanal es muy simple y bastante fructífera. Así que sugerimos compartan esta práctica con sus amigos y familiares, obsequiándoles tal vez una de las dos plantas que obtendrán tras la primera partición.

Ginger beer, Amazonian Gin Company, zumo de limón rugoso y jarabe de muña componen este delicioso Harper Mule de Luis Flores, Amaz.

Ginger beer, Amazonian Gin Company, zumo de limón rugoso y jarabe de muña componen este delicioso Harper Mule de Luis Flores, Amaz.

Recomendamos beber la ginger beer bien fría, o mezclarla con pisco en lo que constituirá un spinoff del Moscow Mule (vodka + ginger beer + zumo de limón tahití). Esta reversión conocida como Lima Mule o Pisco Mule viene gozando de buena popularidad en las barras limeñas. También aconsejamos experimentar con las proporciones de azúcar si lo que buscan es una bebida más seca. Estamos seguros que descubrirán el placer de tener su propia “plantación” de cerveza de jengibre en casa. Un enorme agradecimiento a Mark Ryan, de Manchester, Inglaterra, con cuya autorización hemos compartido esto con todos ustedes. Muy pronto compartiremos con ustedes un método para la elaboración de ginger beer empleando levadura, pero esta no será de cerveza.

¡Salud con un Lima Mule!

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.