Cerveza Artesanal para el Pueblo

Banner Mi Tercer Lugar

 

Hoy que están todavía resonando en las paredes los gritos de ‘artesanal’ e ‘independiente’, cabe una vez más preguntarse si esas palabras son realmente significativas para el consumidor de cerveza. Incluso, si consideramos las reacciones o falta de ellas ante el sacudón casi telúrico de la semana anterior, me atrevería a decir que algunos productores locales todavía no han decidido de qué lado están. Lo que sí es seguro es que ningún cervecero ha cesado de trabajar y ningún amante de la cerveza ha dejado de beber su cerveza favorita. Es que la cerveza es un latido constante en el corazón de la ciudad, de sus calles, de su gente. Es evolución y aprendizaje permanente. Es saber sintonizar la creatividad con el gusto de incontables paladares sin faltarle el respeto a los estándares. Es dinamismo. Por eso quiero dedicarte, querido lector, estas reseñas de una de las cervecerías más creativas y dinámicas que conozco: Brewdog. (thumbnail: the-buyer.net)

Brewdog: Una session IPA es una American IPA de bajo contenido alcohólico.

Una session IPA es una American IPA de bajo contenido alcohólico.

Iniciemos esta degustación de las cuatro cervezas de Brewdog que acaban de ingresar a nuestro mercado con la Dead Pony Club. Ésta es una session IPA de sólo 3,8 % alc./vol. Sin embargo, no deja de ser una cerveza expresiva con un generoso y agradable bouquet de cebolla blanca, mandarina y piel de toronja, además de delicadas notas de piel de mango y piña que se suman a sus ligeros toques de caramelo, pan crujiente y albaricoque. Todo esto complementado en boca con amables notas de toronja y durazno y delicados toques de caramelo bien equilibrados por el moderado amargor (35 IBU) de sus lúpulos Mosaic y Simcoe impregnando reminiscencias a madera y piel de mango. Calificación: 70/100.

 

Ahora prosigamos con una cerveza que te dejará maravillado. Se llama Zombie Cake y es una English porter con el añadido de chocolate praline. Brewdog vuelve a demostrar nuevamente que la intensidad de una cerveza no tiene que estar ligada sólamente a una elevada carga alcohólica. La Zombie Cake tiene apenas 5 % alc./vol., pero su nariz te cautivará con sus elegantes notas de chocolate bitter y delicados toques de café, tueste y pan oscuro. En boca podrás sentir sus generosas notas de trufa de chocolate, delicados toques de almendras y sutiles frutos negros. Su moderado pero soberbio amargor (25 IBU) te remite a tueste, chocolate oscuro y café de moka italiana. Definitivamente, su regusto de chocolate oscuro y moka la convierten en la mejor de esta cuarteta. Calificación: 76/100.

Brewdog: La Zombie Cake es una auténtica trufa convertida en cerveza.

La Zombie Cake es una auténtica trufa convertida en cerveza.

Clic aquí para suscribirte a nuestros artículos.

Nos quedan todavía dos cervezas, pero no hay razón para apresurarnos. Sobre todo, cuando la siguiente botella es la Elvis Juice, American IPA con toronja que tuve el gusto de disfrutar por primera vez hace casi exactamente un año. Esta segunda oportunidad me confirma lo deliciosa que es. Sus notas de toronjas rosadas y blancas y sutiles toques de albaricoque resultan provocativas en primera y segunda nariz. En boca encontrarás toronja blanca y delicados toques de caramelo y peras. Su amargor entre moderado e intenso (40 IBU) producto de sus cinco lúpulos refuerza todavía más la sensación de pieles de frutos cítricos dejando un regusto de zumo de toronja que perdura más allá del siguiente sorbo. Mucho más allá incluso del último sorbo. Calficación: 75/100.

Brewdog: Si te encanta la toronja o pomelo, no dejarás la Elvis Juice.

Si te encanta la toronja o pomelo, no dejarás la Elvis Juice.

Si juntas esta nota con nuestra nota anterior sobre las Brewdog que ingresaron a Perú, notarás que Dead Pony Club, Punk, Elvis Juice y Jackhammer son nombres de 4 IPAs distintas. Nuestra última cerveza es la quinta IPA de Brewdog en llegar a Perú. Hazy Jane pertenece al estilo conocido como New England IPA, caracterizado por su opacidad de vivaz color amarillo o ámbar y por sus marcados aromas cítricos. Así que sirve una y no dejes que su color te hipnotice. Acerca ese vaso o copa y siente los generosos aromas de mandarina y toronja junto a delicados toques de resina de pino y almíbar. Su amable sabor de zumo de naranja y limón se acompaña muy bien de unos gentiles toques de pera. El tetralupulado amargor (50 IBU) es moderado, una característica propia de este estilo, y trae recuerdos a madera. Pero lo que más drisfutarás será su jugoso final seco y su regusto de zumo de naranja y pino. Voy por una lata más. Calificación: 72/100.

Brewdog: La opacidad y vivacidad cromática de una NEIPA es uno de sus principales atractivos.

La opacidad y vivacidad cromática de una NEIPA es uno de sus principales atractivos.

Me despido hasta el mes de septiembre, cuando seguramente comparta contigo los resultados y los ganadores de la prestigiosa Copa Cervezas de América. Tres años después, una de mis metas se ha cumplido y seré parte del staff de jueces en una evaluación de cerca de 2,000 cervezas distintas de diversos países de América del Norte, Centroamérica y Sudamérica. Sin duda, espero estar a la altura de las circunstancias y, especialmente, aprender mucho más sobre este fascinante mundo líquido hecho de maltas, lúpulos y levaduras. Además, estaré afrontando un gran reto en esta carrera. Pronto te contaré de qué se trata. Mientras tanto, te invito a seguir explorando y probando distintas cervezas. Recuerda que tu cerveza favorita no te va a reprochar que poses tus labios en otra.

¡Salud!

Leave a Reply