¿Ahora quién?

Banner Mi Tercer Lugar

 

Vas a la tienda, pides una cerveza, la pagas y te la llevas a casa. Es una transacción diaria. Y estoy seguro que está pasando en este mismo momento en alguna parte del mundo. Pero que vayas a la tienda, le ofrezcas una suma más que satisfactoria al dueño de ella y que éste se vaya del establecimiento dejándote a ti a cargo, no es algo que suceda en el mundo real. Tal vez sí en las películas. Por alguna razón hay personas que creen que la compra de Barbarian se realizó de un día para otro. “Oiga, ¿quiere comprar mi cervecería?” “¿Cuánto quieres? Ya. Okay. ¿Cuándo la puedes desocupar?” Ni alquilar un departamento es tan sencillo. ZX Ventures, brazo operativo de AB InBev, anunció hace dos días la adquisición de Barbarian y las primeras preguntas que surgen son cuándo se iniciaron las negociaciones, cuál fue el precio final y cuándo se produjo el takeover.

Mi primera foto de una Barbarian: La Nena Hoppy Wheat en el 1er CAPFest (diciembre 2014).

Mi primera foto de una Barbarian: La Nena Hoppy Wheat en el 1er CAPFest (diciembre 2014).

La pregunta que realmente debería preocupar a los cerveceros afiliados a la Unión de Cerveceros Artesanales del Perú (CAP) es cuándo se produjo el takeover (si es que ya se ha producido, claro). Juan Diego Vásquez, socio fundador de Barbarian, renunció a la presidencia de la CAP sólo horas antes de que las noticias de la venta se expandieran como reguero de pólvora. Pero la pregunta que ellos han priorizado es “¿sabrán los consumidores que yo sí soy una auténtica cervecería artesanal y que Barbarian ya no lo es?” Para asegurarse que lo sepan, no tardaron mucho en publicar su campaña #cervezaindependiente, campaña que pudieron iniciar mucho antes cuando una corporación de alimentos y bebidas alcohólicas se hizo de muchas de las participaciones de otra cervecería artesanal local que, aparentemente, estuvo también en la mira de ZX Ventures. Fuentes no oficiales reportan que AB InBev se interesó desde hace más de un año en dos cervecerías artesanales peruanas y compró una de ellas (Barbarian) luego de declinar la adquisición de la otra.

 

El problema con la campaña #cervezaindependiente es que a ella se han sumado productores tan pequeños que nadie pensaría por una fracción de segundo que una corporación global se pueda haber interesado en ellos. Es entonces cuando lo que queda es la otra mitad de la campaña, aquella que dice ‘yo sí soy una verdadera cervecería artesanal’. Y eso, a pesar de cualquier intento de maquillarlo, significa ‘Barbarian no lo es’. Un poco más de pegajoso rimmel y ya no podrán abrir los ojos.

Cuando la Chaski era una robust porter (abril 2015).

Cuando la Chaski era una robust porter (abril 2015).

Tal vez la pregunta para ti ahora sea si Barbarian sigue siendo una cervecería artesanal. Mi respuesta es no. Pero no creo que eso afecte lo que está dentro de la botella. La calidad dentro de una botella de Barbarian hoy en el mercado no va a cambiar porque yo diga que ya no es artesanal ni porque alguien cuelgue millones de hashtags. Habrá que esperar los siguientes lotes para ver si esa calidad se mantiene, se pierde o se eleva. Incluso podríamos haber ya bebido alguna Barbarian digitada por AB InBev y no lo sabríamos. ¿O sí?

Clic aquí para suscribirte a nuestros artículos.

He leído comentarios que sugieren que las cervezas Barbarian nunca tuvieron la suficiente calidad. Eso supone entonces que el grupo cervecero más grande del mundo no sólo es maligno, también es estúpido. La mayoría de los craft beer lovers ya saltó a la conclusión de que la calidad bajará inevitablemente. Convenientemente, su bola mágica sólo les deja ver el futuro y no les permite ver el año 2015 en el que Backus lanza una cerveza de muy buena calidad en un lote de volumen minúsculo para sus estándares. La cerveza se llamaba Abraxas y fue descontinuada dos años después por falta de acogida. La cerveza no era mala. Su asociación con Backus en la mente del consumidor de cervezas premium sí lo fue. En lo personal, esperaré a probar los nuevos lotes de Barbarian para decidir si quiero tomar una cerveza independiente que se queda corta o una cerveza más que satisfactoria que pertenece al imperio. No olvides que Hoegaarden y Tripel Karmeliet siguen siendo muy buenas a pesar de pertenecer ahora a ZX Ventures.

