1er Festival de la Cerveza Artesanal

Cerveza Hops (publicidad)

 

La idea de volver a escribir el segundo post consecutivo sobre cerveza fue un tanto extraña para mí al principio, pero debo admitir que realizar una crónica que le haga justicia a la magnitud y relevancia del festival al que asistí representaba todo un reto. Un reto que me ha tomado más de un mes superar. Y es que cuando desde el primer día de un evento empiezas a ver un gran número de gente en el interior y una larga fila de personas esperando en el exterior, te das cuenta que el 1º Festival de la Cerveza Artesanal fue todo un éxito que debe repetirse.

La jornada inaugural se llevó a cabo el viernes 5 de diciembre y las puertas se abrieron desde las cuatro de la tarde. A pesar del intenso tráfico, llegué a tiempo para los discursos inaugurales de los jóvenes representantes de las microcervecerías organizadoras. Luego de diversas tomas fotográficas del local, los asistentes y el ambiente, decidí canjear la primera cerveza a la que tenía derecho con mi ticket de entrada y empezar con una cervecería conocida: me dirigí pues al stand de Barbarian a degustar la cerveza que lanzaron justo para el festival. La cerveza en cuestión fue bautizada como La Nena Hoppy Wheat y presentaba un agradable olor a banana y un sabor y amargor consistentes con el estilo.

1er Festival de la Cerveza Artesanal: La gentil concurrencia disfruta de la diversa oferta de cervezas artesanales.

La gentil concurrencia disfruta de la diversa oferta de cervezas artesanales.

Los muchachos de Barbarian también me invitan a disfrutar de su red ale filtrada con tierra de diatomeas, que no son otra cosa más que algas fosilizadas utilizadas desde hace mucho para el filtrado de cervezas. Esto se traduce en una cerveza de un buen color traslúcido con notas herbales, ligero dulzor y 6,5 % ABV. Por otro lado, tuve el placer de conocer a Daniella De La Puente, microbióloga que forma parte del staff de Barbarian y que es responsable de la estandarización de los batches de cerveza. Ella me comenta sobre su trabajo con las levaduras y cómo son seleccionadas en cada proceso para evitar la presencia del desagradable sabor del diacetilo. ¡Salud por eso!

La Nena Hoppy Wheat, cerveza de trigo en el estilo American wheat ale

La Nena Hoppy Wheat, cerveza de trigo en el estilo American wheat ale.

Prosigo mi recorrido y llego al stand de Maddok, productores de un par de cervezas que ya tuve el placer de degustar meses atrás: Capsicum IPA y Ceres Chocolate Ale. Entonces, tuve que sacrificarme y no repetirlas, por lo que me animé por una Miski Golden Ale. Una muy buena cerveza de notas frutales y cítricas, cuerpo ligero y especiado aroma elaborada con miel de abeja de Oxapampa. Sus 6,1 % ABV, 20 IBU (International Bittering Units = Unidades Internacionales de Amargor), ligera turbidez y gran espuma con encajes la convirtieron en una de las destacadas de mi lista.

Una de las propuestas novedosas fue la presentada por la cervecería tacneña 7 Vidas, quienes sirvieron su cerveza a través de un sistema llamado beer randalling, el cual consiste en hacer pasar la cerveza por unos recipientes en forma de filtro conteniendo clavo de olor, orejones y guindones además de lúpulo adicional a los utilizados en la fermentación (Columbus y Delta). De esta manera, la cerveza de estilo English Pale Ale (5 % ABV) que ellos estaban sirviendo presentaba unos peculiares sabores que, aunque frescos, me dejaron un tanto confundido al no poder encontrar el gusto definido que es de mi predilección. De cualquier forma, es algo distinto que merece otra oportunidad. Tal vez.

Tienda de Cervezas Artesanales
1eer Festival de la Cerveza Artesanal: Beer randalling en pleno servicio.

Beer randalling en pleno servicio.

Pero sin lugar a dudas, la microcervecería que dejó una gran impresión entre la mayoría de los especialistas fue Sacred Valley Brewing Co., mejor conocida en español como la Cervecería del Valle Sagrado, ubicada en Ollantaytambo, Cuzco. Y no se equivocaron. Entre las cervezas  de Sacred Valley encontramos una IPA de ensueño; una porter con zapallo, cacao y especias; y una pilsner con jora de sabor muy definido, unos 35 IBU de amargor y 5,5 %  ABV. Fue uno de esos momentos en los que uno se entrega tanto al disfrute que lo demás no importa. Ni siquiera recordar tomar una foto presentable. Sorry, guys. Espero que estas cervezas cusqueñas se encuentren pronto disponibles aquí en Lima.

