El Dialecto del Loncco

Publicidad de Jack Vled

 

Conocí a Julio Mogrovejo y Gaby Rondón en Arequipa en abril del 2019. La primera impresión me habló de un gran cuidado por sus productos, un gran cariño por lo que hacen y una gran responsabilidad por hacerlo de la mejor manera. Julio es ingeniero de profesión y lleva varios años de experiencia tras la producción de uno de los mejores chocolates del Perú. Es a través de sus viajes por el norte de Alemania que Julio Mogrovejo queda capturado por las cervezas locales; especialmente, las ales regionales de Düsseldorf y Colonia: Altbier y Kölsch. Siendo Julio un profesional que entiende lo crucial que es la fermentación en el proceso del cacao, no es de extrañar que la fermentación cervecera también lo capturara. Nace así en mayo de 2018, la cervecería artesanal arequipeña Lönka.

Las cervezas de Lönka llegaron a nosotros en el mes de octubre.

Las cervezas de Lönka llegaron a nosotros en el mes de octubre.

Lönka llega primero a mis ojos antes que a mis oídos también en el 2018. Facebook me trae las noticias de una nueva microcervecería arequipeña participando del Tuturutu BeerFest en agosto de aquel año. Lo primero que llamó mi atención fue el nombre. Tuvieron que pasar ocho meses para que Julio y Gaby me hablaran del loncco, personaje arequipeño de bigote, barba y sombrero de paja que labraba las fértiles tierras entre los ríos Chili, Vítor y Sihuas.

El nombre Lönka, entonces, busca rendir homenaje a la mujer rural arequipeña de antaño al mismo tiempo que utiliza la denominación masculina. Julio admite haber remplazado la ‘cc’ para definir claramente la pronunciación de su marca e incluido la ‘ö’ como un guiño a los estilos cerveceros de Alemania. Y es que Lönka es la única microcervecería peruana que hoy se dedica exclusivamente a la producción de estilos alemanes. Para demostrártelo, te traigo aquí las reseñas de 5 de las cervezas que hoy componen su línea.

Clic aquí para suscribirte a nuestros artículos.

Iniciamos con Entonemos (7,5 % alc./vol.), una Dopplebock cuyo nombre toma la primera palabra del himno arequipeño. Para ser más exactos, se trata de una dunkler Dopplebock; es decir, una lager oscura de gran intensidad alcohólica. Los aromas son de bizcocho, guindones y pasas, los mismos que se repiten en boca. También en nariz y boca se presentan algunas notas de mate de hierba. Pero lo que no se encuentra en el paladar es el caramelo oscuro que sí forma parte de la fragancia de esta cerveza. Y es ahí donde esta ejecución de Lönka queda algo corta. Una Dopplebock no debería ser tan seca como la Entonemos. Calificación: 62/100.

Una copa es lo más indicado para servir una Entonemos con 7,5 % alc./vol.

Una copa es lo más indicado para servir una Doppelbock.

La primera cerveza fue una lager y ahora corresponde presentar una ale. Si aún no conoces las diferencias entre estas dos familias de cerveza, este artículo nuestro te ayudará. Una de las tres ales que produce Lönka se llama Cholololo (5 % alc./vol.) y pertenece al estilo Altbier. Este estilo es básicamente una pale ale con lúpulos nobles, algo más oscura y además con un amargor ligeramente menor que el de sus hermanas de Inglaterra y Estados Unidos. Lönka entrega en esta Cholololo una buena versión de la clásica cerveza dusseldorfiense. La maltosidad de pan tostado inclina la balanza más que la frutalidad de frutos de carozo y este perfil es correcto en una Altbier. Los lúpulos son florales, especiados con finos toques herbales y otorgan un final suficientemente seco. Una apuesta osada presentar un estilo así en el mercado peruano. Calificación: 72/100.

Un vaso cilíndrico llamado Becher es lo más tradicional para servir una Altbier.

Un vaso cilíndrico llamado Becher es lo más tradicional para servir una Altbier.

