Cervezas Artesanales de Detroit

Cerveza Hops (publicidad)

 

Cuando por primera vez leí sobre craft brews (cervezas artesanales) y homebrews (cervezas hechas en casa), aún no se producían en Lima las muchas marcas y estilos de cervezas que se producen hoy en día. Al menos, no para la venta. Pero es seguro que en ese entonces ya había muchos homebrewers limeños. Otras ciudades del Perú ya contaban con sus cervecerías artesanales locales, pero la tendencia aún no había llegado a la ciudad capital. O yo, encerrado en mi mundo, no lo sabía todavía.

Sin embargo, algo que ese buen libro me dejó como lección aprendida es que fueron los estadounidenses quienes dieron origen al movimiento de cervezas artesanales creando cervezas con identidad propia pero basándose en los estilos de cervezas europeas. Desde entonces, me dije a mí mismo que tenía que probar una cerveza artesanal estadounidense (‘americana’ le llaman algunos como si desconocieran que existen más de treinta naciones en el continente americano). Bueno, ante la falta de oportunidades para volver a pisar la tierra de Mark Twain, la ocasión para lograr mi cometido se presentó propicia cuando me enteré que se estaba organizando una degustación de cervezas artesanales producidas en Detroit.

Así que una vez que confirmé mi participación en el evento, me subí a mis ruedas y atravesé buena parte de Lima en plena hora punta hasta llegar a Opus Wine en el Centro Comercial El Polo II. Desde luego que mi participación sería distinta pues nadie quiere tener a un obsesivo fotógrafo compulsivo como compañero de mesa. Por lo tanto, instalé mis equipos en una de las mesas exteriores, alisté mi propia cristalería y comencé mi nueva experiencia cervecera. La cervecería productora en esta ocasión es Atwater Brewery, localizada en el distrito de Rivertown en Detroit, Michigan y fundada en 1997 con equipamiento alemán. La peculiaridad de esta cervecería es que utilizan solamente granos malteados y lúpulo alemanes para todas sus lagers y únicamente lúpulo estadounidense (más granos malteados estadounidenses o una combinación de estadounidenses y alemanes según sus recetas secretas) para sus ales.

La primera de mis cervezas es instintivamente una de las más claras de las seis cervezas que degustaré. Se trata de la Purple Gang Pilsner, una german pilsner con un gran aroma a levadura fresca y ciertas notas frutales. Su color pajizo (aprox. 3 SRM) y espuma blanco tiza me emociona ante la idea de estar ante una pils de calidad. La corona de espuma reduce lentamente, mostrando buen encaje y dejando una permanente capa delgada de finas burbujas. El sabor es muy limpio con notas de pan integral y un amargor de lúpulo pronunciado (32 IBU) sobre una ligera acidez. Todo esto con 4,8% de alcohol por volumen.

Atwater: fig. 1: burbujas en pleno ascenso, muestra de la excelente carbonatación de la Purple Gang.

Burbujas en pleno ascenso, muestra de la excelente carbonatación de la Purple Gang.

Continúo con una american pale ale bajo el nombre de Detroit Pale Ale que me trae aromas de uvas verdes, lúpulos cítricos y leve presencia alcohólica 5,7% ABV. La apreciación visual nos ofrece un oro pálido (aprox. 6 SRM) y espuma blanco tiza que reduce muy despacio dejando una incompleta capa de burbujas. El amargor es prolongado (49 IBU) complementado con notas de malta tostada, piel de frutos cítricos y acidez de toronja blanca.

Atwater: Un vaso highball de 15 oz. es una buena alternativa al vaso pinta.

Un vaso highball de 15 oz. es una buena alternativa para servir una Detroit Pale Ale.

La tercera de la noche es la Dirty Blonde, una american wheat ale de color dorado (aprox. 6 SRM) con espuma color blanco tiza de poco encaje. Los aromas son de plátano palillo y clavo. En boca se percibe un tenue amargor (8 IBU) de mediana duración y unas ciertas notas de bizcotela. Esta es la cerveza más ligera de la noche, con solo 4,5 % de contenido alcohólico.