Una de las primeras de la serie Dámela Siempre (agosto 2016).

Una de las primeras de la serie Dámela Siempre (agosto 2016).

No todos se han unido o colgado del desafortunado hashtag, reconocido así por un miembro de la CAP que prefirió el anonimato. Juan Mayorga, socio fundador de Cervecería del Valle, cervecería no afiliada a la CAP, expresó su alegría y mejores deseos para Diego Rodríguez, Ignacio Schwalb y Juan Diego Vásquez y no escatimó halagos para reconocer la gran labor a lo largo de 10 años que hizo el trío de amigos para posicionar no sólo la marca Barbarian sino también la novedosa opción que representaba en el mercado tener una cerveza artesanal hecha en Perú. “Muchos de nosotros no estaríamos aquí de no ser por ellos”, añade Mayorga. Y eso abre otra pregunta.

La primera Apagón. (noviembre 2017)

La primera Apagón. (noviembre 2017)

Puesto que es innegable que Barbarian lideró el movimiento cervecero artesanal peruano, en Lima al menos, la siguiente pregunta que tengo que formular es qué cervecería tomará ahora la posta. ¿Habrá alguna preparada para liderar esta nueva etapa del movimiento mostrándole a las demás el camino a seguir? Porque si la casi viralizada definición actual de cervecería artesanal incluye creatividad, la gran mayoría tiene años y años con los mismos estilos de cerveza y no elabora nuevos a menos que tenga que hacerlo como requisito para participar en algún festival.

Al respecto, Stephan Farfán, socio fundador de Cervecería Oveja Negra y ex-presidente de la CAP, señaló que tal vez no era lo mejor volver a tener una cervecería que señale el camino. En lugar de eso, Farfán plantea una verdadera unión de cervecerías que le haga frente en conjunto a los retos y oportunidades que trae consigo la compra de Barbarian por parte de AB InBev. Uno de esos retos, por ejemplo, es la no participación de Cervecería Barbarian y su fuerte poder de convocatoria en la próxima edición del CAPFest, que se presume se llevará a cabo en tres meses.

Las nuevas botellas y chapas de Barbarian (abril 2018).

Las nuevas botellas y chapas de Barbarian (abril 2018).

Otro de los consultados indicó que los retos más difíciles incluyen la competencia que habrá de aquí en adelante para lograr una mayor presencia en supermercados o el ingreso a hoteles y restaurantes e incluso los mercados de exportación, sectores en los que se puede prever una mayor agresividad de Barbarian gracias al respaldo financiero que involucra pertenecer a un grupo tan grande como ZX Ventures.

Plan B002 (abril 2019).

Plan B002 (abril 2019).

Finalmente, quiero decir que efectivamente el mercado de cervezas en el Perú está a punto de experimentar cambios y que en su mayoría esos cambios serán para bien; sobre todo, desde el punto de vista de los consumidores. Centrémonos en la calidad de lo que se encuentra dentro de la botella y no en lo que dice la etiqueta de papel alrededor de ella ni en las etiquetas coyunturales de ‘artesanal’ o ‘industrial’ en el sesgo de algunos consumidores. Después de todo, las nanocervecerías que ahora levantan los estandartes del amor y la pasión por la cerveza deberían recordar aquel principio que dice que un cervecero sólo debería vender aquello de lo cual se siente orgulloso. Y con toda sinceridad, hay algunas cervezas ahí afuera que no podrían llenar de orgullo a nadie y se siguen vendiendo. Diego, Ignacio y Juan Diego, por otra parte, merecen mi respeto y aplauso porque han vendido algo que en verdad los llenaba de orgullo: una marca fuertemente posicionada a través de una decena de años de esfuerzo. Eso sí, algunos dirán que ser el líder no siempre equivale a ser el mejor. El balón quedó picando.

¡Salud!

Leave a Reply