Sólo Fue Un Hasta Luego

Banner Mi Tercer Lugar

 

Fue el 8 de abril de 2015 en Superba que conocí a Yann Lemaire. Se trataba del lanzamiento de la barleywine que elaboraba con su entonces socio, Alain Schneider. Este blog sólo tenía ocho meses de vida y apenas cinco meses desde la publicación del primer artículo cervecero. Obviamente, una cerveza del estilo barleywine tuvo un gran atractivo en mí incluso luego de haberla probado por primera vez en el CAPFest a fines del 2014. La cerveza tenía un gran cuerpo y una robusta intensidad alcohólica. Tal vez algo más dulce de lo que debía, pero encantó a todos los que nos encontrábamos en la trastienda de la sanisidrina taberna.

John Santa Cruz, Alain Schneider, Maritza Rosales, Yann Lemaire y Daniel Alonzo en Superba el 8 de abril de 2015.

John Santa Cruz, Alain Schneider, Maritza Rosales, Yann Lemaire y Daniel Alonzo en Superba el 8 de abril de 2015.

Así eran las primeras cervezas de Yann Lemaire. Cervezas con un toque dulce que encantaron a muchos. En un país donde el café no gusta pero hay que tomarlo y eso sólo se puede hacer con azúcar, las cervezas de Yann captaron al público gracias a un moderado amargor edulcorado por dextrinas. Esto fue antes de que el francés radicado hace varios años en Perú se convirtiera en juez BJCP. Luego de su reconocimiento como juez cervecero, a Yann se le escuchó decir: “Ahora mis cervezas tienen un antes y un después”. Esto significó tomar el camino difícil: cambiar recetas con un público ya ganado por recetas más ceñidas a los patrones de una competencia.

En 2018, Yann Lemaire toma una decisión que resulta ser una arriesgada aventura. Curiosamente, todavía sin haber sido anunciada oficialmente como su nueva marca, Cervecería Lemaire obtiene una medalla de bronce con su Triple Chêne el pasado mes de octubre. La competencia que le otorgó tal reconocimiento es nada más y nada menos que la Copa Cervezas de América, una de las competencias cerveceras más prestigiosas de América Latina en la actualidad. Aquello de ‘quien no arriesga no gana’ tomó mayor fuerza en la mente de Yann. Hacia el final del año, Yann se junta con Cervecería Invictus para lograr una deliciosa saison con naranjas llamada Éphémère, una de las mejores cervezas del CAPFest del último diciembre. La cereza sobre el pastel de ese año fue la medalla de plata para la Triple Chêne en la 3ra. Copa Peruana de Cervezas.

Un limitado número de botellas de la Triple Chêne de Lemaire estuvieron a la venta.

Un limitado número de botellas de la Triple Chêne de Lemaire estuvieron a la venta.

A inicios del mes pasado, las cervezas Lemaire se lanzan oficialmente en las sedes de Miraflores y Cercado de Lima de un conocido tap room y Yann parece encontrar no sólo un nuevo rumbo, sino también un nuevo público. Entenderás, entonces, que este blog no podía quedarse sin probar los primeros lotes de Cervecería Lemaire. Así que la primera Lemaire degustada es una cerveza en el estilo Belgian pale ale, quizás una de las cervezas más oscuras en el espectro de las cervezas llamadas ‘pale’. Y no es que Yann se haya excedido en el uso de maltas acarameladas, no. Lo que trato de decir es que el estilo Belgian pale ale (va desde el dorado hasta el ámbar muy intenso) puede ser mucho más oscuro que una American pale ale (va desde el ámbar hasta el cobrizo intenso). Así que no te sorprendas cuando veas el intenso ámbar rojizo de esta pale ale belga de Lemaire. Sus notas de frutos blancos con hueso y bizcocho en nariz podrían ser algo más intensas. Asimismo, se hace extrañar un aroma algo más especiado o floral. También en boca, las maltas prevalecen sobre los lúpulos dejando la cerveza ligeramente desbalanceada pero relativamente seca. Calificación: 62/100.

Belgian pale ale de Lemaire (6,1 % alc./vol.)

Belgian pale ale de Lemaire (6,1 % alc./vol.)

La segunda cerveza en nuestra copa Spiegelau es la Belgian tripel de Cervecería Lemaire. Al igual que la Belgian pale ale, esta cerveza tiene un color correcto. Oro viejo, en este caso, aunque podría mostrarse más brillante. Los aromas son más herbales que florales y el sabor muestra las notas especiadas que uno espera en este estilo de cervezas. Tal vez no con la intensidad buscada, es cierto. Lo mejor de esta cerveza son su cuerpo y frescura con ligeros toques de hierba luisa; además, hay que reconocer que es muchísimo más seca que las primeras tripel que elaboraba Yann. Quedo expectante por degustar el siguiente lote. Calificación: 65/100.

Belgian tripel de Lemaire (8,5 % alc./vol.)

Belgian tripel de Lemaire (8,5 % alc./vol.)

Finalmente, la ganadora de la medalla de plata en la Copa Cervecera del Pacífico en el estilo Trappist single. Puede resultar confuso para algunos, pero Cervecería Lemaire etiqueta esta cerveza como una Belgian blond ale. Sin embargo, esto no es ningún truco. Inscribir una cerveza en una copa requiere evaluar en qué estilo crees que le irá mejor. Conozco muchos casos de cervezas que tienen un excelente perfil de international pale lager y se presentan comercialmente como Pilsner. En todo caso, la reseña detallada de esta cerveza fue publicada en la cuenta de Facebook de tomandoaltura.com el último viernes 22 de marzo, un día antes de la premiación del torneo llevado a cabo en Ensenada, México. Para dicha reseña, me basé en el estilo consignado en la etiqueta; es decir, Belgian blond ale. Como tal, el color dorado brillante es más que atractivo, al igual que sus notas de peras y frutos cítricos acompañadas de flores y especias. La sensación en boca es de gran frescura y buena efervescencia junto a un ligero sabor almíbar muy bien contrapesado por su moderado amargor. Calificación: 70/100.

 

La mejor de las tres: Belgian blond ale de Lemaire (6,1 % alc./vol.)

La mejor de las tres: Belgian blond ale de Lemaire (6,1 % alc./vol.)

No me quedan dudas de que Yann Lemaire ha logrado su madurez como cervecero y esto se ve reflejado en este primer lote de cervezas Lemaire. Esto no quiere decir para nada que Yann haya llegado a su tope; por el contrario, los sendos premios obtenidos en Chile y México en apenas seis meses deben ser un gran acicate para la búsqueda de la excelencia. Al fin y al cabo, para eso participan cervecerías y cerveceros en torneos de prestigio: para medirse con sus pares y seguir sus pasos o marcar un camino que otros puedan seguir.

¡Salud!

No Responses

Leave a Reply