Tienda de Cervezas Artesanales
Atwater: Impresiona la calidad de las burbujas de toda la línea de cervezas Atwater, como esta Dirty Blonde.

Impresiona la calidad de las burbujas de toda la línea de cervezas Atwater, como esta Dirty Blonde.

La siguiente cerveza es realmente la más destacada de la noche. Se llama Vanilla Java Porter y, en lo personal, es la porter más deliciosa que he probado. Ever. A la vista, el color es un marrón muy oscuro (aprox. 32 SRM) con matices rubí  en las zonas más translucidas y con espuma khaki oscuro. Por cierto, todas las cervezas Atwater hasta el momento presentan una gran translucidez. Desde el aroma se percibe que esta English porter es algo muy especial: crème brulée y café despiertan mis células olfativas. El sabor es de torta de chocolate bitter, lo cual es indicativo de que esta cerveza de 5,5 % ABV no es tiene el dulzor que uno podría pensar (13 IBU).

Atwater: Sin llegar a empalagar, esta Vanilla Java Porter es un postre por sí sola.

Sin llegar a empalagar, esta Vanilla Java Porter es un postre por sí sola.

Es el turno de la penúltima de la noche y en verdad esta es la cerveza que quise probar desde el principio. Lo que sucede es que ya he probado una IPA inglesa y siempre la contrasto con las IPAs producidas en Perú llenas de aromas de frutos tropicales. Con la noción de que los cerveceros artesanales peruanos toman como referencia las craft beers estadonunidenses, tengo que probar ahora una IPA made in USA y esta Grand Circus IPA se ajusta perfectamente a mis planes. Esta IPA no tiene los aromas de maracuyá o mango con los que muchos se han obsesionado en Perú. Por el contrario, los aromas son de lúpulos florales, albaricoque y piel de limón verde. El color es un ámbar cobrizo (aprox. 14 SRM) y la espuma vuelve a ser blanco tiza de muy pequeñas burbujas. El amargor es intenso (75 IBU) con tonos de corteza y hierbas. Buen cuerpo, medio y gran carácter de malta tostada a pesar de tener sólo 4,5% de alcohol por volumen. Este último dato, hace que se le considere una session IPA.

Atwater: Qué bien luce la Grand Circus IPA en este vaso IPA de Spiegelau.

Qué bien luce la Grand Circus IPA en este vaso IPA de Spiegelau.

Pero una american double IPA llega a mis labios encarnada en la última cerveza de la velada. El estilo lo define el grado alcohólico (7,5%) y el alto nivel de sabor amargo (118 IBU). Esta cerveza se denomina Hop A-Peel y está elaborada con piel de naranjas. Esto se deja mostrar en nariz con aromas de piel de naranja y azahar, además de lúpulo cítrico. El sabor también viene cargado de piel de naranja y un cierto gusto a Cointreau. El cuerpo es aterciopelado y el color es cobre (aprox. 17 SRM) de gran translucidez, nuevamente.

Atwater: La Hop-A-Peel cierra la noche magistralmente.

La Hop-A-Peel cierra la noche magistralmente.

Termina así mi nueva experiencia cervecera, esta vez gracias a la invitación de Eduardo Rodríguez y Alan Cayo, gerente general y gerente comercial respectivamente, de Opus Winewine store y restobar donde encontrarás todas estas cervezas. Además, cuenta con una de las más amplias variedades de vinos de diversas regiones y países y una carta de deliciosas tapas, piqueos y quesos para maridar con lo que nuestro paladar haya decidido beber. No quiero despedirme sin comentar algo sobre la importancia que se le está tratando de dar a los puntajes que éstas ú otras cervezas han obtenido en páginas de Internet como RateBeer y BeerAdvocate. Mi comentario es muy corto: no empiecen a Parkerizar la cerveza, por favor.

¡Salud con todos ustedes!

Leave a Reply