Las Cuatro en Punto

Cerveza Hops (publicidad)

 

A cada persona que me ha preguntado cómo empecé a interesarme por el mundo de las cervezas le he contado la misma historia. Corría agosto del 2012 y recibí la invitación para participar de una especie de focus group y degustar unas cervezas hechas a gran escala en Perú. El lugar elegido fue Cañas & Tapas. Una descoordinación provocó que los organizadores de la degustación no llegaran a tiempo. Fue en ese momento que Marco Manrique, nuestro anfitrión, comenzó a obsequiarnos pintas de cervezas inglesas y luego belgas. Tras tantos exuberantes y generosos  sorbos, llegó la sorpresa de la noche: Marco dispuso que probáramos por primera vez unas pintas de Barbarian. Cuando por fin se inició la cata para la que habíamos sido invitados, las cuatro etiquetas de Cerveza Cusqueña no quedaron bien paradas. Fue injusto, es cierto. Hace un par de días decidí darles una nueva oportunidad.

Cerveza Cusqueña: Uno de los pocos registros fotográficos de aquella noche.

Uno de los pocos registros fotográficos de aquella noche.

Recordándoles que las nuevas puntuaciones alcanzan un máximo de 100 unidades (5 puntos de apariencia, 25 de aroma, 40 de sabor, 10 de sensación en boca y 20 de impresión general), debo advertir que la intención de esta publicación no es reivindicar ni menospreciar a la conocida marca de cervezas producidas en Ate por Backus, cervecería hoy propiedad de Anheuser-Busch InBev. De hecho, tengo muchos años planeando publicaciones que describan aquellas cervezas apodadas ‘industriales’ por los productores y consumidores de  las bebidas alcohólicas elaboradas en las micro- y nanocervecerías peruanas. 

Haz clic aquí para suscribirte a nuestros artículos.

Sin embargo, algunos de ellos parecen desconocer que cervecerías como Duvel Moortgat (1,470,000 hectolitros anuales) y Sierra Nevada (1,400,000 hectolitros anuales) casi equiparan la capacidad de producción de la planta Backus Arequipa (1,600,000 hectolitros anuales), donde se elaboran las cervezas Cristal, Pilsen Callao, Pilsen Trujillo, Cusqueña Dorada, Cusqueña Negra y Arequipeña. Tal vez el desdén de algunos por las macrocervecerías tenga su origen en la presunta falta de sabor de sus cervezas. Una razón más, entonces, para degustar las cuatro variedades de Cerveza Cusqueña de una manera formal. 

Hora de poner papilas a la obra. Comenzamos con la más ligera de las cuatro: Cusqueña Dorada. Y eso lo determinamos por el color y el cuerpo incluso antes de destapar las botellas. Sólo hay que usar el sentido común. El color de la cerveza Cusqueña Dorada le hace honor al nombre.Tiene un gran brillo, aunque la permanencia de la espuma no es de las mejores. El aroma de ésta y de las otras tres cervezas en esta nota es demasiado ligero. Aquí se perciben cereales, maltas y galletas dulces así como lúpulos florales y terrosos, tanto en nariz y boca. Lo que también se llega a percibir es un muy tenue aroma sulfuroso. El amargor es muy bajo. Apostaría nuevamente que se trata de una cerveza en el estilo German Helles Exportbier, pero en versión ‘gusto peruano’. Lamentablemente el cuerpo es demasiado ligero y el final es básicamente neutro: ni amargo ni dulce. Calificación: 39 puntos.

Cerveza Cusqueña: Con 5 % alc./vol., la Dorada es la más ligera en cuerpo, aroma y sabor.

Con 5 % alc./vol., la Dorada es la más ligera en cuerpo, aroma y sabor.

La siguiente es la cerveza Cusqueña Roja y es la única international amber lager que existe en Perú. Tengo que decir que debería haber más. Nuevamente, el grado alcohólico es 5 % alc./vol. y el color, cobrizo esta vez, es correcto y atractivamente brillante. También nuevamente, los aromas y sabores son muy ligeros. Pero esta vez esos aromas y sabores son mucho más agradables y ceñidos al estilo a pesar de que alguien les ha bajado el volumen. Maltas acarameladas y corteza de pan integral son los mejores descriptores que puedo utilizar. Los aromas de lúpulo son terrosos y herbáceos. El amargor es bajo y eso no es un problema serio pues mayor amargor requeriría mayor sabor a caramelo maltoso. El cuerpo es algo ligero, pero no tanto como el de la Dorada. El final y el regusto continúan en la línea maltosa; ligera, pero maltosa. Calificación: 45 puntos.

