Una Variedad Muy Especial

Banner Mi Tercer Lugar

 

El mercado cervecero peruano, sobre todo el mercado limeño, siempre ha tenido marcadas fluctuaciones cuando se trata de cervezas importadas. Cervezas artesanales españolas, estadounidenses e italianas llegaron y se fueron. Algunas con más prisa que otras. La misma suerte la corrieron incluso cervezas de orígenes ya clásicos como Bélgica, Inglaterra y Alemania. Afortunadamente, el crecimiento de la oferta cervecera local parece haber tenido un impacto favorable en la importación de nuevas marcas en el primer semestre del 2019. Hoy, podemos decir que ya tenemos en Perú una marca representativa de Chile. Si no las has probado aún, permíteme presentarte tres cervezas Kunstmann.

Las cervezas Kunstmann salieron al mercado en 1991. (foto: cerveza-kunstmann.cl)

Las cervezas Kunstmann salieron al mercado en 1991. (foto: cerveza-kunstmann.cl)

Se dice que la historia de Cervecería Kunstmann se inicia en 1989 cuando Armin Kunstmann se topa con el seminal libro The Complete Joy of Home Brewing (1984) de Charlie Papazian. Sólo dos años después, la cervecería ya se comienza a comercializar y para 1995 Kunstmann tiene una gran distribución en el sur de Chile, desde Temuco en La Araucanía hasta Castro en Los Lagos. Dos años más tarde, se funda la actual cervecería Kunstmann en la zona de Valdivia conocida como Torobayo. Hasta hoy en día, allí se producen hasta 16 estilos de cervezas Kunstmann, pero fueron tres cervezas en particular las que le dieron inicio a la reputación de la que hoy goza la marca. A continuación, te presento las reseñas de estas tres cervezas.

 

Para mantener la tradición alemana de su familia y de las cervezas de Valdivia, Armin Kunstmann inició su proyecto cervecero produciendo una lager. Podemos decir con mucha exactitud que se trata de una international pale lager muy fresca y de agradables aromas y sabores de granos frescos y soda crackers. Su equilibrado amargor la hace distinguirse de las American lagers casi omnipresentes en Latinoamérica y el resto del mundo. Su lúpulo Hallertauer le brinda limpias notas de flores y especias y su amigable 4,3 % alc./vol. hace que sea muy fácil de beber. Calificación: 58/100.

Sólo dos tipos de malta se emplean en la Kunstmann Lager.

Sólo dos tipos de malta se emplean en la Kunstmann Lager.

La primera vez que probé la Torobayo de Kunstmann, me sucedió lo mismo que le debe haber sucedido a todos los que la probaron tras leer el ‘Pale Ale’ que luce la etiqueta. Si has tomado un buen número de pale ales (y si sabes distinguir entre English pale ales y  American pale ales), te darás cuenta que Torobayo no encaja en este estilo. Y eso es genial. Tomemos la receta de la lager de Kunstmann, agreguemos malta caramelo para lograr un brillante color ámbar y usemos lúpulo Hallertauer. Lo más lógico sería una levadura para lager, pero en lugar de eso, la Torobayo emplea levadura de ale, seguramente a bajas temperaturas de fermentación y maduración para lograr una cerveza de una mínima expresión frutal.

Clic aquí para suscribirte a nuestros artículos.

Torobayo es, entonces, una cerveza de estilo único. Una cerveza muy refrescante, con una cierta inclinación hacia el perfil de las maltas y que bien podría ser evaluada como una muy buena aproximanción al estlo alemán oriundo de Düsseldorf: Altbier. Cierto que como Altbier, necesita una mayor expresión de maltas y algo más de amargor. Pero es innegable que Torobayo, desde el lúpulo, es una muy buena cerveza de corte alemán. Ahora que si no te convence lo de la Altbier, puedes degustarla con los ojos cerrados y darte cuenta que la Torobayo también podría pasar por una Münich helles si no fuera por el color ámbar y las tenues notas a melocotón. Calificación: 72/100.

La Torobayo de Kunstmann es un homenaje a la actual ubicación de la planta en Validivia, Chile.

La Torobayo de Kunstmann es un homenaje a la actual ubicación de la planta en Validivia, Chile.

A continuación, la tercera cerveza Kunstmann que compone su trilogía de cervezas pioneras. Debo decir que es mi favorita. Así es la Bock de Kunstmann y sus notas de café, cacao y tueste tanto en nariz como en boca, aunque queda un tanto más gentil en el paladar. El final es el más seco entre las tres cervezas de esta publicación y también es la cerveza de mayor cuerpo y la de mejor personalidad. También es la de mayor graduación alcohólica con su 5,3 %. Una vez más, Kunstmann utiliza su libertad para etiquetarla como  Bock. Yo la evalúo en un estilo más apropiado con su bajo contenido de alcohol: Münich Dunkel. Calificación: 75/100.

Kunstmann Bock: más color, más intensidad, más cuerpo.

Kunstmann Bock: más color, más intensidad, más cuerpo.

Kunstmann demuestra, a mi gusto, que hay ocasiones en las que la calidad y la identidad están por encima del estilo. La tradición alemana de Valdivia está muy bien rescatada y homenajeada por estas cervezas que le hacen honor a su slogan ‘Das Gute Bier’. Compruébalo degustando estas tres cervezas de Kunstmann, o cualquiera de las otras cervezas Kunstmann disponibles en Lima. Ahí están la Honig Ale (con miel de abejas), la lager Sin Alcohol,  la Session IPA, la Weissbier y la Heidelbeere (con arándanos). Yo mientras tanto, cierro esta nota mientras le doy el último sorbo a la Kunstmann Bock que pinta de ébano mi jarro.

¡Salud!

Leave a Reply