Noche de Cerveza

 

Hace ya más de un par de semanas, visité un local que se suma a la lista de aquellos cuyo principal atractivo es expender cervezas artesanales: Mi Tercer Lugar, ubicado en el Jirón Camaná, a sólo una cuadra del Jirón de La Unión. La ocasión, denominada la 2da Noche de la Cerveza Artesanal, era propicia para la degustación de cervezas puesto que había precios especiales por el consumo de tres, cuatro y hasta cinco cervezas (pago adelantado, desde luego).

Desde el plano motivacional, era una ocasión doblemente perfecta pues la pantalla del televisor mostraba un encuentro de la selección peruana de fútbol. Desde el plano sensorial, el ruido presentaba un reto para la plena percepción de aromas y sabores. A pesar del riesgo que esto último representaba, adquiero tres boletos para igual número de cervezas y me acomodo en una mesa un tanto alejada de la gran pantalla pero en un ángulo propicio para no perderme ninguna jugada si el encuentro balompedístico se mostraba mucho más que interesante.

Sin pretensiones ni poses, Mi Tercer Lugar es una alternativa cervecera en el Damero de Pizarro.

Sin pretensiones ni poses, Mi Tercer Lugar es una alternativa cervecera en el Damero de Pizarro.

Mi noche se inicia con una Muertecita de la cervecería Magdalena en una copa de agua. Ésta es una cerveza con un contenido alcohólico de 8,6% y 80 IBU (International Bittering Units: indicador del nivel de amargor de una cerveza). Los aromas traen a la mente compota de mango, miel de abeja y lúpulos herbales. Su aspecto es de color ámbar muy nuboso con una cabeza de espuma densa color tiza que se disipa muy rápidamente. En boca, resulta consistente con el aroma a mango pero balanceada por el intenso amargo y una ligera acidez. Un cuerpo medio de baja carbonatación. En la tele, el partido está algo aburrido.

Mi Tercer Lugar: La Muertecita es una double IPA.

La Muertecita es una double IPA.

La segunda de la noche es una Cream Stout de la cervecería 7 Vidas, pero me trae dos desagradables sorpresas. La primera es que la segunda copa, del mismo tipo que la anterior, no ha sido bien lavada o enjuagada por dentro. Esto se pone de manifiesto por la centena de burbujas que se han adherido al vidrio. La segunda sorpresa es que la cerveza está flat. Es decir, la carbonatación es casi inexistente. Una pena que esto haya sucedido pues el aroma a chancaca y café era promisorio. Ante mi reclamo, las disculpas del caso no se hacen esperar. Nueva botella y nueva copa, pero la falta de carbonatación se repite. Antes de la publicación de esta nota, recibí la información de que el lote ha sido devuelto al productor. ¿¿Cómo te vas a fallar ese gol??

Mi Tercer Lugar: El problema no es sólo la copa, también el contenido de la botella es deficiente.

El problema no es sólo la copa, también el contenido de la botella es deficiente.

Gol peruano minutos más tarde y resulta ser un buen presagio pues la siguiente cerveza es una muy grata sorpresa. Oveja Negra es una nueva microcervecería ubicada en Chacra Ríos que produce tres tipos de cerveza. La elegida de la noche se denomina Golden Spirit, viene con un vaso de los mismos productores y tiene 6% de alcohol por volumen (ABV). Las IBU no se muestran en la etiqueta pero mi paladar me dice que deben estar por debajo de 30. En nariz, se percibe manzana verde y resina de pino. El color es un pajizo intenso y nuboso. La cabeza es densa y color tiza con regular carbonatación que ayuda a que la espuma no se disipe fácilmente. En boca se percibe malta fresca con un ligero amargo y ligera acidez frutal. El cuerpo es ligero, medio. La impresión general es de una cerveza muy fresca y bien lograda.

Mi Tercer Lugar: La Golden Spirit es una blonde ale que podría ser más fiel al estilo estadounidense si tuviera mayor translucidez.

La Golden Spirit es una blonde ale que podría ser más fiel al estilo estadounidense si tuviera mayor translucidez.

Empiezo a empacar mis cosas para retornar a mi cubil, cuando me doy cuenta que aún tengo un boleto para una cerveza más. No me pidieron el ticket de la tercera cerveza pues nunca me bebí la segunda. Así que decido cerrar la noche con algo intenso y elijo una cerveza de Sierra Andina. La escogida es la Pachacutec Imperial Ale con 10,5% ABV. El nuevo vaso limpio es del mismo tipo que el anterior (una apuesta a seguro del local). Los aromas evocan manzana roja, algarrobina, clavo de olor y huacatay. La presencia alcohólica es perceptible en nariz, pero sin agresividad. El líquido es un cobre rojizo muy bien filtrado con una cabeza densa color blanco hueso. Mi paladar percibe malta tostada y un buen amargo de gran permanencia (¿60 IBU?) con un cuerpo untuoso y regular carbonatación. ¡Segundo gol peruano!

Mi Tercer Lugar: Imperial amber ale o American strong ale son las denominaciones aceptadas para una cerveza de este estilo.

Imperial amber ale o American strong ale son las denominaciones aceptadas para una cerveza de este estilo.

Concluye mi visita pensando que la noche fue buena, pero pudo haber sido mejor. Tal vez se podría ampliar la oferta para aquellos que quieran acompañar sus cervezas con algún bocado lleno de sabor. A mí me tocó elegir una empanada a falta de más opciones (no recuerdo las otras dos). El balance ha sido positivo pues sé que volveré para degustar otras cervezas más. Será pronto. Los mantendré informados.

¡Salud!

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.