Los expositores ubicados un poco más a la derecha me resultan bastante conocidos. Y es que se trata de Cerveza Teach. Tracy Teach ya me había deleitado en el November Brewfest de San Borja con una Belgian blond y una limited edition IPA (por cierto, en alguno momento mis oídos se acostumbrarán al /’iypa/ en lugar del /aypiy’ey/), así que esta vez degusté una black IPA de 6,8 % ABV, condicionada en botella y con sutiles notas del cacao utilizado en su elaboración. Yo, preguntón como siempre, me intereso por el agua utilizada y Tracy me comenta que es tratada por ósmosis inversa, creando así un tipo de agua lista para llenarla de sabor. Debe ser por eso que las cervezas de Mr. Teach tienen ese sabor fácil de distinguir. Sin complicaciones.

1er Festival de la Cerveza Artesanal: La luz natural me va dejando, pero aún puedo fotografiar a estas ricuras.

La luz natural me va dejando, pero aún puedo fotografiar a estas ricuras.

Otra de las cervecerías artesanales que merece ser señalada es Saqra. Ellos trajeron al festival dos cervezas de estilo belga: dubbel y tripel. Algo ya apremiado por el tiempo y la oscuridad que golpeaba de vez en cuando (en otra oportunidad tal vez les cuente por qué), elegí degustar la tripel. Una cerveza especiada en nariz con 7 % ABV, condicionada en botella, de dulce ingreso, cuerpo medio y ligero amargor. No hay que olvidar que los productores de Saqra tuvieron una colaboración con Aarón Díaz, jefe de barra de A&G, para lanzar al mercado una witbier en edición limitada. Aún la sigo buscando.

Continúo mi recorrido ya entrada la noche y visito el stand de Hops, microcervecería-pub ubicado en Pueblo Libre, donde me dicen sirven una cerveza ahumada. Procedo entonces a saborearla y me doy cuenta que tiene ese característico sabor a carne y tocino de una rauchbier alemana y que es producto de ahumar la cebada malteada al fuego de ciertas maderas duras. Esta cerveza cárnica de 6% ABV y sus otras cervezas se pueden adquirir en su única presentación de barriles de 3 lts. Pruébenla maridada con algunas tortillas de maíz y se llevarán una grata sorpresa.

1er Festival de la Cerveza Artesanal: La presentación de Hops es en barril.

La presentación de Hops es en barril.

Me acerco ya al final de mi recorrido y luego de degustar las cervezas de Barranco Beer Company (entre ellas una riquísima rye beer con 5 % centeno y 95 % cebada que fue lanzada especialmente para el festival), me dirijo a la que elegí desde el inicio como mi última parada: el stand de Nuevo Mundo. Y es que desde el inicio del festival me llamó la atención leer ‘barleywine‘ en su pizarra. Esa palabra compuesta hace para mí una gran diferencia en el mundo cervecero. Traducido como ‘vino de cebada’, el barleywine tiene niveles de alcohol que fluctúan entre los 7%-12% ABV en el estilo inglés y entre los 8%-15% ABV en el estilo estadounidense. Claro que otra cosa que me hizo ponerle el ojo a esa pizarra eran los 9,5 % ABV anunciados bajo el nombre Barihuait (una simplificación ortográfica del nombre del famoso cantante Barry White). Desde luego, yo no fui el único en ser capturado por la publicidad. Muchos de los jóvenes concurrentes al evento empezaron a correr la voz de que había una ‘chela’ que te podía ‘poner’ muy rápido. Y es que el precio de una copa de cualquiera de las cervezas artesanales del exitoso festival exigía que algunos de los asistentes se concentren en obtener más por su dinero. Más calidad o más alcohol. Para todos hay. Este barleywine de Nuevo Mundo ingresa con cierto dulzor en boca y continúa con un amargo de 55 IBU que en verdad no saben a tanto. Y es que tal es el balance de esta joya que ni siquiera siento que estoy tomando casi dos vasos de cerveza en uno.

La gente de Nuevo Mundo también tiene una tripel de 33 IBU que me tienta, pero ya debo irme. Ya debo irme, pero sucumbo ante una cacao stout bautizada como Kung-Fu Panda (estos nombres sí empiezan a confundirme) de 6,1 % ABV y aroma generoso y elegante en nariz a fino cacao. Sucumbo y me olvido que el camino de regreso a casa es largo. Sucumbo y registro todo en mi mente. Reacciono un poco y registro algo más con mi Canon. Reacciono algo más y decido volver. Volver a casa. Volver a la segunda edición de este festival. Porque de no haber una segunda edición, me convencería una vez de que el mundo está de cabeza.

Gracias a los organizadores. Gracias a los productores cerveceros artesanales. Gracias al público ávido de nuevos sabores. Gracias por convencerme de que el mercado cervecero limeño y peruano viene tomando altura.

¡Salud con buena cerveza!

No Responses

Leave a Reply