Tienda de Cervezas Artesanales
La Cerveza Cusqueña Roja es ideal para acompañar sánguches de carne y cerdo.

La Cusqueña Roja es ideal para acompañar sánguches de carne y cerdo.

La cerveza Cusqueña que sigue correctamente la progresión es la Trigo o Wheat Beer. Y no lo hace porque tenga un mayor contenido de alcohol, pues éste es igual al de la Dorada y la Roja. Lo hace porque el cuerpo es terso por primera vez. Vale la pena también aclarar que ésta sigue siendo una lager y no una ale como son la Weißbier de Alemania, la witbier de Bélgica y la American wheat beer de EE.UU. Esto convierte a la Cusqueña Trigo en un ejemplar del estilo alternative grain beer debido a su contenido de trigo malteado. Hasta me atrevería a decir que la receta base es la de la Cusqueña Dorada. Y lo digo porque el whiff de sulfuro está presente también, además del color. Pero también están la banana y las especias y los lúpulos florales y especiados, claro que muy ligeros otra vez. No me desagrada, pero no se merece un vaso Weizen. A pesar de tener buena efervescencia (la más alta al compararla con las otras tres cervezas), no llega a ser tan fresca como una verdadera WeißbierCalificación: 41 puntos.

Cerveza Cusqueña: La Trigo sólo pierde su brillo al servir correctamente el sedimento del fondo de la botella.

La Trigo sólo pierde su brillo al servir correctamente el sedimento del fondo de la botella.

Una de las razones por las que siempre hay que considerar qué degustar primero, qué después y qué al final es que una cerveza tan dulce como la Cusqueña Negra puede hacerte pensar que todas las otras son amargas. En verdad, sigo recopilando información para explicar por qué las cervezas ‘negras’ en Perú son demasiado dulces. Esta cerveza Cusqueña Negra no es la excepción. Sobre las notas tenues de maltas tostadas y hasta un cortísimo aire de chocolate de leche predomina el aroma y sabor a azúcar rubia y almíbar de maíz. El cuerpo es denso por la exorbitante cantidad de azúcar y podría decir que percibo dextrosa en el regusto. A pesar de todo lo expuesto, sólo me queda clasificarla como una international dark lager. Lo verdaderamente correcto aquí es el llamativo y sobrio color oscuro. Calificación: 23 puntos.

Cerveza Cusqueña: La Cusqueña Negra tiene el mayor contenido de alcohol con 5,6 % alc./vol.

La Cusqueña Negra tiene el mayor contenido de alcohol con 5,6 % alc./vol.

Con toda claridad, estas cervezas han sido pensadas para satisfacer a aquellos paladares que no están acostumbrados ni familiarizados con el sabor del lúpulo ni con el gusto por un espresso sin azúcar. En cuanto a la supuesta falta de sabor, debo decir que éste es tan débil que no sobrevive las bajas temperaturas a las que se acostumbra servir las cervezas de este tipo. Cerveza Cusqueña, como marca perteneciente a un conglomerado de cervecerías, cumple con los lineamientos de optimización de los procesos de producción y aprovechamiento de los insumos. Y lo logran de una manera muy eficiente y profesional.

Haz clic aquí para suscribirte a nuestros artículos.

Ninguna de las cervezas presenta defectos de fermentación ni de conservación, algo de lo que algunas microcervecerías y nanocervecerías no se pueden jactar. En cuanto a las notas de sulfuro de la Dorada, son consideradas por la BJCP como aceptables dentro del estilo, mientras que el cuerpo ligero de la Dorada y la Roja son resultado de la alta atenuación (conversión de los azúcares en alcohol) de los mostos. En suma, son cervezas de producción y distribución a gran escala, con todo lo bueno y malo que eso acarrea. Incluyendo el hecho de que la Dorada no sea la de antes del 2012.

¡Salud!

Animación Lúpulo Draft Bar (Patrocinador)

No Responses

Leave a Reply