Afinando Placeres*

 

Así como un luthier construye violines que nos entregan sublimes melodías en las manos de un buen concertista, un afinador logra quesos que nos llevan a la cúspide de un placer gastronómico tan antiguo como el disfrute del vino. Pero el afinador sólo se encarga de ciertos tipos de quesos que requieren curado o añejamiento. Y aunque la Federación Internacional de Productos Lácteos reconoce sólo 500 tipos de queso, se ha identificado más de 1000 variedades alrededor del mundo. Más de un centenar de ellos se encuentran hoy en Lima en Cheese Corner.

cheese corner: Increíble la felicidad que se siente sólo con ver una tabla de quesos como ésta.

Increíble la felicidad que se siente sólo con ver una tabla de quesos como ésta.

La curaduría de quesos en Cheese Corner involucró pruebas de más de 1000 variedades de quesos. Finalmente, la selección actual incluye quesos artesanales de granja, algunos elaborados con leche cruda o no pasteurizada, lo que permite percibir el terroir que alimenta al ganado de origen.

 

Con precios que oscilan entre S/. 16 y S/. 43 por 100 grs., aquí hay quesos afinados en Francia, Italia, Holanda, España y Suiza. Los hay duros, semi-duros, blandos, semi-blandos, curados, semi-curados, con corteza, con corteza enmohecida, sin corteza, azules, de leche de vaca, de búfala, de cabra, de oveja; un auténtico paraíso para los amantes del queso. Si de productos exóticos se trata, una de las grandes sorpresas es el queso MataLobos, hecho en España con pasta prensada de leche cruda de oveja mezclada con cerveza artesanal estilo IPA. También desde España llega una torta extremeña trufada de una placentera textura cremosa.

Cheese Corner representa nuevas experiencias para el consumidor limeño, más acostumbrado a quesos importados blandos, semi-blandos e incluso para untar. Sin embargo, existe un nicho de público habituado al placer de los quesos duros, azules y muy olorosos grandemente apreciados en otros países del orbe.

Enormes y espectaculares ruedas de queso capturan la vista al ingresar a Cheese Corner.

Enormes y espectaculares ruedas de queso capturan la vista al ingresar a Cheese Corner.

Si vamos a hablar de charcutería, están Ruliano, prosciutto di Parma (DOP) curado entre 12 y 24 meses con un delicado nivel de salazón, y Joselito, uno de los más apreciados jamones ibéricos de bellota con un mínimo de 4 años de maduración. Incluso, un Joselito Vintage añada 2008 con 8 años de maduración con mucho umami en boca presentado en un lujoso estuche de guitarra diseñado por el violinista español Ara Malikian.

La propuesta de Cheese Corner se complementa con una delicada selección de vinos de alta gama y una acertada presencia de marcas premium de caviar, aceites de oliva, chocolate y pastas. Sólo hace falta venir, elegir, adquirir y llevar. Las texturas, aromas y sabores harán el resto. La larga historia del queso así lo garantiza.

Los jamones Joselito son otras de las delicias disponibles en Cheese Corner.

Los jamones Joselito son otras de las delicias disponibles en Cheese Corner.

DESPUÉS DE COMPRAR

  • Cambia el papel film con el que está envuelto el queso por papel manteca o bolsa de papel. Esto permitirá que el queso siga respirando y evitará que sude, lo cual arruina la superficie del queso.
  • Guarda el queso ya envuelto en un recipiente con tapa hermética dentro del refrigerador para evitar que el queso absorba aromas de otros alimentos y viceversa.
  • Puedes almacenar distintos quesos en el mismo recipiente, pero usa otros recipientes para quesos azules y quesos olorosos. No querrás que tu Parmigiano-Reggiano termine oliendo a Munster.
  • Cambia el papel cada vez que retires y vuelvas a guardar el queso. Si encuentras moho en la superficie, corta o rasca esa parte con un cuchillo. No deseches todo.
  • Compra sólo la cantidad que consumirás. Ningún queso mejorará en la refrigeradora.
  • Retira el queso de la refrigeradora, al menos una hora antes de consumir. Se expresará mejor a temperatura ambiente.
Un mundo de quesos te espera en Cheese Corner.

Un mundo de quesos te espera en Cheese Corner.

LO QUE DEBES PROBAR

  • Gorgonzola Piccante DOP (vaca pasteurizada – Lombardía, Italia): persistente e intenso en boca. Maridaje: Belgian Dark Strong Ale como la St. Bernardus Abt. 12
  • Mozzarella di Bufala DOP (búfala pasteurizada – Campania, Italia): dulce sabor con aromas a cuero nuevo. Maridaje: Kölsch como la Früh Kölsch
  • Bonde du Poitou (cabra pasteurizada – Poitou-Charantes, Francia): toque a nuez. Maridaje: Witbier como la Hoegaarden Blanche
  • Mimolette (vaca pasteurizada – Lille, Francia): sabor a avellana dulce. Maridaje: Lambic como la Cantillon Lambic
  • Tunworth (vaca pasteurizada – Hampshire, Inglaterra): sabor a setas. Maridaje: American Pale Ale como la Sierra Nevada Pale Ale
  • Brillat Savarin (vaca pasteurizada – Île-de-France, Francia): toques de mantequilla, minerales y cítricos con presencia láctica. Maridaje: Berliner Weiße como la Kindl Berliner Weisse
  • Westcombe Cheddar (vaca cruda – Somerset, Inglaterra): textura compacta que se deshace limpiamente en boca dejando un regusto de matices de aromas y sabores. Maridaje: American IPA como la Bell’s Two Hearted Ale
  • Stilton (vaca pasteurizada – Leicestershire, Inglaterra): mantecoso en textura con una memorable nota mineral en boca. Maridaje: Doppelbock como la Paulaner Salvator
  • Stracchino Stagionato di Capra (cabra cruda – Lombardía, Italia): corteza de sabor intenso, persistente y penetrante mientras que la pasta es de sabor más suave y textura mantecosa. Maridaje: Weißbier como la Schneider Weisse Tap 7 Mein Original
  • Cornish Kern (vaca pasteurizada – Cornwall, Inglaterra): toques lácticos y notas de nuez y caramelo. Masa compacta con algunos cristales por el tiempo de maduración. Maridaje: Fuller’s ESB

*adaptación de la publicación original en la edición junio 2018 de la Revista Sommelier


Cheese Corner
Av. Santa Cruz 891, Miraflores
lunes — sábados 10:00 a.m. — 8:00 p.m.

Leave a Reply