La Birra También Tiene Calle

Cerveza Hops (publicidad)

— Una porción de anticuchos, tía.

— Ya, sobrino. ¿Una gaseosita?

¿Y qué puedes responder si no hay otra cosa que beber en la atiborrada esquina? Claro, si la carretilla en cuestión está cerca a tu casa y te has abastecido de buena chela, podrás sentarte en tu hogar y abrir la refri para empezar el disfrute de tu propio combo. Sucede lo mismo con las salchipapas, butifarras, rachi o lo que se te ocurra comprar para saciar el apetito en alguna esquina del barrio o a la salida del estadio en nuestra querida ciudad capital. Afortunadamente, los food trucks van camino a cambiar esto.

Distinto es el panorama en Italia como en toda Europa. No es difícil en las calles umbras, latinas, toscanas o romañolas comprar una porchetta, un supplì, un lampredotto o una piadina y además poder comprar en el mismo punto de venta una cerveza  que logre un perfecto abbinamento (maridaje).

Bad Brewer: California Common: 4,5% ABV, 24 IBU y 6 SRM.

California Common: 4,5% ABV, 24 IBU y 6 SRM.

Es justamente con este espíritu de la comida callejera que la microcervecería italiana Bad Brewer lanza una línea de cervezas de un carácter juvenil y un espíritu tan amistoso que no ocultan ninguno de sus ingredientes (desde luego, las medidas exactas son secretas). Es así que las tres etiquetas especifican los tipos de cebada malteada y lúpulos empleados en la elaboración de estas nada pretenciosas cervezas. Cada una de las autodenominadas ‘street beers’ busca ser reconocida como la birra artigianale para maridar con un suculento sándwich. Para redondear su propuesta, Bad Brewer cuenta con su propio recetario de 12 sándwiches que combinan perfectamente con sus tres estilos de cerveza.

Pero permítanme presentarles sin más preámbulo las tres Bad Brewer, las cuales tuve la oportunidad de degustar gracias a una gentil y nueva invitación de Matteo D’Angello de La Viniteca. Conozcan en primer lugar la cerveza más recientemente lanzada por la marca. Se trata de la Bad Brewer de estilo california common. Éste es un estilo aún no explorado por los cerveceros artesanales peruanos ni disponible entre las varias marcas de cervezas importadas, así que para mí fue también una novedad. De hecho, la california common es una lager fermentada a una temperatura mayor que la habitual pero aún por debajo de la temperatura adecuada para una ale (lagers: 7°-12°C; california common: 13°-15°C; ales: 18°-22°C). La california common de Bad Brewer es respetuosa del estilo con un color oro translúcido (6 SRM), aromas a levaduras y lúpulos frescos y cebada semi-tostada y notas de ligera acidez con regusto seco. Así es como se ha plasmado la receta de Giovanni Campari, uno de los maestros cerveceros más reconocidos de Italia con amplia experiencia en la cervecería artesanal italiana Birrificio Del Ducato y expresamente convocado para diseñar esta cerveza. Matteo me cuenta que quienes ya la han consumido en Perú le comentan que es la cerveza artesanal más parecida a la lager premium que muchos toman en nuestro país. Obviamente, lo que hace que la california common de Bad Brewer sea distinta es el definido sabor a malta, el mejor cuerpo y la natural carbonatación.

Tienda de Cervezas Artesanales
Bad Bewer Amber Ale: 4,9% ABV, 31 IBU y 13 SRM.

Bad Bewer Amber Ale: 4,9% ABV, 31 IBU y 13 SRM.

Las dos siguientes cervezas fueron las primeras en ser lanzadas por Bad Brewer y están bajo la responsabilidad de Andrea Pausler, maestro cervecero de Amarcord, cuyas cervezas ya degustamos y han sido reseñadas en un artículo previo, incluyendo las de la línea premium Ama reseñadas en otro artículo. Pero esta vez es el turno de la Bad Brewer amber ale. Esta Bad Brewer se muestra de un ámbar intenso cobrizo de gran translucidez con corona de tono amarillo muy pálido que deja el famoso encaje de Bruselas en las paredes del vaso. En nariz, se expresa con tonos frutales y acaramelados. En boca, tiene muy buen cuerpo y buena carbonatación con notas intensas de malta y frutos carnosos muy consistentes con la percepción aromática. Leyendo la etiqueta, Matteo encuentra la frase ‘dry hopping‘ seguida de los nombres de dos variedades de lúpulo. Al ser consultado, le explico que dry hopping es el proceso mediante el cual una cerveza es aromatizada aún más al añadírsele ciertos lúpulos en la etapa llamada ‘fermentación secundaria’. Para ponerlo más claro, al no ser parte de los lúpulos incluidos en el proceso de cocción, estos lúpulos aportan aroma, pero no aportan amargor. Sin embargo, algunos cerveceros artesanales locales deberían ponerle cuidado a cuánto tiempo sumergen sus lúpulos durante el dry hopping, ya que el tiempo excesivo le da a la cerveza un indeseable sabor vegetal.

Bad Brewer Pale Ale: 6% ABV, 41 IBU y 6 SRM.

Bad Brewer Pale Ale: 6% ABV, 41 IBU y 6 SRM.

A continuación, Matteo abre una Bad Brewer pale ale al más puro estilo inglés (no hay otro, duh!). El respeto de Andrea por el estilo es tal que aplica el tratamiento de burtonización del agua empleada en el proceso cervecero. Este tratamiento consiste en añadir al agua carbonatos y sales con el propósito de replicar el agua de la localidad inglesa de Burton-on-Trent, reconocida por muchos como la cuna del estilo pale ale. La pale ale de Bad Brewer, entonces, presenta un color oro antiguo con corona blanco humo y buen encaje. Tiene aromas a pera y lúpulos cítricos y unas tenues notas de malta. En boca, resulta muy fresca con un cuerpo medio y un persistente amargor medio. Resulta pues ideal para los días calurosos que se avecinan. Una vez degustadas las tres cervezas, no me queda más que elegir la Amber Ale como mi Bad Brewer favorita . Un claro ejemplo de como el contenido alcohólico no es lo único que le puede dar carácter a una cerveza. La mejor del triunvirato.

Así termina otra degustación de cervezas artesanales importadas. Quien diga que nunca ha comido una hamburguesa acompañada de una cerveza no sabe lo que se pierde. Sobretodo, ahora que hay tan buenas cervezas en diversos canales de venta. Que los paladares peruanos se vienen rindiendo ante la amplia oferta de cervezas artesanales es algo innegable. Que hay cosas por mejorar también lo es. Afortunadamente, los últimos cuatro días y sus cuatro noches nos han demostrado que esas mejorías se están dando. El mercado de la cerveza artesanal se viene expandiendo y es en circunstancias así que la oferta de cerveza artesanal foránea comienza también a expandirse. El 2do. CAPFest se acaba de ir, pero la cerveza artesanal se queda. Y se quedará por un buen tiempo en tanto los consumidores sigan apostando por las nuevas sensaciones que ella trae y mientras más empresas continúen arriesgándose a importar cervezas artesanales de otras latitudes. No hay que dejar de tomar en cuenta que hay un número de microcervecerías peruanas que fueron fundadas por extranjeros. Los invito a visitar La Viniteca, buscar las cervezas Bad Brewer y dejarme sus propias impresiones sobre ellas. También los invito a visitar La Superba y maridar las Bad Brewer con los sándwiches que allí podrán encontrar. No sean tímidos. ¿O es que les falta calle?

¡Salud por el mercado cervecero!

Leave a Reply