Benita (4.8 % alc./vol.) es una cerveza en el estilo Kölsch y es quizá donde mejor se percibe la evolución de los procesos en la microcervecería Lönka. Me atrevo a decir que es la primera versión peruana de una auténtica Kölsch hasta ahora. Y esto se nota desde su claridad y brillo. Algo de lo que no debe quedar duda aquí es que las cervezas de estilos alemanes sin trigo son sumamente claras y brillantes. Benita tiene un muy buen brillo y sus notas delicadas de flores y manzana resaltan sobre sus sutiles acentos de vino blanco. Su final seco y su regusto de flores y cereales dulces contrastan marcadamente con la Benita que conocí en el año 2018. Ponle atención a Lönka, a menos que para ti las únicas características que debe tener una cerveza son aromas, sabores y amargor de lúpulo. Calificación: 72/100.

El vaso cilíndrico de 200 ml para una Kölsch recibe el nombre de Stange.

El vaso cilíndrico de 200 ml para una Kölsch recibe el nombre de Stange.

Inicié este artículo mencionando que Lönka nace en el 2018. Una de sus primeras cervezas es Preciosa Morena (5 % alc./vol.), una cerveza en el estilo Schwarzbier. Como acabo de decir, Lönka viene mostrando dar pasos hacia adelante y esto también se nota en su Preciosa Morena. Sí hay que decir que es la cerveza menos clara de las cinco cervezas que hoy te presento, exhibiendo un intenso color nogal coronado por un intenso beige. La percepción es de cacao, bizcocho, melaza, cebada tostada y nueces. Muy buen equilibrio junto con un amargor moderado y final seco. El prolongado regusto está perfumado de café y chocolate. Calificación: 73/100.

Aunque Schwarzbier se traduce correctamente como 'cerveza negra', estas lagers raramente alcanza ese color.

Aunque Schwarzbier se traduce correctamente como ‘cerveza negra’, estas lagers raramente alcanza ese color.

No creo equivocarme al decir que Gunther (7,5 % alc./vol.)es la cerveza más reciente en la línea cervecera de Lönka. A mi parecer, los estilos alemanes de perfil seco y fresco son los que mejor se acomodan a la mano de Julio Mogrovejo. Gunther es una lager de la categoría Bock; es decir, cervezas con una carga alcohólica superior a las cervezas que el alemán promedio consume a diario pero sin llegar a la potencia de una Doppelbock. Algunos podrían clasificarla como una helles Bockbier, pero Gunther lleva la denominación Maibock apelando al color más oscuro dentro del rango ‘helles’ (pálida). En nariz, los aromas describen pan crujiente, flores, caramelo y especias, mientras que los sabores remiten recuerdos de caramelo quemado, corteza de pan crujiente, flores y hierbas. El amargor es moderado y la amable sensación calórica es ciertamente justificada por el tenor alcohólico. Realmente, una buena experiencia cervecera arequipeña. Calificación: 74/100.

El tradicional Seidel alemán tiene asa y su capacidad es de 500 ml.

El tradicional Seidel alemán tiene asa y su capacidad es de 500 ml.

Cierto es que estas reseñas no incluyen la cerveza Ccarosa, una Hefeweizen que fue lanzada en el 2019 y que ya está disponible en botella. Espero poder pronto reseñarla adecuadamente y realizar una actualización de esta entrada. Sí. Por si no lo habías notado, hay artículos que he venido actualizando a causa de la nueva disponibilidad de algunas cervezas pertinentes para sus correspondientes artículos en este blog. Tal ves te parezca que me he desviado del tema. Lo cierto es que en mi opinión, Lönka se encamina a ingresar a nuestra lista de las 10 mejores cervecerías peruanas. Su calidad marcha in crescendo en estos dos años de operaciones. No hay nada que haga presagiar lo contrario para los siguientes años. Levanto entonces mi copa por Gaby y Julio y por los mejores años que vendrán.

¡Salud!

Leave a Reply