Cosechando lo Sembrado

Banner Mi Tercer Lugar

 

Conocí al Dr. Liñán a mediados del 2017 durante una de mis charlas en Lima Bier Lab. Supongo que él estaba ahí para ver la cerveza desde otra perspectiva; después de todo, Jorge Liñán ya hacía cerveza. Y vaya que la sabía hacer. Ese mismo día degustamos su dunkles Weißbier que impresionó por su limpieza y expresión.  A finales de ese 2017, Jorge Liñán obtuvo dos medallas de plata en la categoría Homebrewing de la 2da Copa Peruana de Cervezas. Ambas cervezas eran de estilo belga: saison y Belgian blond ale. Luego vino una medalla de bronce en la Copa de Cerveceros Caseros 2018 con una Belgian dubbel. El pasado diciembre, Jorge sorprendió obteniendo plata y oro en la categoría de cervecerías artesanales de la 3ra Copa Peruana de Cervezas. Fue cuando todos los presentes nos enteramos del nacimiento de Abadía Inca.

4-pack de estilo trapense de Abadía Inca.

4-pack de estilo trapense de Abadía Inca.

Es importante mencionar que las sendas medallas que Abadía Inca obtuvo en diciembre del año pasado fueron otorgadas —seguro que adivinas— a dos cervezas de estilo belga también: una saison y una Belgian dark strong ale. Por eso fue tan sencillo entender la razón del nombre de la marca de Jorge Liñán. Una cervecería artesanal peruana que busca rendirle homenaje a las cervezas de estilo belga de abadía. Llámalas de estilo trapense si gustas. Y es que las cuatro cervezas de Abadía Inca reseñadas para este artículo pertenecen todas a la categoría BJCP denominada trappist ale.

 

Comencemos entonces con la Trappist Single de Abadía Inca. Eso sí, debo confesar que hasta ahora no he tenido la oportunidad de probar una auténtica single trapense como lo son la Achel 5º Blond, la St. Bernardus Extra 4, la Westmalle Extra y la Westvleteren Blond. Desde luego, esto no me impide apreciar en esta cerveza rubia de Abadía Inca los aromas de flores, especias, almíbar, cereales y toronja. En boca se perciben notas similares donde las sutiles especias permanecen hasta el regusto, esta vez acompañadas de un delicado sabor a melocotón. La efervescencia y su ligero 5 % alc./vol. aportan una destacable frescura. Este 4-pack sí que promete. Calificación: 72/100.

Abadía Inca: Una compacta espuma corona muy bien a esta Trappist Single.

Una compacta espuma corona muy bien a esta Trappist Single.

Obviamente, tengo que proseguir con la Dubbel, un estilo con el que sí estoy más que familiarizado. Por eso puedo decir que esta segunda cerveza cumple en sabor y aroma. Ahí están las notas de pera, hierbas, pan oscuro y hasta un delicado membrillo para reforzar la expresión frutal. No podían faltar las notas de candy sugar tan características en este estilo pintado de color caoba y soportado por un robusto 7 % alc./vol. Quizás le falte un poco de complejidad, pero lo compensa al resultar muy cómoda de beber. Calificación: 67/100.

Abadía Inca: Jorge Liñán obtuvo medalla de bronce en el 2018 con esta cerveza.

Jorge Liñán obtuvo medalla de bronce en el 2018 con esta cerveza.

 

Clic aquí para suscribirte a nuestros artículos.

Es el turno de la Tripel de Abadía Inca. El 8 % alc./vol. no es el único indicativo de que vamos en ascenso. En verdad, complace probar una cerveza tan expresiva, tan salpicada de hierba luisa y especias, cereales y almíbar, flores y peras, tan fresca en el ingreso, tan duradera en el paladar. Le pediría quizá una mayor efervescencia. Así quedaría mucho mejor en los primeros minutos del 2020 que ya está a la vuelta de la esquina. Sigue mi consejo y deja el vino espumante. Una buena tripel como esta queda mucho mejor para el Año Nuevo. Calificación: 73/100.

Su final seco y gran expresión distinguen a la Tripel de Abadía Inca.

Su final seco y gran expresión distinguen a la Tripel de Abadía Inca.

Muchos prefieren seguir la verbal progresión numérica de simple, doble, triple y cuadruple. Esto en el idioma cervecero equivale a single, dubble, tripel y quadrupel. Pero Jorge Liñán y su Abadía Inca prefieren el nombre completo Belgian Dark Strong Ale. ¿Por qué no? Tal vez quadrupel resulte una denominación muy corta para una cerveza de esta dimensión. Estamos hablando de una cerveza compleja, coloreada de frutos oscuros, perfumada de especias de invierno, estructurada sobre 10 % alc./vol. y culminada con gran equilibrio. Verdadero placer. Acogedora tibieza. Calificación: 78/100.

Abadía Inca: La etiqueta muestra con orgullo la medalla de oro de la Copa Peruana de Cervezas 2018.

La etiqueta muestra con orgullo la medalla de oro de la Copa Peruana de Cervezas 2018.

Siempre es para mí un placer reseñar buenas cervezas y me da un verdadero gusto cuando han sido elaboradas por nuevas cervecerías artesanales peruanas. Abadía Inca es una de ellas pues no ha cumplido todavía un año en el mercado. El 2020 luce entonces más que auspicioso para Jorge Liñán y su Abadía Inca. Hay quienes dicen que lo que inicia bien acaba bien. Aquí aplica mejor decir que lo que inicia bien continuará bien.

¡Salud!

Leave a Reply